Afganistán: el error no fue entrar, sino cómo salimos

Por Roger Kimball
06 de Septiembre de 2021
Actualizado: 06 de Septiembre de 2021

Comentario

Mi primer encuentro con Afganistán fue hace muchos años a través de “A Short Walk in the Hindu Kush” de Eric Newby.

El libro es un divertido, en parte porque Newby dejó muy claro que ningún paseo por el Hindú Kush es corto, pero sobre todo por su dramatización del encuentro entre un occidental moderno y el duro y primitivo tribalismo de una sociedad atrapada en el pasado como un bicho en el ámbar.

Creo que mi siguiente viaje virtual a Afganistán fue a través del fascinante libro de Peter Hopkirk “The Great Game: The Struggle for Empire in Central Asia”.

El relato de Hopkirk sobre la desastrosa retirada del mayor general William Elphinstone de Kabul en 1842 —de un grupo de 16,000 personas, precisamente un europeo, William Brydon, cirujano del ejército, salió con vida— me causó una profunda impresión.

“¿Dónde está el ejército?”, le preguntaron cuando, malherido, entró tambaleándose en la guarnición británica de Jalalabad, a unas 90 millas al este de Kabul.

“Yo soy el ejército”, fue su respuesta.

Milagrosamente, Brydon vivió otros veinte años. El poni que lo llevó al fuerte no tuvo tanta suerte. Se echó y nunca se levantó.

Hay una razón por la que Afganistán se llama el “cementerio de los imperios”.

Los rusos saben un par de cosas al respecto, aunque al menos gestionaron su retirada de forma ordenada.

A diferencia de Estados Unidos, cuya salida, aunque no tan sanguinaria como la de Elphinstone, puede tener mayores repercusiones mundiales.

Debo decir, para que conste, que apoyé firmemente la entrada de Estados Unidos en Afganistán tras el 11 de septiembre.

De hecho, podría decirse que la apoyé con más fuerza que nuestros dirigentes, ya que pensaba que las reglas de intervención que seguíamos obstaculizaban el enjuiciamiento efectivo del ataque.

Al principio, por ejemplo, teníamos una clara posibilidad de atacar al pez gordo talibán, el mulá Omar, pero se nos denegó el permiso para eliminarlo por miedo a los daños colaterales.

También debo decir que apoyé el plan de Donald Trump para sacar a Estados Unidos de lo que se había convertido en la guerra más larga de Estados Unidos.

¿Fue bueno su acuerdo con los talibanes, el llamado acuerdo de Doha?

Tal vez no.

Trump había prometido retirarse de Afganistán a finales de mayo de 2021, siempre y cuando los talibanes mantuvieran su parte del trato, que incluía de forma destacada la promesa de que entablarían un “diálogo intraafgano” para lograr un “alto el fuego permanente y completo” que diera lugar a una “hoja de ruta política” para el futuro del país.

Como señala un artículo reciente de The Wall Street Journal, “los funcionarios de la Administración Trump hicieron hincapié en la naturaleza condicional del compromiso de Estados Unidos cuando se firmó el acuerdo de Doha”.

El secretario de Defensa de Trump, Mark Esper, señaló en marzo de 2020 que Doha “es un acuerdo basado en condiciones”.

Si “evaluamos que los talibanes están cumpliendo los términos del acuerdo”, dijo, “incluyendo el progreso en el frente político entre los talibanes y el actual gobierno afgano”, Estados Unidos “reducirá nuestra presencia hacia un objetivo de cero en 2021”.

“Si”.

Si el progreso hacia ese objetivo se estanca, advirtió, entonces “nuestro repliegue de tropas probablemente también se suspenderá”.

Menciono esta minucia para responder a los críticos del plan de Trump, dentro y fuera de la Administración Biden.

El lloriqueo de la administración de que la evacuación fue el plan de Trump, y por lo tanto fue malo, pero sin embargo, que fue “extraordinariamente exitoso” es especialmente risible o, para ser más estrictamente preciso, es patético.

Los talibanes no respetaron el acuerdo. Tomaron el país por la fuerza, y lo hicieron en tan poco tiempo que el general Mark Milley ni siquiera tuvo tiempo de quejarse de toda la “rabia blanca” que se veía.

Dicho esto, el error de Biden no fue retirar las fuerzas estadounidenses de Afganistán.

Su error fue doble: no hacer que los talibanes cumplieran su palabra, y hacer completamente mal —mal que se eleva al nivel de negligencia criminal— la evacuación.

Nota para los “expertos” del Departamento de Estado: la próxima vez que tengan que retirarse de un país hostil, no, repito, no abandonen su principal base aérea estratégica antes de evacuar a los ciudadanos estadounidenses y a nuestros aliados.

Tampoco dejen atrás cientos de millones de dólares en material militar para que el enemigo los acapare y los utilice contra su propia población y, en su momento, contra Occidente.

Por último, no escuchen nada de lo que diga Antony Blinken.

Sin embargo, vuelvo a insistir en que el error de Biden no fue salir de Afganistán.

Eso ya estaba previsto desde hace tiempo.

Su error fue la forma en que se marchó.

Escribiendo en The Spectator World, Daniel McCarthy llegó al meollo de la cuestión. “Biden merece la censura por mil razones”, señala McCarthy.

“Pero el público merece una rendición de cuentas honesta sobre la propia guerra, que nunca se pudo ganar de la manera que prometieron quienes vendieron el conflicto a Estados Unidos al principio”.

Veinte años y dos billones de dólares después, todos lo sabemos (bueno, tal vez no Bill Kristol o David French, pero todos los que importan).

McCarthy subraya la dura verdad de la situación: “Afganistán es un desastre no principalmente por Biden, sino porque nuestra clase dirigente, tanto en la política como en los medios de comunicación, no puede enfrentarse a las verdades incómodas”, sobre todo a la verdad incómoda de que Afganistán siempre fue un candidato improbable para la institución de la democracia liberal y todas las tonterías sobre “diversidad”, “equidad de género” y similares que acompañan a la variedad estadounidense del liberalismo como una lapa.

No, deberíamos haber entrado en Afganistán después del 11 de septiembre, haber devastado a Al Qaeda y a cualquiera que los albergara.

Luego deberíamos habernos ido.

No lo hicimos, y el resultado es este desastre que está destruyendo a la Administración Biden y que probablemente tendrá implicaciones muy serias para el estatus de Estados Unidos en la escena internacional.

De nuevo, Daniel McCarthy tenía toda la razón: “Perdimos en Afganistán en el momento en que la misión se convirtió en promoción de la democracia y construcción de la nación. Un final humillante estaba escrito en los fracasos desde el principio”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS