“Agresiva y persistente”: Cómo China extendió su persecución a Falun Dafa en Canadá durante 21 años

Por Omid Ghoreishi
20 de Julio de 2020
Actualizado: 20 de Julio de 2020

Análisis

La campaña de persecución que Beijing ha estado llevando a cabo en contra de los practicantes de Falun Dafa en China también se ha extendido a Canadá durante las últimas dos décadas, según académicos y grupos de derechos humanos.

“En los tiempos modernos, ningún grupo en China ha sido perseguido más severamente e incansablemente que Falun Dafa”, dice el libro de 2018 “Invasión silenciosa” del académico australiano Clive Hamilton.

Un policía chino se acerca a un practicante de Falun Dafa en la Plaza de Tiananmen en Beijing mientras sostiene una pancarta con los caracteres chinos de “verdad, benevolencia y tolerancia”, los principios básicos de Falun Dafa. (Minghui.org)

El Partido Comunista Chino (PCCh) también ejerce ampliamente su campaña de persecución en suelo canadiense en una miríada de formas, según el libro de 2019 “Garras del Panda” del periodista Jonathan Manthorpe.

“Falun Dafa ocupa un lugar destacado en la lista de objetivos del PCCh en Canadá”, dice el libro.

El ascenso de China ha hecho que la situación del grupo perseguido sea más grave por el aumento del alcance de Beijing a países occidentales como Canadá en los últimos años.

“El alcance de China ahora es suficiente para limitar las actividades de Falun Dafa en otros países, incluyendo Canadá, aunque las actividades de la organización son completamente legales y las llevan a cabo ciudadanos, votantes y contribuyentes en jurisdicciones extranjeras”, dijo David Mulroney, exembajador de Canadá en China, en su libro de 2015 “Poder del Medio, Reino del Medio”.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una práctica de mejoramiento espiritual basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Un fallo de la Corte de Derechos Humanos de Ontario de 2010 dijo que Falun Dafa es un “credo protegido” bajo el Código de Derechos Humanos de Ontario, citando que sus enseñanzas son “profundamente morales”, según expertos.

La disciplina recibió reconocimiento oficial por sus beneficios morales y a la salud poco después de haber sido presentada al público en China en la década de 1990.

Los sitios de práctica grupal como el de Guangzhou, China tenían miles de practicantes de Falun Dafa que realizaban los ejercicios en público en la década de 1990. (Cortesía)

La Agencia de Noticias de Seguridad Pública del Pueblo, el medio oficial de noticias del Ministerio de Seguridad Pública de China elogió a Falun Dafa por “promover las virtudes tradicionales en la lucha contra el crimen del pueblo chino”. Un funcionario de la Comisión Nacional de Deportes de China dijo al US News & World Report en 1999 que la práctica “puede ahorrarle a cada persona 1000 yuanes en honorarios médicos anuales. Si 100 millones de personas lo practican, eso es 100.000 millones de yuanes ahorrados por año en honorarios médicos”.

En ese momento, las encuestas del gobierno mostraron que entre 70 y 100 millones de personas en China practicaban Falun Dafa, ya que se había extendido rápidamente por todo el país en la década de 1990.

Sin embargo, la popularidad de la práctica fue motivo de gran preocupación para el entonces líder del PCCh, Jiang Zemin, quien lanzó una campaña despiadada para erradicarla el 20 de julio de 1999.

“Para los extranjeros es extraño que una organización libre que promueva una práctica espiritual, basada firmemente en el qigong chino tradicional (meditación de movimiento lento) y sin objetivos políticos, haya provocado una represión tan despiadada”, escribió Hamilton en “Invasión silenciosa”.

“Pero los líderes del PCCh se sintieron amenazados por un movimiento con más miembros que el Partido y atrayendo una mayor devoción”.

Cuando Chen Yonglin, primer secretario y cónsul para asuntos políticos de Beijing en Sydney, Australia, desertó en 2005, él reveló muchos secretos sobre cómo funciona el régimen. Entre ellos había detalles sobre cómo todas las embajadas y consulados chinos en todo el mundo tienen el mandato de influir sobre los políticos locales y funcionarios del gobierno y movilizar a los miembros de la comunidad y estudiantes chinos para avanzar en la influencia del PCCh.

“La ‘guerra contra Falun Dafa’ constituye más de la mitad del trabajo total de la típica misión china”, dijo Chen, y agregó que es la “máxima prioridad” de las embajadas y consulados chinos.

Según Chen, todas las embajadas y consulados chinos “tienen al menos un diplomático cuyo trabajo principal es implementar la persecución hacia los practicantes de Falun Dafa”.

“El control de la comunidad china en el extranjero ha sido un objetivo estratégico constante del Partido Comunista Chino como una forma de penetrar en la corriente principal del país anfitrión”, dijo. “No es solo en Australia. Se hace de esta manera también en países como Estados Unidos y Canadá “.

Chen, quien estaba a cargo de monitorear a los practicantes de Falun Dafa, también dijo que los agentes del PCCh usan incentivos financieros y de otro tipo para ganar influencia sobre los políticos. Esto incluye proporcionar viajes pagados con todos los gastos a China, donde los líderes políticos son tratados generosamente.

El exdiplomático chino Chen Yonglin, que desertó en 2005, habla en un acto en el Parlamento de Ottawa, en una foto de archivo. (Matthew Hildebrand/The Epoch Times)

Grace Wollensak, coordinadora de la Asociación de Falun Dafa de Canadá, dijo que el patrón de interferencia e influencia del PCCh contra Falun Dafa en Canadá coincide con lo que Chen describe.

“La persecución del PCCh en Canadá es agresiva y persistente”, dijo Wollensak a The Epoch Times.

Explicó que las acciones del régimen contra la disciplina en Canadá toman diversas formas, incluyendo el acoso, el espionaje, la discriminación y la propagación de propaganda y operaciones sofisticadas para difamar a la disciplina, por nombrar algunas.

Wollensak dice que espera que ahora, con 21 años desde el inicio de la campaña del PCCh, “los líderes canadienses puedan ayudar a poner fin a la persecución tanto en Canadá como en China”.

Control sobre la diáspora

Terry Russell, un académico del Centro de Estudios Asiáticos de la Universidad de Manitoba, dice que una de las principales formas en que el PCCh ha extendido su campaña de persecución a Canadá es ganando control e influencia sobre las comunidades chinas.

“Ellos persuaden a esas comunidades que les interesa seguir la agenda del PCCh de perseguir a la gente”, dice Russel, quien ha realizado una investigación sobre la persecución a Falun Dafa.

Un documento reciente filtrado del régimen chino obtenido por The Epoch Times muestra evidencia de un caso en el que una notoria organización del PCCh realizó actividades para influenciar la opinión de la comunidad china en Canadá sobre Falun Dafa.

Los practicantes de Falun Dafa realizan sus ejercicios en Washington en una foto de archivo. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

El documento dice que agentes de la Oficina 610 —la organización similar a la Gestapo de Beijing dedicada a erradicar a Falun Dafa— llegaron a Canadá en 2018 para celebrar seminarios en las comunidades chinas de Montreal, Toronto y Ottawa para realizar sesiones contra Falun Dafa.

Pero además de este tipo de acciones directas, un método particularmente efectivo utilizado por el régimen para influir en los puntos de vista de la diáspora sobre la práctica es a través del control del PCCh de los medios chinos en forma impresa y en línea, dice Wollensak.

Según diferentes académicos, incluido Sheng Xue, un autor chino-canadiense y activista por la democracia en el área de Toronto, el PCCh controla todos los medios en idioma chino en Canadá, con la excepción de algunos, uno de ellos es la edición china de The Epoch Times.

Hamilton dice que la campaña de vilipendio del PCCh contra Falun Dafa en países como Canadá ha funcionado muy bien para el régimen.

“En la era en que todos en la sociedad principal se estaban arrodillando para congraciarse totalmente con Beijing, ellos [algunos miembros de la comunidad china] se volvieron muy reacios a asociarse con alguien a quien Beijing [estaba en contra]”, dijo en una entrevista.

“Eso fue realmente desastroso para Falun Dafa, porque significaba que las personas en partes de la comunidad eran reacias a respaldarlo”.

“Un falso equilibrio”

Wollensak dice que una forma común en que los practicantes de Falun Dafa son marginados es cuando las etiquetas de odio del régimen se repiten en los informes de noticias.

“Cuando los medios de comunicación solo citan la propaganda de odio del PCCh que utiliza para justificar su persecución a Falun Dafa, eso crea una duda sobre la práctica en la mente de las personas, como pretende el Partido, lo cual es extremadamente perjudicial para nuestra comunidad”, dice.

El exdiplomático chino Chen dice que los diplomáticos chinos de todo el mundo deben decirles a los políticos de los países anfitriones que Falun Dafa es una “secta” y que deben mantenerse a distancia.

“El PCCh usa esta táctica para difamar a Falun Dafa como una forma de silenciar cualquier crítica a la persecución”, dice Wollensak.

Dos oficiales de policía chinos arrestan a un practicante de Falun Dafa en la Plaza de Tiananmen, en Beijing, el 10 de enero de 2000. (Minghui.org)

Un informe de Freedom House, con sede en Washington, dice que los funcionarios del PCCh pusieron esta etiqueta a Falun Dafa como una forma de justificar la campaña contra la disciplina.

“Pero tales afirmaciones van en contra de los documentos internos del Partido y la falta de resultados perjudiciales en otros países donde se ha extendido Falun Dafa”, dice el informe.

De acuerdo con Freedom House, la etiqueta solo apareció en la literatura y el discurso del PCCh sobre la disciplina en octubre de 1999, tres meses después del inicio de la persecución en China, “cuando el aparato de propaganda aprovechó una traducción manipulada del término chino xiejiao”.

David Ownby, erudito de religiones chinas con sede en Montreal, dijo que este etiquetado fue “hábilmente explotado por el estado chino para mitigar el atractivo de Falun Dafa y la efectividad de las actividades del grupo fuera de China”.

Wollensak dice que a menudo, cuando los periodistas repiten este término despectivo en particular, lo citan al mismo tiempo que cuando explican que Falun Dafa está siendo perseguido en China. Al enmarcarlo de esta manera, están presentando de manera efectiva la justificación del PCCh para la persecución, así como proporcionando al PCCh una plataforma gratuita para difundir sus ataques contra los practicantes en los lectores canadienses.

Ella argumenta que esto no constituye un informe equilibrado. “Este es un falso equilibrio”, señala. “No es periodismo responsable”.

Maria Cheung, decana asociada y profesora de trabajo social en la Universidad de Manitoba, dice que cuando los periodistas repiten los términos de odio utilizados por los violadores de derechos humanos “están culpando a las víctimas”.

“Por ejemplo, cuando las mujeres estaban siendo lapidadas hasta la muerte en Afganistán, no repetimos esas descripciones realmente odiosas que los perpetradores usaban para describir a esas mujeres, reforzando la justificación de los perpetradores. Nombramos a los perpetradores”, explica Cheung, quien se especializa en derechos humanos.

La CBC ha usado el término peyorativo relacionado con Falun Dafa en artículos recientes y pasados.

David Matas, un abogado de derechos humanos con sede en Winnipeg, señala un artículo de CBC publicado en 2006 sobre un informe que coescribió sobre la sustracción forzada de órganos de practicantes de Falun Dafa promovida por el Estado en China.

El abogado canadiense de derechos humanos David Matas en una foto de archivo. (Woody Wu/AFP/Getty Images)

El artículo decía: “Los practicantes de Falun Dafa dicen que es un movimiento espiritual para mejorar la salud física y mental, mientras que el gobierno chino lo considera [repitiendo la etiqueta de odio del PCCh], prohibiéndolo en 1999”.

Matas, quien es de herencia judía y fue motivado a participar activamente en los derechos humanos para evitar que tragedias como el Holocausto ocurrieran nuevamente, dice que esto es similar a repetir cómo el gobierno de la Alemania nazi caracterizó negativamente al pueblo judío como una forma de justificar el Holocausto.

“La falsa simetría entre el perseguidor y la víctima combinada con la inexactitud objetiva es generalizada en los informes de CBC sobre China”, dijo Matas a The Epoch Times.

Pero también ha habido otros problemas con los informes recientes de CBC, señala Cheung.

Un artículo reciente de CBC citó a un académico que dijo: “hay muchas historias sobre cómo los miembros del grupo [practicantes de Falun Dafa] fueron perseguidos en China. Podría haber ciertas exageraciones, pero (…) definitivamente, hay persecución y violaciones de los derechos humanos”.

Cheung dice que cuando la CBC elige citar a alguien que no es un experto en la persecución a Falun Dafa haciendo declaraciones que podría haber “exageraciones”, implica incertidumbre sobre la gravedad de una violación de los derechos humanos muy grave y de gran alcance, y en efecto toma la narrativa del PCCh sobre la persecución “al pie de la letra”.

Ella dice que, si los reporteros de CBC y el académico que entrevistaron estudiaran los hallazgos de la Corte de China de 2019, una corte popular independiente en Londres, Inglaterra, y otros informes emitidos por organizaciones de derechos humanos, podrían haber informado la situación de manera diferente.

La corte, presidida por Sir Geoffrey Nice QC, quien dirigió el enjuiciamiento del expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic por crímenes de guerra en la Corte Penal Internacional, determinó que la práctica sostenida del régimen chino de sustracción forzada de órganos de presos de conciencia de Falun Dafa constituye un delito contra la humanidad.

Sir Geoffrey Nice QC, presidente de la Corte de China, dicta la sentencia de la corte en Londres el 17 de junio de 2019. (Justin Palmer)

“Cuando ocurre un asesinato tan oculto a gran escala, el perpetrador intentará negar lo que está haciendo. Los medios de comunicación occidentales, como espectadores, tienen que examinar estos contextos cuando hacen sus informes”, dice Cheung.

También ha habido otros casos de informes de la CBC sobre Falun Dafa que causaron sorpresa. En un ejemplo infame de 2007, la emisora nacional sacó un documental sobre la persecución a Falun Dafa en el último minuto después de las objeciones de los funcionarios de la embajada y el consulado chino. El medio finalmente emitió una versión modificada del documental en una fecha posterior.

CBC dijo en ese momento que se hizo para garantizar que el documental, titulado “Más allá del muro rojo: la persecución a Falun Dafa”, es un “trabajo sólido” y puede resistir el “escrutinio intenso”. Peter Rowe, quien dirigió el documental, le dijo a The Epoch Times en una entrevista reciente que cree que el medio lo hizo bajo la amenaza de perder los derechos para transmitir los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

“Aun así, ellos [CBC] todavía perdieron”, dice Rowe. “Los chinos retiraron su sitio web en China durante unos tres meses. Finalmente, les fue devuelto”.

Funcionarios y políticos

Ha habido varios casos de políticos que toman acciones que marginaron a Falun Dafa después de haber visitado China.

Cuando Sam Sullivan fue alcalde de Vancouver, emprendió acciones judiciales para eliminar una vigilia permanente, que era una espina en el costado de los funcionarios chinos, que creaba conciencia sobre la persecución a Falun Dafa fuera del consulado chino en la ciudad. Sullivan le dijo al Vancouver Sun en 2006: “Cuando voy a China, me tratan como a un emperador”.

El exdiplomático Chen dijo que “todo el personal diplomático en cada embajada y consulado en todo el mundo” estaba al tanto de esta vigilia en Vancouver, diciendo que fue “una gran vergüenza para el gobierno chino”.

Una practicante de Falun Dafa se encuentra en un sitio de vigilia las 24 horas del día, los 7 días de la semana, afuera del consulado chino en Vancouver en 2008. (Helena Zhu/The Epoch Times)

En 2010, Larry O’Brien, entonces alcalde de Ottawa, retiró su apoyo a una proclamación que reconoce a los practicantes locales de Falun Dafa después de regresar de un viaje a China. Él le dijo a un concejal de la ciudad de Ottawa que se retractó debido a un “compromiso” que había hecho, según el Ottawa Citizen. El ayuntamiento luego pasó por alto al alcalde y emitió la proclamación.

Un artículo de Global News muestra cómo Beijing intenta ejercer influencia sobre los políticos para moldear sus acciones de acuerdo con sus deseos cuando se trata de Falun Dafa. El artículo habla de un viaje de 2007 con todos los gastos pagados organizado por el empresario chino y exoficial del Ejército de Liberación Popular Li Zhe, donde siete alcaldes del área de Vancouver se mezclaron con funcionarios chinos.

Una historia del medio del PCCh el Diario del Pueblo dijo que Li Zhe había viajado a Canadá para persuadir a los políticos canadienses para que vean a Beijing de manera más favorable, informó Global.

Después del viaje, uno de los alcaldes dejó de emitir proclamaciones en el Día de Falun Dafa, lo que había hecho constantemente en años anteriores.

En otro caso, Chris Bolton, el expresidente de la Junta del Distrito Escolar de Toronto (TDSB) que intentó llevar el programa del Instituto Confucio a Toronto mientras mantenía al resto de los administradores en la oscuridad, dijo en una entrevista televisiva que estaba “muy satisfecho con el Instituto Confucio, y en general las personas que se quejan del Instituto Confucio están alineadas con Falun Dafa”.

Refiriéndose al comentario de Bolton, Chris Chappell, presentador del programa online “China Uncensored”, bromeó: “¿Desde cuándo los funcionarios canadienses electos comenzaron a sonar como funcionarios del Partido Comunista Chino?”.

Los manifestantes protestan contra la asociación de la Junta Escolar del Distrito de Toronto con el Instituto Confucio controlado por Beijing fuera del TDSB el 18 de junio de 2014. (Allen Zhou/Epoch Times)

El esfuerzo de Bolton por traer los institutos, que las agencias de inteligencia han descrito como parte del aparato de propaganda de Beijing, se encontró con una fuerte reacción de la comunidad, y los administradores de TDSB finalmente votaron para mantener el programa fuera de las escuelas. Bolton renunció a su cargo durante la controversia.

Él dijo en una entrevista en el documental “En el nombre de Confucio” que realiza frecuentes viajes a China y que “el gobierno chino cree firmemente en dar un buen paso adelante, y hemos bebido y cenado sin duda por allí”.

Presión sobre el gobierno

Según el libro de 2020 “Hidden Hand” de Hamilton y Mareike Ohlberg, el PCCh desarrolla vínculos locales “que pueden aprovecharse para presionar a los gobiernos nacionales”.

“Los políticos locales generalmente saben poco sobre China y no tienen responsabilidad por la seguridad nacional”, dice el libro. “Debido a que sus interlocutores chinos se presentan a sí mismos ofreciendo intercambios entre personas y ‘oportunidades para negocios locales’, estos políticos tienen un fuerte incentivo para permanecer desinformados”.

El libro entra en detalles sobre cómo el PCCh fue capaz de promover sus intereses en países como Canadá al “subvertir las instituciones en los países occidentales y ganarse a sus élites”.

Los practicantes de Falun Dafa meditan en un parque en Toronto en 2014. (JOFFERS951)

“Los objetivos [del PCCh] incluirán líderes políticos pasados, presentes y futuros en cada nivel de gobierno: nacional, provincial o municipal. Los funcionarios de alto nivel que asesoran e influyen en los líderes políticos también son de gran interés”, dice el libro.

El parlamentario conservador Peter Kent, quien es copresidente de Amigos Parlamentarios de Falun Dafa, dice que, en democracias como Canadá, Australia o Reino Unido, la “influencia de las élites y varios miembros de los gobiernos de Beijing silencian cualquier crítica que pueda haber sobre los abusos de derechos humanos en China”.

“Sabemos que hay agentes de influencia de China. Esto a menudo da crédito a los amigos de China en países como Canadá, y cuanto más se paga el cumplido, más probable es que esas personas estén actuando consciente o inconscientemente en promover no solo los objetivos diplomáticos de China, sino también sus objetivos económicos y de seguridad”, dijo Kent en una entrevista.

Espionaje

Además de tratar de influir en las instituciones canadienses, el régimen chino usa mucho sus tácticas de espionaje y acoso contra los practicantes de Falun Dafa en Canadá.

