Acusan a 11 Oath Keepers de conspiración sediciosa para impedir el traspaso de poderes el 6 de enero

El abogado defensor califica la acusación como un refrito de cargos falsos y una "persecución maliciosa"
Por Joseph M. Hanneman
14 de Enero de 2022
Actualizado: 14 de Enero de 2022

Once miembros de los Oath Keepers, incluido el fundador del grupo, Stewart Rhodes, fueron acusados el 12 de enero por un gran jurado federal del Distrito de Columbia por una supuesta “conspiración sediciosa” para atacar el Capitolio de EE. UU. e impedir la certificación de los votos electorales de las elecciones presidenciales de 2020.

La acusación, que fue desvelada el 13 de enero, presenta los primeros cargos relacionados con el 6 de enero de 2021 contra Elmer Stewart Rhodes III, de 56 años, de Granbury, Texas; y Edward Vallejo, de 63 años, de Phoenix. Rhodes se enfrenta a un cargo de conspiración sediciosa y otros cuatro cargos; Vallejo está acusado de conspiración sediciosa y otros tres cargos.

Se trata de la primera acusación federal por conspiración sediciosa del 6 de enero, un cargo que, en caso de condena, conlleva una pena máxima de prisión de 20 años.

Rhodes es el fundador y líder de los Oath Keepers (Guardianes del Juramento), un grupo nacional compuesto por miembros activos y jubilados de las fuerzas armadas, las fuerzas de seguridad y del personal de primeros auxilios que buscan defender y preservar los derechos constitucionales, basándose en el juramento que hicieron de defender a los Estados Unidos de “todos los enemigos, extranjeros y nacionales”.

La acusación incluye nuevos cargos contra nueve acusados previamente el 6 de enero: Thomas Caldwell, de 67 años, de Berryville (Virginia); Joseph Hackett, de 51 años, de Sarasota (Florida); Kenneth Harrelson, de 41 años, de Titusville (Florida); Joshua James, de 34 años, de Arab (Alabama); Kelly Meggs, de 52 años, de Dunnellon (Florida); Roberto Minuta, de 37 años, de Prosper (Texas); David Moerschel, de 44 años, de Punta Gorda (Florida); Brian Ulrich, de 44 años, de Guyton (Georgia); y Jessica Watkins, de 39 años, de Woodstock (Ohio).

Además de los cargos anteriores, los acusados están acusados de conspiración sediciosa y otros delitos del 6 de enero. Entre los otros cargos se encuentran la destrucción de la propiedad gubernamental, el trastorno civil, la manipulación de documentos o procedimientos y la conspiración para impedir que un funcionario cumpla con sus obligaciones, según la acusación.

Varios manifestantes caminan por la Rotonda después de irrumpir en el Capitolio de EE. UU. en Washington el 6 de enero de 2021. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Jonathon Moseley, un abogado con sede en Washington que representa a Meggs en su caso penal y a Rhodes en su próxima comparecencia ante el comité de la Cámara de Representantes que investiga la irrupción del 6 de enero en el Capitolio de EE. UU., criticó la acusación como una estratagema publicitaria.

“Esto no es más que una glosa de relaciones públicas sobre los hechos existentes”, dijo Moseley a The Epoch Times en una declaración. “Ante las críticas de los principales demócratas por no apoyar su relato izquierdista, los fiscales acaban de poner una nueva etiqueta a las falsas acusaciones ya realizadas. Pero no veo ningún hecho que apoye los nuevos cargos”.

“Además, el fiscal de EE. UU. y sus fiscales saben que están mintiendo. Saben desde marzo a mayo de 2021 que todas las acusaciones que hacen son mentira”, dijo. “Tenemos los documentos. Tenemos las pruebas. Ellos saben que nosotros sabemos que esta acusación es una total mentira. Y, sin embargo, siguen adelante con la mala praxis de la fiscalía”.

William Miller, portavoz de la Fiscalía del Distrito de Columbia, declinó hacer comentarios sobre las declaraciones de Moseley.

