¿Acaso no la necesitamos todos?

Por ALLEN STARK
25 de Mayo de 2021 9:51 AM Actualizado: 25 de Mayo de 2021 9:51 AM

Un día, hace unos años, después de un duro día de trabajo, había llevado el coche familiar al lavadero y había ido a recoger a mi mujer al trabajo. Estaba sentado en el coche con la ventanilla baja cuando vi, cruzando el aparcamiento, lo que la sociedad consideraría un vagabundo. Llevaba ropa sucia y una gorra de béisbol sucia, y venía caminando desde el contenedor de basura.

Hay momentos en los que uno se siente generoso, pero hay otros en los que simplemente está demasiado cansado y no quiere ser molestado. Este era uno de esos momentos de “no querer ser molestado”.

Empecé a pensar: “Espero que no me pida dinero. Vamos a salir a cenar y tengo el dinero justo”.

No me lo pidió. Se acercó a donde yo estaba aparcado y se sentó en los escalones que llevan al segundo nivel del edificio. Al ver que la ventanilla de mi coche estaba baja, me habló. “Es un bonito coche”.

Aunque sus ropas estaban rotas y sucias, tenía una actitud educada.

Le di las gracias, salí del coche y me dirigí al lado opuesto, fingiendo que lo estaba vigilando, no sé para qué. Mientras lo hacía, él se quedó sentado en silencio. Esperaba que me pidiera dinero, pero no lo hizo.

Como el silencio continuaba, algo dentro de mí dijo: “Pregúntale si necesita ayuda”.

Estaba seguro de que diría que sí, pero obedecí a mi voz interior. “¿Necesita ayuda?”, pregunté finalmente.

Se levantó y se acercó. Fue entonces cuando me di cuenta que tenía un gran absceso en un lado de la cara, algo oculto por la gorra de béisbol. Respondió a mi pregunta con una sencillas pero profunda pregunta que nunca olvidaré.

Lo cierto es que todos somos propensos a buscar la sabiduría de quienes tienen una formación superior y han logrado grandes cosas. No esperaba nada más que una mano mugrienta extendida, pero las sencillas palabras que pronunció me dejaron momentáneamente sin palabras. “¿Acaso no la necesitamos todos?”.

Me sentía muy orgulloso, al menos más exitoso que este “vago”, hasta que esas palabras me golpearon como una tonelada de ladrillos. “¿Acaso no la necesitamos todos?”.

Sí, necesitaba ayuda. Tal vez no por razones monetarias o de salud, pero necesitaba ayuda. Metí la mano en la cartera y le di el dinero que iba a utilizar para la cena. Pero esas pequeñas palabras se repetían en mi mente.

Por mucho que tengas, por mucho que hayas conseguido, tú también necesitas ayuda. Y no importa lo poco que tengas, o lo cargado de problemas, incluso sin, o muy poco que compartir, puedes dar ayuda. Incluso si es solo una palabra amable, puedes darla.

Nunca sabes cuándo puedes ver a alguien que parece tenerlo todo. Puede que esté esperando que le des lo que tú no tienes: una perspectiva diferente de la vida, una palabra de esperanza, un cambio que solo tú, a través de ojos amorosos, puedes ver.

Poco después, me enteré por mi mujer que aquel hombre no era un indigente que vagaba por las calles. Era, de hecho, Kenny, el conserje que trabajaba en el complejo de oficinas donde estaba la dirección de mi mujer. La dirección le había dado una pequeña habitación por su trabajo. Cuando llegué a conocer a Kenny, supe que había pasado por momentos muy difíciles. Desde ese momento le llevé comida y ropa y compartí conversaciones con él.

Tras recibir su cheque de seguridad social, aproximadamente un año después de nuestro primer encuentro, Kenny entró en la oficina de la organización sin ánimo de lucro de mi mujer y le entregó 50 dólares, porque quería mostrar su agradecimiento por todo lo que habíamos hecho por él.

Poco después, ingresó en una residencia de ancianos tras recibir tratamiento para su cáncer. Durante el año siguiente, Kenny empezó a perder lentamente su batalla contra el cáncer y me pidió que fuera su albacea, tomando todas las decisiones para su cuidado y sus últimos días, durante los cuales reafirmó su fe e hizo las paces con su familia, de la que se había distanciado a lo largo de los años debido a problemas de alcoholismo en el pasado.

¿Había sido yo enviado a atender a Kenny, o Kenny había sido enviado para atender a un alma que se había acomodado demasiado en sí misma? Tal vez Dios le habló al espíritu de Kenny ese día y le dijo: “Ve a ministrar a ese hombre sentado en el coche. Ese hombre necesita ayuda”.

¿No la necesitamos todos?

Una nota especial: la próxima vez que se celebre el Relevo por la Vida, ponte las zapatillas y únete a los sobrevivientes que han superado su tratamiento contra el cáncer. Los sobrevivientes del cáncer harán la primera vuelta.

Solía ver episodios del reality “Survivor”, pero cuando vi a mi mujer y a otros sobrevivientes del cáncer dar esa primera vuelta, yo estaba allí animándolos. Fue el mejor episodio de sobrevivientes que he visto en mi vida.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.