“¡Actuemos!”: El Parlamento Europeo insta a China a poner fin de inmediato a la persecución a Falun Gong

Las violaciones de los derechos humanos están a la orden del día en la China comunista. Ahora la UE envía un aviso contundente. El Parlamento Europeo aprueba hoy una resolución contra la persecución a Falun Gong en China, sin olvidar a los pequeños campesinos perseguidos.

Por Steffen Munter
18 de Enero de 2024 2:04 PM Actualizado: 23 de Enero de 2024 9:20 AM

El jueves 18 de enero por la tarde, el Parlamento Europeo votó la Resolución 2024/2504(RSP) en Estrasburgo, Francia. Se refiere a la persecución a Falun Gong en China, que dura ya más de 24 años, y en concreto al caso del Sr. Ding Yuande, un cultivador de té de un pueblo del este de China.

La propuesta de resolución del Parlamento Europeo fue aprobada por abrumadora mayoría. La decisión resultante se remitirá ahora a los órganos competentes de la Comisión de la UE. La resolución se dirige contra la persecución que lleva a cabo el Partido Comunista Chino (PCCh) a Falun Gong y otros grupos de creyentes en China, aunque la libertad religiosa está protegida y garantizada por ley en el Estado comunista.

La resolución pide a China que ponga fin a la supresión de la libertad religiosa y a la vigilancia permanente de la población. En particular, se aborda el caso de Ding Yuande, practicante de Falun Gong. El gobierno chino debe ponerlo inmediatamente en libertad sin condiciones.

Así mismo, la resolución pide a la Comisión Europea y a los gobiernos de los Estados miembros que actúen de una vez, apoyen una investigación internacional sobre la persecución a Falun Gong, condenen el abuso de los trasplantes de órganos en China e impongan sanciones a todos los responsables y organizaciones que han contribuido a la persecución a Falun Gong.

Un debate de la UE con palabras claras

Los eurodiputados debatieron la víspera la moción presentada por los cinco grupos políticos. El eurodiputado alemán de la CDU Michael Gahler, miembro del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos), abrió el debate: “China tiene una dictadura de partido único”, subrayó el veterano político comunitario. Y como el Partido Comunista quiere mantenerse en el poder, tiene que reprimir a varios grupos en el país, como los practicantes de Falun Gong.

“Esta práctica no perjudica a nadie y no es una amenaza para el Estado. Pero, al parecer, el partido opina desde 1999 que es una amenaza para su ideología”, dijo Gahler.

En concreto, se trata del caso de Ding Yuande, condenado recientemente a tres años de cárcel. “La única acusación que pesa sobre él es que practica Falung Gong”.

La eurodiputada portuguesa Isabel Santos, de los Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, habló de la “maquinaria represiva del líder chino Xi Jinping para controlarlo todo y a todos”, incluidas las prácticas religiosas. Intentan suprimir todo esto por considerarlo una “amenaza para la ideología china”. En el caso de Ding Yuande, Santos advirtió a la Unión Europea de que “no se convierta en cómplice permaneciendo en silencio”.

“No vendamos nuestro valor”

Markéta Gregorová, del Partido Verde checo, recordó que las relaciones comerciales no son motivo para “hacer la vista gorda ante la extracción ilegal de órganos y los campos de concentración masiva en el siglo XXI”. La Unión Europea “no ha hecho nada durante décadas”, limitándose a enviar delegaciones económicas. Por ello, China declaró que sus crímenes contra los derechos humanos eran “asuntos internos” en los que no toleraría ninguna injerencia. Ahora China envía material bélico a Rusia y sigue cometiendo crímenes contra los derechos humanos.

La eurodiputada apeló: “No deberíamos dedicarnos a vender nuestros valores”.

Métodos medievales y tecnología orwelliana

El eurodiputado italiano no inscrito Fabio Massimo Castaldo calificó la persecución a los creyentes por parte del régimen de Beijing como “una especie de modelo medieval”, en el que cada vez se utilizan más “tecnologías futuristas según George Orwell” para vigilar a las personas. “Cientos de miles de personas han desaparecido. Es realmente terrible”, afirmó el parlamentario. Debemos condenarlo, exigir una investigación internacional y pedir cuentas a los responsables del comercio ilegal de órganos. “Si permanecemos en silencio, nos convertimos en cómplices”.

El eurodiputado alemán Engin Eroglu (Votantes Libres), miembro del grupo Renovemos Europa, mostró su preocupación por los próximos pasos del régimen comunista de Beijing. China tiene “problemas considerables” en casa, dijo Eroglu. La promesa de prosperidad empieza a desmoronarse y “mucho me temo que cuando termine de poner orden internamente, China, como cualquier otra autocracia, también saldrá al exterior y amenazará a terceros países”, dijo el eurodiputado. “Debemos pedir a todos los Estados miembros que despierten y actúen”.

“El @Europarl_EN ha aprobado una resolución de urgencia, pidiendo la liberación inmediata e incondicional del Sr. Ding Yuande. He tenido el honor de ser la sombra de @RenewEurope. La opresión de Beijing sobre las comunidades no deseadas es inaceptable y debemos seguir alzando nuestras voces!”

