Adm. Biden prohíbe la entrada en EE.UU. a los colonos israelíes vinculados a la violencia en Cisjordania

Por Ryan Morgan
05 de Diciembre de 2023 11:47 PM Actualizado: 05 de Diciembre de 2023 11:47 PM

El Secretario de Estado, Antony Blinken, anunció el martes que el Departamento de Estado estadounidense empezará a prohibir la entrada en Estados Unidos a los colonos israelíes acusados de llevar a cabo ataques violentos contra palestinos en Cisjordania.

“Hoy, el Departamento de Estado está aplicando una nueva política de restricción de visados dirigida a personas que se cree que han participado en el menoscabo de la paz, la seguridad o la estabilidad en Cisjordania, incluso mediante la comisión de actos de violencia o la adopción de otras medidas que restringen indebidamente el acceso de los civiles a los servicios esenciales y las necesidades básicas”, dijo Blinken en un comunicado de prensa.

La medida se produce un mes después de que se concediera a Israel la entrada en el Programa de Exención de Visado de Estados Unidos (VWP), que permite a la mayoría de los ciudadanos israelíes un método de entrada sin visado en Estados Unidos.

Los funcionarios de la administración Biden han expresado en repetidas ocasiones a sus homólogos israelíes su preocupación por los colonos que durante años han construido comunidades de asentamientos en Cisjordania. Estos asentamientos han sido a menudo un punto de discordia en el prolongado conflicto palestino-israelí, ya que los opositores argumentan que los asentamientos se adentran cada vez más en territorio reclamado por el pueblo palestino y socavan los esfuerzos por alcanzar una solución de dos Estados.

“Hemos subrayado ante el gobierno israelí la necesidad de hacer más para responsabilizar a los colonos extremistas que han cometido ataques violentos contra palestinos en Cisjordania. Como ha dicho repetidamente el presidente [Joe] Biden, esos ataques son inaceptables”, declaró Blinken el martes. “La semana pasada, en Israel, dejé claro que Estados Unidos está dispuesto a tomar medidas utilizando nuestras propias autoridades”.

Blinken dijo que el gobierno de Biden está insistiendo en la necesidad de reducir la violencia con las autoridades de ambas partes.

“También seguimos dialogando con los dirigentes israelíes para dejar claro que Israel debe tomar medidas adicionales para proteger a los civiles palestinos de los ataques extremistas. También seguiremos dialogando con la Autoridad Palestina para dejar claro que debe hacer más para frenar los ataques palestinos contra israelíes”, declaró Blinken. “Tanto Israel como la Autoridad Palestina tienen la responsabilidad de mantener la estabilidad en Cisjordania”.

Blinken no mencionó a ninguna persona en concreto a la que se aplicarían estas restricciones de visado.

En una sesión informativa celebrada el martes, el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, dijo que las leyes vigentes prohíben nombrar a ninguno de los ciudadanos israelíes a los que se prohíbe la entrada en Estados Unidos en virtud de esta nueva medida.

Miller señaló que se notificará la revocación de los visados a todos los ciudadanos israelíes que ya tuvieran visados estadounidenses y que hayan sido designados para estas nuevas sanciones. Dijo que otros colonos israelíes sancionados que no tuvieran previamente un visado estadounidense en vigor y que intenten entrar en Estados Unidos verán rechazadas sus solicitudes de entrada en el sistema VWP y verán rechazadas sus solicitudes de visado si intentan entrar en Estados Unidos por esa vía.

Violencia prolongada en Cisjordania

Cisjordania lleva años siendo escenario de estallidos violentos similares entre colonos israelíes y palestinos, pero Miller confirmó que estas nuevas medidas en materia de visados representan las primeras sanciones estadounidenses contra colonos israelíes en varios años.

Las nuevas sanciones estadounidenses se producen después de que terroristas de Hamás se infiltraran en Israel desde la Franja de Gaza el 7 de octubre y llevaran a cabo amplios atentados, matando a unos 1200 israelíes y tomando como rehenes a unos 200 más, lo que provocó una respuesta militar israelí en toda la Franja de Gaza. Cisjordania está separada geográficamente de la Franja de Gaza y había vivido su cuota de violencia en los meses anteriores a los atentados de Hamás del 7 de octubre.

El 19 de junio, las fuerzas militares israelíes llevaron a cabo una redada en el campo de refugiados de Yenín, en Cisjordania, para detener a dos personas buscadas. La redada se convirtió en un tiroteo. Al final murieron al menos cinco palestinos y más de 90 resultaron heridos.

Al día siguiente de la incursión militar israelí, un par de pistoleros palestinos mataron a cuatro israelíes e hirieron a otros cuatro cerca de un asentamiento israelí de Eli, en Cisjordania. Al día siguiente, cientos de colonos israelíes entraron en la vecina comunidad palestina de Turmus Ayya e incendiaron decenas de coches y viviendas.

Pocos días después de la serie de ataques violentos que siguieron a la incursión en el campo de Yenín, el gobierno israelí aprobó planes para la construcción de más de 5000 nuevas viviendas en asentamientos judíos de Cisjordania.

La violencia entre colonos israelíes y palestinos continuó en Cisjordania durante todo el verano.

“Hubo un aumento de la violencia hasta el 7 de octubre. Desde el 7 de octubre se ha producido un aumento significativo de ese ya elevado nivel de violencia”, declaró Miller el martes.

Miller dijo que las nuevas restricciones de visados estadounidenses estaban ahora justificadas, ya que “no hemos visto suficientes niveles de acciones por parte del gobierno de Israel que pensemos que responsabilicen adecuadamente a las personas”.

Con información de The Associated Press.

De NTD News


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.