Advierten peligros en fármacos usados en Artritis reumatoidea y Fibromialgia

26 de Junio de 2015 Actualizado: 29 de Junio de 2015

La Artritis Reumatoide (AR) es una enfermedad dolorosa, crónica y limitante para el ser humano, donde el desequilibrio del sistema metabólico juega un rol importante. En la medicina china con frecuencia se la asocia a un exceso de alimentos caracterizados por ser “calientes”y “húmedos” y su tratamiento se basa en  estos aspectos.

Sin conocer las causas que derivaron a la enfermedad, se suele tratar con peligrosos medicamentos que suprimen el sistema inmunológico como Remicade, Enbrel, y Humira. De esta manera, mientras la AR ataca a los tejidos del cuerpo causando inflamación de las articulaciones, los tejidos a su alrededor, y de los órganos, el efecto de estos inmunosupresores, puede invitar al cáncer, las infecciones letales e incluso reactivar una tuberculosis.

En el 2008 el Food and Drug Administration de Estados Unidos. [FDA-Administración de Alimentos y Drogas] anunció que 45 personas murieron de infecciones de hongos mientras estaban tomando Enbral, Remicade, y Cimzia.

El FDA también estudió la relación de Humira y el linfoma, leucemia, y el melanoma en niños. Este año el FDA anunció que estos medicamentos pueden causar “un cáncer raro de las células blancas en la sangre” en gente joven.

El Journal of the American Medical Association (JAMA) advirtió el “potencial de las infecciones fatales de Legionella y Listeria”, con el uso de estas drogas.

Este año el FDA anunció que Embral, Remicade y Cimzia pueden causar “un cáncer raro de las células blancas en la sangre” en gente joven.

Los medicamentos inmunosupresores no sólo son peligrosos para la salud sino que también lo son para el bolsillo. Una inyección de Remicade cuesta $2.500, un mes de Enbrel cuesta $1.500, y un año de Humira cuesta hasta $20.000.

Anteriormente la AR se diagnosticaba por la presencia de factor reumatoide en la sangre y la presencia de inflamación. Debido a la propaganda de los diversos laboratorios, la categoría de diagnosis ha cambiado y todo lo que se necesita es la presencia de rigidez y dolor.

Aparte de este cambio de diagnóstico y el nombre muy sugestivo, la AR tiene otras atracciones: “se empeorará” si no es tratada dice WebMD.com y: “ésta frecuentemente es erróneamente diagnosticada y no detectada”, dice Heather Mason de Abbott, “porque las personas no saben que la tienen, por un tiempo.

Si es una enfermedad tan seria que cuesta más de US$20.000 para tratarla al año, ¿cómo es que aún o no sabe que un paciente la tiene?

Fibromialgia

Esta es otra enfermedad que no se ha reportado fielmente. Se caracteriza por generalizado e inexplicable dolor en todo el cuerpo. La fibromialgia es “casi una definición de libro de texto de una necesidad médica no satisfecha”, dijo Ian Read de Pfizer, fabricante del primer medicamento aprobado para tratar fibromialgia.

Este es un anti-epiléptico llamado Lyrica. Pfizer dio a grupos sin fines de lucro $2.1 millones en el 2008 para “educar” a los médicos acerca de la fibromialgia y financiar los servicios de propaganda del laboratorio mostrando a los que sufren de síntomas, de tal condición, sin nombrar al medicamento.

Lyrica produce $3 mil millones de dólares al año. Lyrica tiene que competir con Cymbalta, el primer antidepresivo aprobado para tratar la fibromialgia. El laboratorio Eli Lilly hizo una campaña para mostrar la efectividad de Cymbalta tratando el “dolor” físico de la depresión llamada: “La depresión duele”. Esto fue antes que Cymbalta fuera aprobada para fibromialgia.

El tratamiento de un paciente con fibromialgia con Lyrica o Cymbalta cuesta unos US $10.000, según revistas médicas.

Los laboratorios y Wall Street deben de estar felices con los medicamentos de fibromialgia, pero los pacientes no lo están.

En Askapatient.com los pacientes que toman Cymbalta reportan escalofríos, problemas con la mandibular, sienten como electricidad en el cerebro y problemas con los ojos. Este año 4 pacientes sintieron urgencia de intentos de suicidios, uno de los efectos secundarios de Cymbalta.

Los que usan Lyrica reportan en Askapatient.com,   problemas de la memoria, confusión, desorientación, contracciones de músculos, y más. Algunos pacientes toman los dos medicaciones. Esa historia apareció primero en Alternet.org.

Artículo relacionado: Rompiendo con los mitos de la artritis

TE RECOMENDAMOS