Adquisiciones frustradas podrían deberse a la campaña anticorrupción en China

06 de Marzo de 2016 Actualizado: 06 de Marzo de 2016

Algunas compañías chinas encontraron problemas recientemente al adquirir grandes negocios en el exterior. La mayoría de las compañías chinas están siendo vigiladas de una forma u otra en la campaña anticorrupción que conduce el líder chino Xi Jinping.

El 18 de febrero, el Financial Times informó que dos adquisiciones que involucran a Fosun International, uno de los conglomerados privados más codiciosos, y a China Resources de respaldo estatal, colapsaron en un día.

Fosun anunció el 16 de febrero que cancelaba un tratado en el que hubiera comprado acciones mayoritarias en Phoenix Holdings, un grupo financiero y asegurador, del grupo israelí Delek. Fosun no quiso comentar sobre si se había topado con asuntos regulatorios en Israel.

Fosun ha quedado atrapado en la movida anticorrupción. Su director, Guo Guangchang, era el cuarto hombre más rico de China. Luego desapareció del público desde diciembre pasado.

Según Business Sohu, Guo tenía estrecha relación con el vice alcalde de Shanghai, Ai Baojun, quien fue puesto bajo investigación el 10 de noviembre del pasado año. También se dice que Guo vendió una propiedad a bajo precio a Wang Zongnan, el ex jefe de Bright Food Group, propiedad del estado.

Wang era amigo cercano del ex líder del Partido Comunista Chino Jiang Zemin y su hijo. Por eso se cree que Guo está relacionado con los funcionarios de la facción de Jiang en el partido.

Andy Kwan Cheuk-chiu, un economista, cree que la anulada adquisición de Fosun podría deberse a sus agresivas ambiciones adquisitivas, que ponen a las autoridades en alerta.

Los lazos con Jiang son riesgosos

Ese mismo día, Fairchild Semiconductor International también rechazó una oferta de adquisición por US$ 2,5 mil millones de China Resources y tomó en cambio una oferta más pequeña de ON Semiconductor, una compañía estadounidense.

Según el New York Times, la preocupación de Fairchild sobre las chances de la aprobación del Comité de Inversión Extranjera  en Estados Unidos (CFIUS) sobrepasaron el atractivo de la oferta.

China Resources fue también golpeada por la investigación anticorrupción en 2014. El ex jefe del conglomerado estatal, Song Lin, fue echado por corrupción, y mucho personal de antigüedad en la administración fue remplazado o arrestado, lo que derivó en una caída en los precios de las acciones.

Se decía que Song tenía cercana relación con los ex miembros del Comité Permanente del Politburó, Zhou Yongkang y Zeng Qinghong, ambos miembros de la facción de Jiang.

En enero, la compañía Philips anunció que abandonó sus planes de vender su negocio de LED, LumiLEDs, a Go Scale Capital, un grupo chino, por unos 2,9 mil millones de dólares debido a objeciones del CFIUS.

Se dice que Zheng Jianming, jefe y fundador de Asia Pacific Resources Development Investment, involucrado en la oferta, es cercano a Che Feng, yerno del ex gobernador del banco central, Dai Xianglong.

Che fue puesto bajo investigación en junio pasado. La oferta de adquisición de Zheng, que fue inicialmente optimista, se cayó con el tiempo.

Kwan cree que hay muchas razones por las que las compañías chinas encuentran obstáculos cuando quieren estirar sus brazos al extranjero. El gobierno de Estados Unidos no está tranquilo sobre el control chino de industrias críticas y está preocupado por el trasfondo de los inversionistas chinos, especialmente si están siendo investigados por corrupción.

TE RECOMENDAMOS