“Normalmente no hacemos comentarios sobre los casos más allá de lo que se declara o se presenta en el tribunal”, dijo Miller.

Otros ocho Oath Keepers acusados previamente en la amplia investigación del 6 de enero son acusados en dos casos relacionados, dijo el Departamento de Justicia de EE. UU. en una declaración.

En uno de esos casos, se presentaron cargos contra James Beeks, de 49 años, de Orlando, Florida; Donovan Crowl, de 51 años, de Cable, Ohio; William Isaacs, de 22 años, de Kissimmee, Florida; Connie Meggs, de 60 años, de Dunnellon, Florida; Sandra Parker, de 63 años, y Bernie Parker, de 71 años, de Morrow, Ohio; y Laura Steele, de 53 años, de Thomasville, Carolina del Norte. El tercer caso implica cargos contra Jonathan Walden, de 57 años, de Birmingham, Alabama.

Los 19 acusados mencionados en las tres acusaciones están acusados de obstruir corruptamente un procedimiento oficial. Dieciocho de los 19 acusados se enfrentan a cargos de conspiración para obstruir un procedimiento oficial, y de conspiración para impedir que un funcionario de los Estados Unidos cumpla con un deber. Once de los 19 están acusados de conspiración sediciosa.

En la primera acusación se imputa que, tras las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020, Rhodes conspiró con los demás acusados para “oponerse por la fuerza” a la transferencia del poder presidencial a Joseph Biden Jr. El grupo se comunicó utilizando aplicaciones de mensajes cifrados para trazar planes de viaje a Washington para la certificación de los votos del Colegio Electoral el 6 de enero.

Una turba se enfrenta a las fuerzas policiales frente al Capitolio de Estados Unidos en Washington el 6 de enero de 2021. (Joseph Prezioso/AFP vía Getty Images)

Rhodes y varios presuntos co-conspiradores planearon llevar armas para apoyar la operación, mientras que otros se organizaron en equipos entrenados en tácticas paramilitares, según la acusación. Los grupos planeaban llevar equipo que incluía cuchillos, porras, uniformes camuflados, chalecos tácticos con placas protectoras, cascos, protección ocular y equipos de radio.

Según el resumen del Departamento de Justicia sobre la presunta conspiración, alrededor de las 2:30 p.m. del 6 de enero —30 minutos después de que los manifestantes y los alborotadores irrumpieran en el edificio del Capitolio— un grupo de Oath Keepers marchó en formación de “pila” por las escaleras del este del Capitolio y “se unió a una turba y se abrió paso hacia el Capitolio”. Una pila es una formación táctica de estilo militar utilizada para irrumpir en los edificios.

Más tarde, un segundo grupo hizo otra formación de pila, marchó desde el lado oeste hacia el este del Capitolio, subió las escaleras y entró en el edificio, dijo el Departamento de Justicia en una declaración. Otros Oath Keepers permanecieron fuera de la ciudad en equipos de la “fuerza de reacción rápida” (QRF), “listos para transportar armas de fuego y otras armas al interior de Washington D.C. en apoyo de las operaciones destinadas a usar la fuerza para detener la transferencia legal del poder presidencial”, dijo la declaración del DOJ.

Moseley sugirió que la acusación no es más que una reafirmación de cargos anteriores.

“Estoy deseando beber en el nuevo yate de Kelly Meggs después de las demandas civiles por persecución maliciosa”, dijo.

Moseley dijo que estaba hablando por teléfono con Rhodes sobre su próxima comparecencia ante el Comité Selecto para Investigar el Ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos cuando el FBI llamó a Rhodes.

“Me conectó a la llamada y me identifiqué como su abogado. El agente especial del FBI dijo que estaban fuera y que tenía que salir con las manos en alto y ser arrestado”, dijo Moseley a The Epoch Times. Moseley dijo que permaneció al teléfono durante 10 minutos “antes de que colgaran”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS