Adolescentes se niegan a subirse los pantalones caídos y el subdirector les da una dura lección

Por Louise Bevan - La Gran Época
03 de Julio de 2019 Actualizado: 03 de Julio de 2019

El estilo de sastrería es bastante subjetivo, pero dos adolescentes de Bolívar Central High School en Tennessee, se quedaron temblando después de que sus opciones de vestuario los llevaron a la cárcel.

Los estudiantes, fueron duramente reprendidos por usar pantalones holgados con cintura baja en su escuela secundaria. Los milennials inadvertidos fueron acusados de exposición indecente y con una fuerte multa de 250 dólares cada uno. Antonio Ammons, uno de los cuatro adolescentes que fueron acusados, vivía con su bisabuela en ese momento e insinuó al WMC que no tenía idea de dónde sacaría el dinero.

El castigo ocurrió en noviembre de 2015, en la cúspide de la soberanía de los pantalones holgados ¿esta tendencia divisoria finalmente obtuvo su merecido o el castigo fue demasiado severo?

“Lo tomé y seguí adelante”, dijo Antonio a WMC. “No sabía qué más hacer” Antonio nunca había sido arrestado antes y fue puesto en una celda con otros reclusos pero el oficial de la escuela, el subdirector Charles Woods dijo que había advertido a los adolescentes ofensores varias veces por violar el código de vestimenta de la escuela.

“Realmente no me gustó”, dijo Antonio, refiriéndose a sus 48 horas tras las rejas en el Complejo de Justicia Criminal del Condado de Hardeman. El adolescente incluso mostró a las cámaras de noticias de WMC, cómo se veía el atuendo ofensivo; sus pantalones estaban bajos, con la cintura de su ropa interior y sus shorts de gimnasia visibles.

Según el subdirector Woods, Antonio había sido suspendido previamente del BCHS por “mostrar violencia o intimidación relacionada con pandillas/odio”, reportó Fox29. Pero a pesar de la historia de Antonio, el tiempo en la cárcel fue considerado excesivo por algunos de los compañeros del estudiante y sus padres.

Uno de los padres, Crystal Wing, sugirió que “el tiempo en la cárcel podría ser demasiado. Pero al mismo tiempo”, añadió, “ha habido muchos pantalones caídos”. El señor Jordan Perry habló en nombre de cierto grupo que creía que era necesario “algún tipo de castigo”. Sin embargo, “no creo que sea necesario ir a la cárcel por pantalones caídos”, aclaró Jordan.

La brigada de pantalones holgados permaneció notablemente callada, pero algunos otros adolescentes hablaron en su defensa, alegando que el tiempo en la cárcel fue demasiado duro. “Ellos no necesitaban irse a tal extremo”, la estudiante Cheyenne Lindsey compartió con las cámaras de noticias, aunque solo dos de los cuatro estudiantes acusados (uno de ellos Antonio) cumplieron condena en la cárcel.

Según la abogada Leslie Ballin, los pantalones caídos no constituían una “exposición indecente” bajo la ley de Tennessee en ese momento. Mientras que muchos apreciaron la fuerte lección de el subdirector Woods en la conducta social de los adolescentes despistados, la severa sentencia también dejó una gran cantidad de rasguños a su paso.

El obispo predicador de Kansas City, John Birmingham, apodado el “Líder de la prohibición de pantalones caídos” por KMBC News, se enteró del desastre de los pantalones bajos del BCHS y aprovechó la oportunidad para iniciar su propia campaña. Llevó su cruzada a los votantes de Kansas City, pidiendo sus firmas para prohibir estas manifestaciones de “indecencia pública” en toda la ciudad.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Syda Productions/Shutterstock)

“Mucha gente está muy ofendida por esta moda”, declaró John. “No tienes que hacerlo […] ¡Es nuestro derecho no mirar tu ropa interior!”. ¿Los pantalones caídos indican una falta de respeto por uno mismo y por los demás? John piensa que sí. Abogó por una advertencia seguida de una multa severa para los reincidentes.

En 2013, el Consejo Municipal de Wildwood, Nueva Jersey, votó unánimemente para prohibir los pantalones caídos en el malecón. Huffpost informó que a principios de 2015, un concejal de la ciudad de Dadeville, Alabama, presentó una propuesta de prohibición de pantalones caídos porque “Dios no andaría por ahí con los pantalones bajados”.

Y en 2016, el pueblo de Timmonsville, Carolina del Sur, introdujo una prohibición de pantalones caídos y una fuerte multa de hasta $600 para cualquiera que sea sorprendido violando la regla.

Tal vez se ponga de moda.

¡Cuando todavía no es fin de semana y ya tienes ganas de salir!

¿Te gustó este artículo?  Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS