Administración Biden insta a la Corte Suprema a que le permita prescindir del programa “Permanecer en México”

Por Matthew Vadum
26 de Abril de 2022 6:49 PM Actualizado: 26 de Abril de 2022 6:49 PM

El gobierno de Biden dijo el 26 de abril a la Corte Suprema que no debería tener que continuar operando el programa “Permanecer en México” de la era Trump que requería que los solicitantes de asilo no mexicanos que llegaban a la frontera sur esperaran en México para ser procesados.

El caso en cuestión es Biden vs. Texas, expediente judicial 21-954. La máxima corte acordó el 18 de febrero escuchar el caso, una apelación de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos. Se reservó una hora para la audiencia, pero duró 1 hora y 47 minutos.

Al asumir el cargo, Biden detuvo las incorporaciones en el programa, parte de los Protocolos de Protección a Migrantes impuestos por el entonces presidente Donald Trump, que se creó para disuadir a las personas de realizar solicitudes de asilo falsas.

Estos Protocolos de Protección a Migrantes, aprobados por el Congreso y convertidos en ley durante la administración Clinton, no se habían aplicado hasta que la entonces Secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, anunció en diciembre de 2018 que se implementarían. Ella dijo que el objetivo era reducir el llamado sistema de detención y liberación, en el que las personas hicieron solicitudes de asilo falsas, sabiendo que se les permitiría ingresar a Estados Unidos y poder quedarse durante años antes de su comparecencia ante la corte.

Bajo el mandato de Biden, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) emitió un memorando en el que se establecía que, a partir del 21 de enero de 2021, se “suspenderían las nuevas inscripciones en los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), a la espera de una revisión adicional del programa. Los extranjeros que no estén ya inscritos en el MPP deberán ser procesados bajo otras autoridades legales existentes”.

Días después, Biden firmó tres nuevas órdenes ejecutivas destinadas a deshacer las políticas de inmigración de la era Trump. Uno de los documentos, dijo Biden durante una ceremonia en la Casa Blanca, “ordena una revisión completa de las políticas de inmigración perjudiciales y contraproducentes de la administración anterior, básicamente en todos los ámbitos”.

Pero en agosto de 2021, a petición de Texas y Missouri, el juez federal Matthew Kacsmaryk del Distrito Norte de Texas, designado por Trump, ordenó al gobierno que mantuviera vigente la política del MPP hasta que fuera “legalmente rescindida”. La administración Biden no había justificado adecuadamente el fin de la política y no había ratificado una ley de 1996 que exigía la detención de ciertos inmigrantes, concluyó el juez de la corte de primera instancia. El Quinto Circuito se puso del lado de los dos estados.

La procuradora general de EE. UU., Elizabeth Prelogar, dijo durante los argumentos orales en la Corte Suprema que el secretario de Seguridad Nacional de Biden, Alejandro Mayorkas, “ejerció su discreción legal para emitir un juicio político” y “determinó que los beneficios de los MPP eran superados por sus costos internos, humanitarios y de política exterior”.

“Sin embargo, las cortes inferiores ordenaron al DHS que restableciera los MPP a perpetuidad, exigiendo negociaciones continuas con México para enviar a miles de no ciudadanos a su territorio. Eso fue un error”, dijo Prelogar.

Mayorkas “debería poder poner finalmente en práctica su decisión política”, dijo.

La sección 1225 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA, por sus siglas en inglés) otorga al secretario del DHS “autoridad discrecional de retorno… no un mandato”, agregó. “Nada en el texto legal o la historia obliga al DHS a usar MPP”.

Ni Texas ni Missouri han dado ejemplos de algún funcionario que haya interpretado la sección como un mandato. Pero según su interpretación de la ley, “cada administración presidencial, en una línea ininterrumpida durante el último cuarto de siglo, ha violado abiertamente la INA”, dijo Prelogar.

“La interpretación de las cortes obliga a negociaciones delicadas de política exterior y requeriría cambios transformadores en las operaciones fronterizas del gobierno”, dijo. “Si el Congreso hubiera querido exigir esos resultados, habría hablado claramente”.

Respondiendo al juez Clarence Thomas, Prelogar dijo que las sentencias de los cortes inferiores se inmiscuyen en las competencias del gobierno federal en materia de política exterior.

“La interpretación particular del estatuto que la corte del distrito adoptó aquí implica graves y serias implicaciones de política exterior”, dijo.

“Por supuesto, el poder ejecutivo tiene la responsabilidad principal de gestionar las relaciones exteriores y llevar a cabo ese tipo de negociaciones. Y creo que si el Congreso hubiera tenido la intención de anular la discreción ordinaria del ejecutivo de la que goza con respecto a ese tipo de relación de política exterior, entonces, como mínimo, debería haber hecho esa intención expresa en el estatuto”.

El funcionario federal también dijo que es imposible detener a todos los que llegan a la frontera sur porque el Congreso no ha asignado suficiente dinero para costear las camas de detención de inmigrantes.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, pareció estar del lado de los estados cuando dijo a Prelogar que, si bien “simpatizaba” con su preocupación de que el gobierno “no puede detener a suficientes personas”, ese no es problema de la Corte Suprema.

“Usted se encuentra en una situación en la que los hechos han superado a la ley”, dijo Roberts. “Pero, en esa situación, ¿qué se supone que debemos hacer? Nuestro trabajo sigue siendo decir cuál es la ley. Y si decimos cuál es la ley y ustedes nos dicen que no podemos hacer nada al respecto, ¿dónde cree que nos deja eso?”

El procurador general de Texas, Judd E. Stone II, dijo que la ley generalmente exige que Estados Unidos detenga a los migrantes o los envíe de regreso a México. Si carece de recursos para detenerlos, debe devolverlos a México para que puedan esperar allí la tramitación del asilo, dijo.

La administración Biden, agregó Stone, ha admitido que no está cumpliendo con las disposiciones de detención de inmigrantes de la INA.

“Los demandantes sugieren que ninguna administración, ningún ejecutivo, ha cumplido plenamente con sus obligaciones de detención. Eso ciertamente no prueba que las administraciones anteriores asumieran que esas obligaciones podían ser… eludidas en el caso de que prefirieran no utilizar una de las herramientas estatutarias permitidas por el Congreso, pero no tengo ninguna razón para pensar que eso sea incorrecto”.

El juez Thomas respondió: “Suponiendo que tenga razón, ¿no sería extraño que el Congreso dejara en vigor un estatuto que parecería imposible de cumplir?”

“No, Su Señoría”, respondió Stone.

“El Congreso… como mencionaron mis amigos del otro lado, tuvo esta obligación de la detención obligatoria durante más de un siglo. Ha añadido autoridades para que el ejecutivo pueda intentar cumplirla adicionalmente”, dijo.

Si el Congreso no proporciona suficiente dinero para hacer cumplir las disposiciones de la ley, “entonces el ejecutivo tiene que hacer lo mejor que pueda … con la cantidad de dinero que se le ha asignado y las otras autoridades … legales que se le han proporcionado”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.