Advertencia de espionaje: todas tus fotos, conversaciones y datos podrían estar enviándose a China

Por EMG INSPIRED STAFF
25 de Septiembre de 2019 Actualizado: 25 de Septiembre de 2019

Es más fácil que nunca para el Partido Comunista Chino (PCCh) espiarte a ti, a tus contactos y seguir toda tu actividad. Si pensaste que desinstalar algunas aplicaciones controvertidas podría resolver el problema, piénsalo de nuevo.

Más del 70 por ciento de los teléfonos móviles del mundo se fabrican en China, según un informe del Economist de 2015. Los más notorios son los teléfonos Huawei y ZTE, que el FBI, la CIA y la NSA advirtieron a los estadounidenses sobre su uso en febrero de 2018. Los teléfonos vienen con spyware incorporado, que no se puede quitar.

El director del FBI, Chris Wray, dijo al Comité de Inteligencia del Senado que estaba: “Profundamente preocupado por los riesgos de permitir que cualquier compañía o entidad que esté en deuda con gobiernos extranjeros que no comparten nuestros valores gane posiciones de poder dentro de nuestras redes de telecomunicaciones”.

(Wikimedia | Magunamu)

Para el estadounidense promedio, utilizar uno de estos teléfonos móviles fabricados en China ayuda subrepticiamente al PCCh, proporcionándole “la capacidad de modificar o robar información de forma maliciosa. Y proporciona la capacidad de realizar espionaje sin ser detectado”.

Puede que no lo sepas, pero ya podrías formar parte de la enorme base de datos de estadounidenses de China gracias a tu teléfono inteligente.

(Getty Images | STR)

Es una cuestión de vida o muerte para los que están en China

Independientemente del teléfono, mientras estés en China, tus comunicaciones son monitoreadas. Si dices, tecleas, subes o publicas cualquier cosa que se considere políticamente sensible al PCCh, podrías estar en problemas muy rápidamente. Si enviaras un mensaje de texto o dijeras las palabras “Verdad-Benevolencia-Tolerancia” en chino “真善忍”, podrías “desaparecer” poco después, y puede que nunca aparezcas.

“Verdad-Benevolencia-Tolerancia” son los tres principios principales de Falun Gong o Falun Dafa, una práctica de meditación que fue prohibida y perseguida después de que el ex jefe del partido Jiang Zemin temiera su popularidad.

El grupo de practicantes de Falun Dafa en Guangzhou, China, antes del 20 de julio de 1999. (La Gran Época)

Para más información sobre el asesinato de practicantes de Falun Dafa por sus órganos en China, haz clic aquí.

Los mismos peligros se aplican si se dice Falun Gong, Falun Dafa, la Masacre de la Plaza de Tiananmen, la independencia de Taiwán, la sustracción forzada de órganos, la liberación del Tíbet, etc.

El PCCh utiliza la tecnología para localizar a los disidentes. Esta es una de las razones por las que la voluntad de Google de volver a China con su controvertido “Proyecto Dragonfly“, una versión censurada de Google especialmente diseñada para la China comunista, se enfrenta a una gran reacción.

(Getty Images | LIU JIN)

La preocupación es que podría significar que Google se convierta en cómplice de la desaparición, tortura y asesinatos de quién sabe cuánta gente en un futuro no muy lejano bajo el régimen totalitario de China.

Advertencia de un experto en TI anónimo

Un practicante de Falun Dafa que trabaja en la industria de las tecnologías de la información en China anónimamente publicó información una vez, advirtiendo a otros practicantes de Falun Dafa sobre cómo sus teléfonos celulares podrían poner en peligro sus vidas. No pudo revelar su identidad por razones de seguridad.

Para el PCCh, el monitoreo de sus ciudadanos se hizo mucho más fácil con el surgimiento de los teléfonos inteligentes y la mensajería de texto.

(Wikipedia | Kelvinsong)

“Desde que se generalizó el acceso a Internet con teléfonos inteligentes, el contenido que el PCCh monitoreaba, y sus capacidades de monitoreo, aumentaron exponencialmente”, escribe. “Por ejemplo, el PCCh está recopilando información sobre:

– La ubicación del usuario del teléfono móvil y sus rutas de viaje.

– Toda la información introducida en aplicaciones, llamadas y mensajes de texto. Todas las conversaciones y voces de fondo se pueden convertir en texto.

– Las fotos tomadas con los teléfonos, las personas en las fotos pueden ser identificadas a través del software de reconocimiento facial. El PCCh puede hackear las cámaras y tomar fotos y videos adicionales.

– Huellas dactilares del ‘desbloqueo con función de huella dactilar’.

– Huellas de voz: todos tienen diferentes características de sonido biológico, al igual que las huellas dactilares.

– Información de pago: muestra los hábitos de compra, los ingresos y los detalles de empleo.

– Información de conversación: proporciona un bosquejo del proceso de pensamiento de una persona.

– Navegador y aplicaciones para teléfonos móviles. Esto facilita la piratería informática y la recopilación de datos.

– A qué sitios web, direcciones IP y servicios tienes acceso.

– Información de contacto de las libretas de direcciones.

– Información sobre salud y estilo de vida”.

Para el ciudadano promedio, saber que el gobierno está rastreando toda esta información puede ser espeluznante, pero para un practicante de Falun Dafa, un Uyghur étnico, tibetano, o un activista político de algún tipo, se relaciona con sus vidas.

“Nunca antes en la historia un régimen había tenido tal capacidad de vigilancia, pero ahora el PCCh la tiene”.

El teléfono es un dispositivo de escucha incluso cuando no lo estás utilizando

Ilustra un escenario en el que no tienes que estar en una llamada pero el teléfono móvil detecta una “palabra de activación” en la conversación de una persona. El teléfono móvil está activado, incluso si está inactivo en una mesa cercana o en tu bolsillo, y dispone de funciones de reconocimiento de voz para grabar y enviar toda la conversación al PCCh.

“A partir de entonces, ese teléfono móvil está preparado para la monitorización a largo plazo, utilizando los diversos métodos de monitorización antes mencionados”, señala. “A través de la agenda del teléfono, la grabación de llamadas y el software del chat, el PCCh localiza a otros practicantes para monitorearlos”.

Él dice que la mayoría de los teléfonos celulares más recientes están construidos con funciones de activación de palabras clave. Para los teléfonos Apple, esta es la función “Hi Siri”; para los teléfonos móviles Android, es la función “Hi Google”.

(Wikipedia | Maurizio Pesce)

Además, el PCCh se ha asegurado de que todos los teléfonos estén diseñados para tener múltiples palabras y frases para despertarse.

“Cualquiera que compre un teléfono celular en China está comprando un dispositivo que permite al PCCh espiarlo”, confirma. “El teléfono viene con un software de espionaje que se instaló en la fábrica. Por lo tanto, restaurar los ajustes de fábrica no puede resolver el problema”.

Ahora puedes pensar dos veces acerca de los teléfonos hechos en China.

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS