Adm. Biden demanda contra ley de Alabama que veta procedimientos y sustancias transgénero para menores

Por Gary Feuerberg
30 de Abril de 2022 11:40 AM Actualizado: 30 de Abril de 2022 5:28 PM

El Departamento de Justicia del gobierno de Biden presentó el viernes una demanda para impugnar una nueva ley de Alabama que prohíbe ciertos procedimientos y sustancias transgénero a los menores de 18 años.

La demanda del Departamento de Justicia (pdf) alega que la nueva ley de Alabama “viola la Cláusula de Igualdad de Protección de la Decimocuarta Enmienda” al discriminar por razón de sexo y por la condición de transgénero. El departamento pidió al tribunal que emita una orden inmediata que frene la entrada en vigor de la ley.

“La ley S.B. 184 convierte en un delito grave que cualquier persona “se dedique o provoque” determinados tipos de atención médica a menores transgénero. La ley 184 discrimina, por tanto, a los jóvenes transgénero al negarles el acceso a determinadas formas de atención médica necesaria”, dijo el Departamento de Justicia (DOJ) en un comunicado en el que anuncia la demanda.

La demanda es la última acción que el departamento está llevando a cabo para “combatir la discriminación basada en la identidad de género”, señaló el DOJ, añadiendo que a principios de este año, el 31 de marzo, su División de Derechos Civiles escribió a todos los fiscales generales de los estados de Estados Unidos “recordándoles las disposiciones constitucionales y legales federales que protegen a los jóvenes transgénero contra la discriminación”.

El 8 de abril, la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, firmó la ley SB 184, conocida como “Ley de Compasión y Protección de Niños Vulnerables de Alabama”. La medida convierte en delito el suministro de ciertos procedimientos o sustancias “que [están] destinados a alterar la apariencia del género del menor o a retrasar la pubertad”, como el tratamiento hormonal, los bloqueadores de la pubertad o la cirugía de afirmación de la identidad de género que incluye la esterilización.

La firma de Ivey convirtió a Alabama en el tercer estado del país en contar con una legislación que restringe aplicar procedimientos o sustancias relacionadas con la transición, y el primero en el país en imponer sanciones penales, por las que los proveedores de servicios médicos podrían enfrentarse a hasta 10 años de prisión si son declarados culpables.

El proyecto de ley también prohíbe al personal escolar ocultar información a los padres o tutores legales cuando la “percepción de un menor sobre su género o sexo sea incompatible con su sexo”.

El mismo día en que el Departamento de Justicia presentó su demanda, Ivey publicó un vídeo en su página de Twitter acompañado de una declaración escrita. “Algunas cosas son simplemente hechos: el verano es caluroso, el océano es grande y el género es una cuestión de biología, no de identidad”.

El vídeo decía que Ivey “prohibió los deportes para jóvenes transgénero, prohibió la propaganda de izquierdas en nuestras escuelas e hizo que fuera un delito la cirugía transgénero en los niños de Alabama”.

El 8 de abril, Ivey firmó otro proyecto de ley que prohíbe a los estudiantes utilizar los baños que no se basan en su sexo de nacimiento y también prohíbe la discusión en el aula de la identidad de género y la orientación sexual en los grados K-5. Además el año pasado, Ivey firmó un proyecto de ley que prohíbe a los estudiantes atletas competir en deportes de K-12 que no coincidan con su sexo de nacimiento.

“Aquí, en Alabama, vamos a regirnos por cómo nos hizo Dios”, dice Ivey en el vídeo. “Porque nos identificamos con algo que los liberales nunca harán: la realidad”.

Con la contribución de Mimi Nguyen Ly


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.