Adolescente pide a su papá que la lleve al médico por la tos, pero resultó ser algo mucho peor

Por Jack Phillips - La Gran Época
21 de Mayo de 2019 Actualizado: 21 de Mayo de 2019

Un padre recordó el momento en que su hija se quejó de una tos que no desaparecía, pensando que podría haber contraído sinusitis.

Shayla Mitchell, de 16 años, preguntó a su padre, Tom Mitchell, si podía llevarla al hospital. Todo parecía rutinario.

“Oye papá, no me he sentido muy bien últimamente, ¿crees que podrías llevarme al médico? Creo que podría tener una infección sinusal o algo así”, la recordó diciendo. “Claro cariño, te buscaré mañana después de la escuela. Después cenaremos juntos, si quieres”, respondió.

Sin embargo, cuando la joven fue examinada por el médico, salió de la habitación y estuvo fuera por un tiempo, según un relato publicado en Love What Matters (El Amor es lo que Importa). No era una infección sinusal, resultó ser algo mucho más grave.

“En realidad, era un enorme tumor canceroso que le estaba ocupando dos tercios de su pequeño pecho. Había causado el colapso de uno de sus pulmones”, escribió.

Tom dijo que los dos terminaron cenando esa noche, pero en el Hospital Fairfax, señalando que compartirían sus próximas 450 comidas en ese mismo lugar.

Shayla, contó, fue diagnosticada con linfoma de Hodgkin en estadio 4 (el peor).

“Nos abrazamos fuerte durante mucho tiempo. Estoy bastante seguro de que ambos lloramos, y nos prometimos que sin importar qué, seríamos valientes; que juntos superaríamos esto”, recordó Tom.

Le dio un brazalete y le prometió tres cosas: que usaría un brazalete similar hasta que ella estuviera libre de cáncer, que se quedaría con ella en el hospital mientras estuviera allí, y que mientras siguiera siendo valiente, él también lo sería.

“Los dos años siguientes pasamos cientos y cientos de noches juntos en el hospital. Pasamos cientos y cientos de horas en la clínica de quimioterapia”, recordó Tom. Después de la radiación y la quimioterapia, su corazón dejó de funcionar, obligando a los médicos a colocarle un marcapasos.

“Le sostuve el pelo cuando vomitaba, le sostuve la mano cuando se le cayó el pelo, y nos abrazamos mucho. Maldecimos mucho, y lloramos mucho, pero curiosamente nos reímos aún más…. a menudo hablamos del viento y de las plumas y de ser valientes”, escribió Tom.

Más adelante en el artículo, describió cómo se sintió cuando la condición de Shayla empeoró.

“Hubo más quimioterapia y más transfusiones de sangre y más noches en el hospital y más cirugías de corazón. También hubo un intento fallido de trasplante de médula ósea y, sin embargo, a pesar de todo, Shayla nunca dejó de pelear y aún así logró encontrar tiempo para cuidar de mí…. pero llegó el día en que los médicos me dijeron que no había nada más que pudieran hacer”, escribió.

Luego, Tom se preguntó cómo podía informar adecuadamente a su hija de que no le quedaba mucho tiempo de vida.

“¿Cómo se supone que tendría esta conversación con mi querida hija? ¿Cómo tendría la valentía de decirle que iba a morir?

Pero el preocupado padre recordó una cita: “¿Puede un hombre ser valiente si tiene miedo? …es el único momento en que puede ser valiente”.

“‘¿Sigo siendo valiente, papá?’, me susurró suavemente al oído,” escribió, recordando el momento en que le contó sobre su pronóstico. “Puse mis manos en su cara y miré profundamente en sus ojos; mi bebé estaba cansada y ella había luchado muy valientemente durante tanto tiempo… pero estaba tan cansada… seguía siendo valiente, pero cuando la miré a los ojos, empecé a darme cuenta de algo: ¡todo este tiempo no había sido valiente para sí misma, había sido valiente para MÍ!

Contó que días después, falleció luego de una larga batalla con muchos altibajos.

Desde su muerte, según el Washington Post, Tom creó la fundación contra el cáncer “Stillbrave“, que se dedica a proporcionar apoyo no médico a los niños con cáncer.

“Nunca tuve una vida hasta que todo esto sucedió”, dijo. “Estaba perdido y buscando. Mi fuerza reside en mi empatía. … y ahora, ¡estoy tan enamorado de la vida!”

*****

A continuación:

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS