Acuerdo con EE.UU. pone fin a la “lenta marcha” de China a la hora de aplicar leyes comerciales

Por Chriss Street
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

Análisis de noticias

El acuerdo comercial de 86 páginas de la Fase 1 de la administración Trump requiere “reuniones regulares” para asegurar que China no continúe “caminando despacio” en el cumplimiento de sus promesas.

La tregua de la Fase 1 compromete a China a respetar los derechos de propiedad intelectual de Estados Unidos, a no participar en la manipulación de la moneda y a comprar 200,000 millones de dólares en bienes y productos agrícolas para ayudar a reducir el déficit comercial de Estados Unidos de 419,000 millones de dólares. Además, también revive el Diálogo Económico Integral (DCE) semestral entre Estados Unidos y China del presidente Trump, que se reunió una sola vez en julio de 2017 antes del inicio de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) afirma que las 500 disputas comerciales presentadas por los miembros han sido resueltas en un promedio de 14 meses. Desde que la administración Clinton negoció el acuerdo de noviembre de 1999 que allanó el camino para la entrada de China, los Estados Unidos han presentado 124 quejas ante la OMC y han ganado alrededor del 85 por ciento de las quejas.

Pero el “Informe de 2018 para el Congreso sobre el desempeño de China en la OMC” de la administración Trump afirma que los Estados Unidos se han visto obligados a “recurrir al mecanismo de solución de controversias de la OMC para cambiar las políticas y prácticas problemáticas de China” en 23 ocasiones: (1) requisitos de contenido local; (2) impuestos discriminatorios; (3) cientos de subsidios de manufactura prohibidos; (4) derechos de propiedad intelectual y aplicación inadecuada de los derechos de autor; (5) barreras de acceso al mercado; (6) restricciones a los proveedores de servicios de información financiera; (7) restricciones a la exportación de materias primas; (8) acceso al mercado de servicios de pago electrónico extranjeros; (9) uso abusivo de remedios comerciales; (10) apoyo a los productos agrícolas nacionales; (11) cuotas arancelarias proteccionistas; (12) y licencias de tecnología discriminatorias.

El informe concluye que la entrada de China en la OMC “ha demostrado ser ineficaz para asegurar la adopción por parte de China de un enfoque abierto y orientado al mercado de la economía y el comercio”. Además, los fallos de la OMC en materia de aplicación de la ley han sido ineficaces porque “los funcionarios del gobierno chino responsables de la aplicación de la ley a menudo están en deuda con los intereses locales y no están dispuestos a hacer cumplir los fallos contra empresas o individuos localmente poderosos”.

La capacidad de China para retrasar durante años las resoluciones de aplicación de la OMC se basa en la retención de su “trato especial y diferenciado” como nación en desarrollo, a pesar de tener la segunda economía más grande del mundo. De acuerdo con las normas de la OMC sobre el estatus de nación en desarrollo, China está legalmente autorizada a proporcionar subsidios a la agricultura y a establecer mayores barreras de entrada al mercado que las naciones definidas como desarrolladas, como los Estados Unidos.

La administración Obama continuó el Diálogo Estratégico y Económico entre Estados Unidos y China (S&ED) establecido por la administración Bush para ayudar a “nivelar el campo de juego para los trabajadores y las empresas estadounidenses”. Sin embargo, las ocho reuniones del S&ED bajo el mandato de Obama priorizaron los esfuerzos para inducir a China a “profundizar la cooperación en desafíos globales como el cambio climático”.

El S&ED fue renombrado como el “Diálogo Económico Integral” bajo la administración de Trump y se celebró en julio de 2017. Esa reunión entre los delegados de EE.UU. y China “se convirtió más en una crítica y perdió su enfoque en los resultados”, según el sitio web de noticias Industry Global News24. También añadió que “el proceso fue abandonado más tarde, ya que se volvió argumentativo y la administración Trump presionó a China para que hiciera concesiones económicas”.

Se espera que la próxima reunión del Diálogo Económico Integral entre Estados Unidos y China se programe poco después de la ceremonia de firma de la Fase 1 de la tregua comercial el 15 de enero en Washington D.C., informó el Wall Street Journal. Las autoridades chinas reconocieron que las “discusiones” semestrales son parte del acuerdo, ya que las reuniones proveen una “plataforma para conversaciones que aseguren relaciones firmes y fluidas en el futuro”, dijo Industry Global News24.

Descubra

El gran robo americano, la guerra comercial entre EE. UU. y China explicada

TE RECOMENDAMOS