Afganos en conflicto se reúnen para encontrar la paz después de décadas de guerra

Por Ella Kietlinska
12 de Septiembre de 2020 4:17 PM Actualizado: 12 de Septiembre de 2020 4:17 PM

Los bandos en conflicto de Afganistán comenzaron las negociaciones por primera vez, reuniendo el sábado a los talibanes y delegados designados por el gobierno afgano para celebrar reuniones históricas que tienen como objetivo terminar con décadas de guerra que han asesinado a decenas de miles de combatientes y civiles.

El secretario de Estado Mike Pompeo asistió a la ceremonia de apertura en Qatar, donde las reuniones se están llevando a cabo y donde los talibanes tiene una oficina política.

“Estados Unidos es partidario de un Afganistán soberano, unificado y representativo que esté en paz consigo mismo y con sus vecinos”, pero “ustedes escribirán el próximo capítulo de la historia afgana”, dijo Pompeo en la ceremonia de apertura.

Los afganos elegirán su sistema político, dijo Pompeo y compartió que Estados Unidos encontró que la democracia, cuyos “sistemas reflejan las opciones de la mayoría, al tiempo que protegen los derechos humanos de todos”, funciona mejor y trajo a Estados Unidos “una gran paz y prosperidad”. Sin embargo “no hay una solución única que sirva para todos, [así] que Estados Unidos no busca imponer su sistema a otros”. Pompeo añadió.

Pompeo instó a las partes afganas en las negociaciones a “tomar decisiones que se alejen de la violencia y la corrupción y vayan hacia la paz y el desarrollo y la prosperidad”.

Sin embargo, las decisiones tomadas por los afganos en la mesa de negociaciones “afectarán tanto al tamaño como al alcance de la futura asistencia de Estados Unidos”.

El representante especial de Estados Unidos para la Reconciliación del Afganistán, Zalmay Khalilzad, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, el ministro de Relaciones Exteriores de Qatar, Jeque Mohamad Bin Abdel Rahman Al-Thani, y Mutlaq bin Majid al-Qahtani, el enviado especial del ministro de Relaciones Exteriores de Qatar para el Terrorismo y la Mediación en el Arreglo de Controversias, asisten a la sesión de apertura de las conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes en Doha, Qatar, el 12 de septiembre de 2020. (EFE/EPA/STRINGER)

Es la primera vez en 40 años que los afganos que representan al gobierno, la sociedad civil, los grupos políticos, así como cuatro mujeres muy distinguidas, se sentarán junto a la representación autorizada de los talibanes para poner fin a la guerra de cuatro décadas y sentar las bases para el futuro del país, dijo el viernes Zalmay Khalilzad, enviado especial de EE. UU. a Afganistán en una conferencia de prensa.

Sin embargo, los negociadores de ambos lados, el gobierno y los talibanes tendrán que enfrentarse a cuestiones difíciles de resolver, dijo Khalilzad. Estados Unidos está preparado para ayudar si es necesario, pero esto “pertenece a los afganos y estar a cargo de los afganos” sin mediador o facilitador, explicó Khalilzad.

Sin embargo, hay saboteadores del proceso de paz, dijo Khalilzad, y “hay personas que prefieren que Estados Unidos siga enredado en un conflicto en Afganistán”. Esa gente está en guerra con el gobierno y los talibanes, y un ejemplo de tal grupo es ISIS. Los talibanes están luchando contra ISIS, el gobierno afgano y las fuerzas de la coalición internacional, dijo.

“Si hay paz entre los talibanes y el gobierno, creo que Afganistán estará en una posición más fuerte para tratar con los grupos más pequeños”, dijo Khalilzad. “Y con los dos en guerra, eso proporciona una oportunidad para un grupo terrorista como Daesh [ISIS]”, añadió.

Las duras negociaciones se llevarán a cabo a puerta cerrada y las partes abordarán temas difíciles como un cese al fuego permanente, los derechos de las mujeres y las minorías, y el desarme de decenas de miles de combatientes talibanes y milicias leales a los caudillos, algunos de ellos alineados con el gobierno.

También se espera que las partes afganas discutan los cambios constitucionales y la distribución del poder durante las conversaciones en la capital de Qatar, Doha.

Miembros de la delegación talibán asisten a la sesión de apertura de las conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes en Doha (Qatar), el 12 de septiembre de 2020. (EFE/EPA/STRINGER)

Abdullah Abdullah, que dirige el Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Kabul, dijo en sus observaciones que no es necesario que las partes se pongan de acuerdo en todos los detalles, pero que deberían anunciar un cese al fuego humanitario.

Ambas partes serán “héroes de la paz” si las negociaciones logran una paz duradera que proteja la independencia de Afganistán y conduzca a un sistema basado en los principios islámicos que preserve los derechos de todas las personas, dijo Abdullaah.

“Mi delegación está en Doha representando un sistema político que cuenta con el apoyo de millones de hombres y mujeres de diversos orígenes culturales, sociales y étnicos en nuestra patria”, dijo.

El líder talibán Mullah Baradar Akhund dijo que Afganistán debería “tener un sistema islámico en el que todas las tribus y etnias del país se encuentren sin discriminación alguna y vivan sus vidas en el amor y la hermandad”.

“Las negociaciones pueden tener problemas pero deben avanzar con paciencia”, dijo.

Las negociaciones entre los afganos se establecieron en un acuerdo de paz que Washington firmó con los talibanes el 29 de febrero, en el que se especificaban las condiciones para el inicio de las conversaciones intraafganas.

Uno de los mayores retos para llegar a esta fase fue la liberación de los prisioneros estipulada en el acuerdo (pdf), dijo Khalilzad. Después de meses de retraso, una disputa sobre la demanda de los talibanes para la liberación de 5,000 prisioneros se resolvió esta semana.

Abdullah señaló que desde que se llegó a ese acuerdo, 1200 personas han muerto y más de 15,000 han resultado heridas en ataques en todo el país. Las Naciones Unidas han instado a una reducción de la violencia y han criticado las bajas civiles en ambos lados.

Las conversaciones comenzaron un día después del 19º aniversario de los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos que desencadenaron su participación militar en Afganistán.

Aunque el régimen talibán fue derrocado rápidamente, se reagruparon y desde entonces han librado una insurgencia que ha absorbido a los vecinos de Afganistán y a las tropas de docenas de países, incluidas las fuerzas de la OTAN.

Estados Unidos invadió Afganistán en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. En pocos meses, las tropas estadounidenses derrotaron a loa talibanes y obligaron al grupo terrorista de al-Qaeda a huir a Pakistán. Pero la guerra continuó mientras Estados Unidos buscaba estabilizar el país antes de retirar sus fuerzas.

La guerra en Afganistán comenzó en 1979 con la invasión soviética que inició cuatro décadas de violencia y evolucionó a una guerra civil que continuó después de la retirada soviética en 1989.

Con información de The Associated Press y Reuters.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El PCCh vacuna contra el COVID-19 sin completar los ensayos clínicos

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.