Activistas prodemocracia piden que se retiren de San Francisco las banderas comunistas chinas

Por ILENE ENG
19 de Agosto de 2020 2:26 PM Actualizado: 19 de Agosto de 2020 2:26 PM

SAN FRANCISCO, Estados Unidos — Unos 100 activistas prodemocracia se reunieron el 16 de agosto en la Plaza Portsmouth del Chinatown de San Francisco, California, para pedir que se retiren de la ciudad las banderas de la República Popular China (RPC).

“¡Deporten a todos los agentes del PCCh!”, se podía leer en sus camisas blancas, refiriéndose al Partido Comunista Chino. Y algunos de carteles decían “Liberen a Hong Kong”.

Varios oradores explicaron el significado del evento. Ellos destacaron que el Partido Comunista Chino (PCCh) no representa al pueblo chino.

Fang Zheng (iz) junto a una pancarta que dice “Inste a las asociaciones procomunistas a quitar la Bandera Roja de Cinco Estrellas”. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Fang Zheng, un sobreviviente de la masacre de la Plaza Tiananmen de 1989, se sentó en su silla de ruedas junto a la pancarta principal que decía: “Inste a las asociaciones procomunistas a quitar la Bandera Roja de las Cinco Estrellas”, y “dé a todos los chinatowns un cielo limpio y libre de la contaminación del PCCh”.

Ellos se proponen dos objetivos, dijo Zheng a The Epoch Times. Uno es escribir cartas a los funcionarios de la ciudad de San Francisco instándolos a no izar más la bandera roja. Desde ahora y hasta el 1 de octubre, el Día Nacional de la República Popular de China, organizarán eventos con los medios de comunicación y harán publicidad.

El otro objetivo es instar a las asociaciones procomunistas a retirar la bandera roja.

“Nosotros acabamos de ver [una asociación] bajando la bandera. Tal vez sientan que ya no debe ondear más. Es algo bueno, ¿no?”, dijo Zheng. “Si todos se esfuerzan un poco y toman impulso, habrá un cambio, ellos se sentirán presionados y cambiarán”.

En apoyo a Hong Kong, unos manifestantes piden eliminar la bandera de la República Popular China en San Francisco. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Manifestantes en apoyo a Hong Kong

La bandera enumera 10 de los actos malvados del PCCh, así como las razones por las que la bandera no debe ondear en Estados Unidos.

Entre estos se critica la Ley de Seguridad Nacional del PCCh, que condujo a muchos arrestos en Hong Kong y recibió la reacción de los manifestantes.

Rick Weyrich, de Vallejo, California, apoya a Hong Kong y asistió durante los últimos 10 años a la vigilia anual a la luz de las velas en conmemoración de la masacre de la Plaza Tiananmen.

“A lo largo de los años y a través de los últimos eventos y los últimos meses, creo que hemos visto el verdadero carácter del Partido Comunista Chino”, dijo Weyrich a The Epoch Times. “Yo pienso que durante años cierto número de estadounidenses han sido un poco ingenuos acerca de China y el Partido Comunista Chino (…) debido a todos los beneficios económicos que Estados Unidos ha obtenido”.

Según Weyrich, el evento es bueno porque significa que la gente tiene voz para criticar al PCCh. Él asistió al evento para apoyar al verdadero pueblo de China, no al PCCh.

“El Partido Comunista Chino no representa realmente a las personas con ascendencia china que viven en Estados Unidos y creo que eso es realmente importante”, dijo.

El manifestante Alex Leung lleva la bandera de Taiwán. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Alex Leung, originario de Hong Kong, condujo desde Los Ángeles para mostrar su apoyo.

“Este evento es muy significativo. Queremos decirle al mundo que aunque haya una pandemia en curso, todavía tenemos que manifestarnos”, dijo Leung a The Epoch Times.

También se repartieron manzanas Fuji en apoyo a Apple Daily, un periódico de Hong Kong, y de su propietario Jimmy Lai, un activista prodemocracia.

Refugiados de China

En 2017, Tianshi Chen escapó de China a California. Él era el jefe de un departamento de publicidad estudiantil en 1989. Después de la masacre de la Plaza Tiananmen, el gobierno lo persiguió y fue encarcelado tres veces.

“Aquellos de mi generación que nacieron y se criaron bajo la bandera roja conocen su verdadera naturaleza”, dijo Chen a The Epoch Times. “El PCCh es un espíritu maligno que vino de Europa. Este ha dañado a los ciudadanos chinos durante casi 100 años. Es un culto maligno, una religión popular. En nombre de servir a la gente, ellos nos torturan, nos persiguen y nos privan”.

Manifestantes reparten manzanas Fuji mientras muestran su apoyo al periódico Apple Daily de Hong Kong. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Jiaqi Zhang viajó a Estados Unidos hace tres años en busca de libertad y democracia. Ella espera que los agentes del PCCh dejen Estados Unidos para que los chinos en el país puedan relajarse.

Cuando regresó a China, ella fue detenida para ser interrogada y encarcelada por expresar su opinión en contra de las acciones del PCCh.

“Realmente aprecio la oportunidad de haber escapado de China y venir a Estados Unidos”, dijo Zhang a The Epoch Times. “Espero que todos puedan unirse para apoyar la democracia y rechazar al PCCh. Solo de esta manera China tendrá esperanza y sus ciudadanos no tendrán que soportar tal opresión y corrupción a largo plazo”.

Después del evento en la plaza de Portsmouth, los manifestantes caminaron por el barrio chino y dejaron volantes para las asociaciones, instándolas a bajar las banderas rojas.

Ellos tienen la intención de seguir haciéndolo cada semana hasta que las banderas sean retiradas.

Incluye el informe de Nancy Han.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.