Agencias de EE.UU. piden a la FCC que prohíba operar a China Telecom en el país

Por Cathy He
09 de Abril de 2020
Actualizado: 09 de Abril de 2020

El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) y otros organismos federales instaron el 9 de abril a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) a revocar la autorización de la empresa del régimen chino China Telecom para prestar servicios de telecomunicaciones internacionales en Estados Unidos.

Las agencias—que incluían el Departamento de Defensa, Seguridad Nacional y Comercio, entre otros—hicieron esta recomendación después de que una revisión de la compañía dirigida por el DOJ identificara “riesgos sustanciales e inaceptables para la seguridad nacional y la aplicación de la ley” en torno a las operaciones de China Telecom, según un comunicado de prensa del DOJ. China Telecom es la subsidiaria estadounidense de la empresa del régimen chino de telecomunicaciones China Telecommunications Corp.

La medida se produce en medio de un creciente escrutinio por parte de Estados Unidos sobre las amenazas a la seguridad que plantean las empresas chinas, incluso en el área de las telecomunicaciones. La semana pasada, el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva para establecer un comité que revisará las preocupaciones de seguridad nacional que surgen de las empresas de propiedad extranjera que desean participar en las redes de telecomunicaciones de EE.UU.

Y en mayo pasado, la administración prohibió al gigante chino de telecomunicaciones Huawei hacer negocios con empresas estadounidenses por motivos de seguridad nacional. Los funcionarios estadounidenses citaron la preocupación de que el equipo de la empresa pudiera ser utilizado por el régimen chino para espiar o interrumpir las redes de comunicación.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


El Departamento de Justicia dijo que la última recomendación se basaba en una serie de preocupaciones, entre ellas que China Telecom es “vulnerable a la explotación, influencia y control” del régimen chino.

Dijo que la naturaleza de las operaciones de la empresa en Estados Unidos brindaba oportunidades a los actores chinos respaldados por el régimen “para participar en actividades informáticas maliciosas que permiten el espionaje económico y la interrupción y el desvío de las comunicaciones de Estados Unidos”.

El Departamento de Justicia añadió que la empresa no había cumplido con los términos de un acuerdo de 2007 con el departamento, sin dar más detalles.

China Telecom también ha hecho declaraciones inexactas a las autoridades de EE.UU. acerca de dónde almacenó la empresa sus registros estadounidenses, lo que plantea preguntas acerca de quién tiene acceso a esos registros, dijo el departamento. También hizo declaraciones públicas inexactas sobre sus prácticas de seguridad informática, lo cual suscitó preocupaciones sobre si cumple con las leyes de seguridad informática y privacidad de Estados Unidos, añadió el Departamento de Justicia.

“La seguridad de nuestras comunicaciones gubernamentales y profesionales, así como de nuestros datos más privados, depende del aprovechamiento que hagamos de los socios de confianza de los países que comparten nuestros valores y nuestras aspiraciones para la humanidad”, dijo el secretario de Justicia adjunto para la Seguridad Nacional, John C. Demers, en una declaración. “La acción de hoy no es más que nuestro próximo paso para asegurar la integridad de los sistemas de telecomunicaciones de Estados Unidos”.

Un portavoz de la FCC dijo que la agencia estaba investigando el asunto. “Agradecemos la aportación de las agencias de la rama ejecutiva y la revisaremos cuidadosamente”, dijo el portavoz en un correo electrónico.

Esta no es la primera vez que China Telecom ha sido cuestionada en Estados Unidos.

El pasado septiembre, el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer (D-N.Y.) y el senador Tom Cotton (R-Ark.) pidieron a la FCC que revisara las aprobaciones de China Telecom y China Unicom, otra compañía del régimen chino de telecomunicaciones, para operar en Estados Unidos.

“Estas empresas propiedad del estado continúan teniendo acceso a nuestras líneas telefónicas, cables de fibra óptica, redes celulares y satélites en forma tal que podría darle [a China] la capacidad de apuntar al contenido de las comunicaciones de los estadounidenses o de sus empresas y del gobierno de Estados Unidos, incluso a través del ‘secuestro’ del tráfico de telecomunicaciones redirigiéndolo a través de China”, escribieron los senadores en ese momento.

En junio pasado, una gran parte del tráfico de dispositivos móviles en Europa fue desviado durante dos horas a través de sistemas controlados por China Telecom. Expertos de la compañía tecnológica estadounidense Oracle investigaron el incidente y encontraron que la compañía “secuestró” el tráfico móvil, un tipo de piratería que se llama secuestro del Protocolo de Límite de Entrada (BGP).

La empresa también ha estado involucrada en varios otros secuestros del BGP en los últimos años, incluso en Estados Unidos, según un estudio de 2018 publicado en el Journal of the Military Cyber Professionals Association. El informe decía que los secuestros podrían formar parte de la nueva estrategia del régimen chino, que utiliza métodos más sutiles para robar datos de las redes o empresas elegidas como objetivo.

El informe señaló que, mediante este método, el régimen chino podría acceder a la red de una organización, robar datos valiosos, añadir complementos malintencionados al tráfico aparentemente normal o simplemente modificar o manipular la información.

El año pasado en el mes de mayo, la FCC también votó unánimemente para negar a otra compañía del régimen chino de telecomunicaciones, China Mobile, el derecho a prestar servicios en Estados Unidos, citando los riesgos de que el régimen chino pudiera usar para llevar a cabo espionaje contra el gobierno de Estados Unidos.

Joshua Philipp contribuyó a este informe.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.

Le puede interesar

España, su relación con el régimen chino y el virus del PCCh

TE RECOMENDAMOS