Miriam Lexman, eurodiputada eslovaca del grupo del Partido Popular Europeo, dio a conocer los métodos de tortura chinos usados con los practicantes de Falun Gong: “Tienen que llevar camisas de fuerza, se utilizan porras eléctricas, se les queman los pies, no se les da de comer, varias mujeres han sido maltratadas”. Tampoco hay que olvidar los “aberrantes casos de extracción forzosa de órganos”, dijo la eurodiputada.

“Mientras @Europarl_EN debate una resolución sobre la persecución a los practicantes de Falun Gong, ha sido un honor conocer a @ding_lebin, cuyos padres se encuentran entre los perseguidos por su fe.
Su sufrimiento y persecución son emblemáticos de la tiranía del PCCh”.

La eurodiputada polaca del PiS Anna Fotyga, del Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos, resumió que el caso de Ding Yuande era una prueba de la represión de la libertad religiosa en China y recordó cuando el hijo de Ding estuvo manifestándose frente al edificio del Parlamento. Aconsejó apoyarlo.

Comisión Europea: “Estamos hablando con China sobre derechos humanos”

A los eurodiputados les siguió el comisario europeo Nicolas Schmit, que habló en nombre de Josep Borrell, vicepresidente y alto representante de la Comisión Europea. Este debate puso de manifiesto la preocupación del Parlamento Europeo por las violaciones de los derechos humanos en China. El comisario Schmit explicó que la Comisión de la UE siempre ha defendido los derechos humanos ante los dirigentes chinos y seguirá haciéndolo.

“China es un socio, pero también un competidor y un rival. Debemos ser más resistentes, seguir una política de reducción de riesgos y, al mismo tiempo, responder a los intereses comunes y a los desafíos globales”, declaró el comisario Schmit, en sustitución de Josep Borrell.

Una “persecución sistemática” con el fin de “erradicar”

Previamente, casi todos los grupos parlamentarios presentaron una propuesta de resolución conjunta contra la “persecución sistemática” llevada a cabo por el Partido Comunista en China desde 1999 para “erradicar el movimiento religioso Falun Gong”.

Los diputados también se refirieron al continuo deterioro de la libertad religiosa en toda China, a pesar de que esta está garantizada a los ciudadanos del Estado comunista en su Constitución.

Se refirieron a miles de muertes documentadas, encarcelamientos, “informes de torturas, abusos psicológicos y extracción de órganos”. Todo con el objetivo de que los perseguidos “renuncien a su fe” como consecuencia de la represión.

Críticas a la vigilancia tecnológica

También criticaron la “censura y la vigilancia basadas en la tecnología” como elementos centrales de esta represión.
Los parlamentarios pidieron al régimen de Beijing que “ponga fin a la vigilancia y el control nacionales y transnacionales, así como a la supresión de la libertad religiosa”. China debe cumplir las obligaciones que le imponen el derecho internacional y su propia Constitución de “respetar y proteger los derechos humanos”.

Un caso concreto como ejemplo

La moción se refería también al caso concreto del cultivador de té chino Ding Yuande, detenido en mayo del año pasado sin orden judicial mientras trabajaba en su campo, y condenado el 15 de diciembre a tres años de cárcel y una multa de 15.000 yuanes chinos (casi 2.000 euros) sin que se le permitiera desde entonces ver a su familia. Su hijo Ding Lebin, que vive en Alemania desde hace once años, hizo un llamamiento al gobierno alemán y a las instituciones de la UE para que reclamen la liberación de su padre en China.

En la resolución, los grupos parlamentarios exigen al gobierno chino que ponga fin de inmediato a la “persecución de los practicantes de Falun Dafa y otras minorías, incluidos uigures y tibetanos”, así como la “liberación inmediata e incondicional del señor Ding y de todos los practicantes de Falun Gong”. Falun Gong también se conoce como Falun Dafa.

La UE y sus Estados miembros deben actuar de una vez

Los parlamentarios europeos exigieron que los Estados miembros de la UE suspendan todos los tratados de extradición con China. Los eurodiputados pidieron a la Comisión Europea y a los gobiernos de los Estados miembros de la UE que apoyen una investigación internacional sobre la persecución a los practicantes de Falun Gong y que planteen la cuestión de la “persecución de las minorías religiosas en todos los diálogos políticos y sobre derechos humanos con las autoridades chinas”.

Se pidió a la UE y a los Estados miembros que “condenen públicamente el abuso de los trasplantes de órganos en China”. Al mismo tiempo, deberían imponerse sanciones a nivel nacional y de la UE contra todos los responsables y organizaciones que hayan contribuido a la persecución a Falun Gong.

Las medidas propuestas incluían “denegación de visados, congelación de activos, expulsión del territorio de la UE”. También se propuso la persecución penal, por ejemplo, sobre la base de la jurisdicción extraterritorial y la presentación de cargos penales internacionales.

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.