A pesar del coste humano, China no pondrá fin a su enfoque de “cero COVID”, dicen expertos

Por Dorothy Li
18 de Noviembre de 2022 1:43 PM Actualizado: 18 de Noviembre de 2022 1:43 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) no pondrá fin a su política de cero COVID-19 a corto plazo, ya que la legitimidad del líder del partido depende ahora de los resultados de la batalla en materia de salud, aunque sea a costa de los derechos humanos.

Esto es lo que dijeron los expertos durante una audiencia sobre la política de cero-COVID del régimen chino celebrada el 16 de noviembre por la Comisión Ejecutiva del Congreso de Estados Unidos sobre China (CECC), una comisión bipartidista del Congreso.

Yanzhong Huang, investigador principal de salud global en el Consejo de Relaciones Exteriores, explicó los problemas secundarios causados por la prolongada y estricta aplicación de la política de cero-COVID del PCCh.

Por ejemplo, al encerrar a la gente en sus casas, los residentes tuvieron problemas para obtener alimentos y cubrir otras necesidades a lo largo de la pandemia, lo que hizo que los pacientes que no se habían contagiado con el COVID sufrieran retrasos en el tratamiento o se les negara la atención médica. Los repetidos cierres de barrios y de escuelas también agravaron la crisis de salud mental dentro de China.

“[Alejarse] de [la política] cero COVID es el único enfoque sensato para superar este dilema de derechos humanos”, dijo Huang en el panel.

Pero según Rory Truex, profesor adjunto de política y asuntos internacionales de la Universidad de Princeton, no es fácil para los líderes del PCCh replantearse su respuesta a los brotes.

La razón, dijo, es que la estrategia para sofocar los brotes ha estado “ligada personalmente al líder del partido, que perderá importancia en el sistema si la política fracasa”.

Desde el primer brote de COVID-19 registrado en Wuhan, el régimen chino ha contrarrestado el virus con duras medidas de control social en un esfuerzo por eliminar toda infección en la comunidad. Encierros repentinos, pruebas diarias, vigilancia masiva y cuarentena obligatoria de cualquier persona considerada de riesgo son algunos de los métodos que los funcionarios del PCCh han adoptado en la política de COVID-19.

Tres años después, muchos esperaban que el régimen comunista pudiera dar un giro de 180 grados respecto al duro enfoque que ha afectado la economía, alimentado la frustración entre el público y aislado al país del resto del mundo.

Pero en lugar de ello, el líder chino Xi Jinping pregonó la estrategia de cero COVID como la mejor manera de combatir la pandemia en el XX Congreso del Partido del mes pasado. Durante la reunión política, que se celebra dos veces al año, Xi se adjudicó a sí mismo el tercer mandato, que ha batido el récord, e instaló a sus aliados en los principales órganos de decisión del Partido.

Epoch Times Photo
La gente hace fila para someterse a la prueba del coronavirus COVID-19 junto a un cartel de propaganda que muestra al presidente de China, Xi Jinping, en un tablón de anuncios en Beijing el 31 de agosto de 2022. (JADE GAO/AFP vía Getty Images)

Según Truex, el enfoque “cero COVID”, que se ha convertido en una política emblemática de Xi, debe entenderse como una campaña política.

“Se trata de un estilo de gobierno que era más común, por supuesto, en la época de Mao, pero que ha visto un resurgimiento bajo una forma diferente con Xi Jinping. En una campaña, el líder principal anuncia un objetivo político vago y ambicioso, y se deja a los funcionarios de nivel inferior que rellenen los espacios en blanco y apliquen las políticas para lograr el objetivo lo mejor que puedan”, dijo el investigador. “Este enfoque suele ser problemático, ya que los funcionarios de nivel inferior se esfuerzan por alcanzar los objetivos, falsifican los datos y se dedican a la actuación para mostrar su fervor al liderazgo central”.

Según el experto político, Xi envió un mensaje de que no hay una salida inmediata de la estrategia para el COVID, ya que promovió a los funcionarios que aplicaron fielmente la política draconiana, es decir, el jefe del Partido de Shanghai, Li Qiang, y el secretario del Partido de Beijing, Cai Qi.

“Cai Qi es ahora el miembro de segundo rango del PCCh y está previsto que asuma el cargo de primer ministro. Esto significa que el nuevo Comité Permanente del Politburó está, en cierto sentido, manchado por la política de cero COVID, y tendrá un gran interés en mantener la percepción de que ha sido un éxito”, dijo.

Aunque Beijing ha anunciado una ligera relajación de algunas de sus estrictas medidas contra el virus, como la reducción del tiempo de cuarentena para los viajeros entrantes, Truex dijo que se trata solo de “un paso incremental muy pequeño” y que no representa que vaya a cambiar el principio básico de eliminar el virus.

“Es mejor no subestimar el carácter permanente de esta política [de cero COVID], que bien podría estar en algún lugar de alguna forma durante muchos meses o incluso años”, dijo. “Si se retira, es probable que ese retroceso sea muy gradual y no abrupto”.

Llamado a la acción

Dado que no se esperan cambios sustanciales en la política, Estados Unidos debería seguir ayudando a los ciudadanos chinos que intentan revelar la pandemia dentro de China, dijeron los defensores del tema.

Sarah Cook, directora de investigación de Freedom House para China, Hong Kong y Taiwán, instó a los funcionarios estadounidenses a plantear sistemáticamente las cuestiones de la libertad de prensa y los presos políticos en China, tanto en reuniones públicas como privadas con sus homólogos chinos.

Uno de estos presos de conciencia es Zhang Zhan, una exabogada que se convirtió en periodista que cumple una condena de cuatro años entre rejas simplemente por informar sobre el primer brote de COVID-19 en Wuhan.

Zhang, de 39 años, viajó a Wuhan en febrero para grabar las caóticas escenas que se desarrollaban en el epicentro de la pandemia durante su cierre inicial. Detalló sus visitas y entrevistas realizadas en hospitales, centros de cuarentena y el Instituto de Virología de Wuhan en docenas de videos de celular subidos a YouTube, desafiando la narrativa del PCCh de que el brote estaba bajo control. Más tarde, Zhang fue acusada de “provocar peleas y problemas”, una acusación que las autoridades suelen formular contra los disidentes y los denunciantes.

La atención internacional constante podría ayudar a Zhang y a otros ciudadanos chinos encarcelados a obtener al menos más protección, aunque es difícil conseguir su liberación en la China de Xi, dijo Truex.

“Ayuda a protegerlos, a que reciban atención médica, a que lleguen a su familia y a que los vean, a que los vean sus abogados, a que a veces salgan en libertad condicional por motivos médicos, y realmente puede salvar la vida de las personas, aunque no las saque”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.