Abogado: Fuerza Aérea revoca aval de seguridad a sus miembros en represalia por rechazo a la vacuna

Por J.M. Phelps
17 de Abril de 2023 12:22 PM Actualizado: 17 de Abril de 2023 12:22 PM

A pesar de que el ejército de EE.UU. rescindió el mandato de la vacuna anti-COVID, un abogado alega que algunos miembros del servicio, que se negaron a vacunarse, todavía enfrentan represalias.

Con respecto a los miembros del servicio que buscaron adaptaciones religiosas ante la vacuna anti-COVID, el abogado y teniente coronel (retirado) R. Davis Younts le dijo recientemente a The Epoch Times que “muchos de [sus] clientes enfrentan represalias por sus convicciones religiosas y algunos comandantes están utilizando todos los procesos administrativos posibles para encontrar formas de terminar su carrera o simplemente hacer que la continuación del servicio sea miserable”.

Younts ahora es testigo de lo que considera una “tendencia inquietante” para aquellos que anteriormente se opusieron a la vacuna anti-COVID por motivos religiosos y expresaron sus preocupaciones sobre la eficacia de la vacuna. En las últimas semanas, se ha enterado de que al menos ocho miembros de la Fuerza Aérea han visto amenazadas sus autorizaciones de seguridad.

Descrito como un “ejemplo interesante”, dijo Younts, “[un aviador] fue elegido para un polígrafo al azar a principios de 2022”. Este fue el primer examen de polígrafo al miembro del servicio en casi siete años. Curiosamente, ocurrió 30 días antes de su separación del servicio, que se inició antes de cualquier protección ofrecida por una orden judicial federal para cualquier miembro de la Fuerza Aérea que busque exenciones religiosas a la vacuna anti-COVID.

“Él no debería haber estado en la lista [para el examen de polígrafo]”, según Younts. Lo que, es más, dijo, “obtener su autorización no se basó en fallar el polígrafo, sino en algunas de las cosas que dijo sobre el estrés de ser expulsado del ejército y su falta de confianza en que sus líderes militares sigan el estado de derecho”.

En un segundo ejemplo sobre una revocación a la autorización de seguridad de un aviador, dijo Younts, “lo único que pudieron decir es que perdieron la confianza en su juicio”. Younts dijo que la falta de juicio es una razón rara para perder la autorización de seguridad. “Pero por lo general la revocación va acompañada de denuncias de otras malas conductas o un patrón claro de comportamiento irresponsable”, explicó.

Según Younts, “Lo que se citó como justificación para la falta de juicio fue una presentación de información en 2021 a la cadena de mando [del aviador] sobre por qué iba a buscar una adaptación religiosa [ante la vacuna anti-COVID]”. El aviador escribió “una carta muy detallada” a su mando, explicando por qué se oponía a la vacuna y los riesgos potenciales de la misma.

El aviador expresó su sincera preocupación por la eficacia de la vacuna y compartió estudios científicos relacionados con la inmunidad natural del cuerpo. En respuesta, su mando redactó un memorando en el que decía que “estaba proporcionando información inexacta y engañosa”. Younts dijo que el aviador está apelando la decisión de revocar su autorización de seguridad.

En otro ejemplo de posibles represalias, Younts se enteró recientemente de que un oficial de la Guardia Nacional Aérea también está luchando para conservar su autorización de seguridad. “Su supuesta mala conducta fue ondear una bandera de pedido al Cielo y una bandera estadounidense al revés desde su asta personal en su residencia privada”, dijo Younts.

“Su casa no está ubicada en o cerca de ninguna instalación militar, y las banderas ondearon como símbolo de angustia durante el período de cierre de la pandemia de COVID”, dijo Younts sobre el oficial. “El acto de ondear esta bandera ahora se está tergiversando para desafiar su confiabilidad, juicio y lealtad”.

Casualmente, también se opuso a la vacuna, dijo Younts.

Un patrón emergente

El Departamento de Defensa y los miembros del comando están amenazando con retirar las autorizaciones de seguridad de los miembros del servicio cuando “no hay una justificación legal clara”, dijo Younts. “Pero lo que está claro es que parece haber un patrón emergente dirigido a los militares que se opusieron al mandato de la vacuna”.

“Fuera de la gimnasia mental que se necesita para sugerir que estos miembros del servicio desobedecieron una supuesta orden legal que hacía cumplir una droga ilegal y experimental, estos miembros del servicio no se involucraron en ninguna mala conducta”, dijo Younts. “Sin embargo, los comandantes están comenzando a retirar sus autorizaciones de seguridad”.

Hasta la fecha, señaló Younts, los problemas de autorización de los que tiene conocimiento están limitados a la Fuerza Aérea. Pero sigue preocupado por otras ramas del Ejército.

“En todos los ámbitos, los diversos procesos administrativos continúan purgando del ejército a cualquier persona que tenga razones religiosas de peso para oponerse a la vacuna”, dijo. Retirar las autorizaciones de seguridad a algunos de sus miembros es otra forma de hacerlo.

“Las carreras de cualquiera que tuviera la claridad mental y el coraje para pensar por sí mismo y realizar investigaciones independientes todavía están en peligro”, dijo Younts. “En estos ejemplos, la pérdida de una autorización de seguridad significa que los miembros del servicio potencialmente se verán obligados a cambiar de carrera o a abandonar [las fuerzas armadas]”.

Younts dijo: “Lamentablemente, todavía hay una franja de personas, algunas de las cuales son mis clientes, que están siendo expulsadas del ejército a pesar de que ya no existe un mandato”.

Ni el Pentágono ni la Fuerza Aérea respondieron una consulta de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.