Cuando a Hao Fengjun, un exfuncionario de la Oficina 610, la organización del PCCh le dio poder sin restricciones para erradicar a Falun Dafa, desertó a Australia, él dijo que hay más de 1000 espías trabajando sobre Falun Dafa en Canadá, más que el número en Estados Unidos, Australia o Nueva Zelanda.

Hao reveló que estos espías son más activos en Vancouver y Toronto, recolectando información sobre practicantes e interviniendo sus teléfonos.

El exfuncionario chino Hao Fengjun que desertó a Australia en una foto de archivo. (The Epoch Times)

En un caso, la practicante de Falun Dafa de Toronto, Jillian Ye, se sorprendió después de leer el contenido de un documento secreto filtrado por Hao. El documento contenía información sobre sus planes para iniciar una empresa de comunicaciones en Toronto de la que solo ella había hablado en privado.

El libro “Invasión silenciosa” explica que, además de los “tipos tradicionales de espionaje”, Beijing recluta a un gran número de miembros de la comunidad china para recopilar información sobre grupos a los que se dirige el régimen, como Falun Dafa.

“La embajada recopila la información y la envía a Beijing o la usa en sus propias operaciones en el país”, dice.

Acoso

Las campañas de hostigamiento del PCCh contra Falun Dafa han incluido muchos casos de piratería informática en las computadoras de los practicantes, llamadas telefónicas a practicantes individuales que emiten amenazas de muerte y mensajes de odio, e incluso confrontaciones físicas que involucran amenazas de violencia y destrucción de propiedad, según un informe de la Coalición Canadiense de Derechos Humanos en China (CCHR), la cual está conformada por Amnistía Internacional y grupos disidentes.

En 2018, cuando dos practicantes de Falun Dafa estaban haciendo los ejercicios de meditación en un parque en Winnipeg, un hombre que hablaba mandarín se les acercó. Ellos lo invitaron a unirse a la práctica, pero él los maldijo, amenazó con matarlos a golpes y comenzó a grabarlos.

En otro incidente el año anterior, mientras los practicantes realizaban una manifestación frente al consulado chino en Calgary, dos hombres interrumpieron la manifestación, arrancaron las pancartas y los insultaron. Luego que llamaron a la policía, los dos hombres abandonaron la escena. Los testigos vieron a uno de los hombres hablando con personas que salían del consulado chino.

Un hombre interrumpe una manifestación de Falun Dafa frente al Consulado chino en Calgary el 21 de agosto de 2017. (Cortesía)

Antes de eso, en 2014, en Calgary, el vehículo perteneciente a un organizador de un evento de derechos humanos de Falun Dafa fue saboteado con un cuchillo y otros objetos afilados en varios lugares.

En el barrio chino de Toronto, donde los practicantes celebran regularmente eventos para crear conciencia sobre la persecución en China, a lo largo de los años ha habido numerosos casos de acoso e intimidación. Un informe presentado a la policía sobre estos casos dice que se asaltó en varias ocasiones un depósito cerrado con pancartas y otros materiales de exposición y que el valor acumulado de los artículos robados asciende a más de USD 4000.

Difamación

“Falun Dafa es el objetivo más claro de funcionarios diplomáticos chinos que distribuyen propaganda de odio en Canadá”, según “Garras del Panda”.

Zhang Jiyan, esposa de un diplomático chino y practicante de Falun Dafa que desertó a Canadá, dijo en 2007 que personalmente vio materiales en la embajada china de Ottawa que incitan al odio contra la práctica.

“La embajada tiene una unidad especial dedicada a recopilar información, especialmente sobre los practicantes de Falun Dafa”, dijo en ese momento.

En 2005, la policía de Edmonton concluyó que el consulado chino en Calgary había infringido las leyes de delitos de odio al distribuir folletos que atacaban la disciplina en Edmonton un año antes.

Desde principios de 2001, el periódico en idioma chino de Montreal Les Presses Chinoises ha publicado varias páginas en su publicación semanal, y a veces en ediciones especiales a nivel nacional, que contienen contenido que difama a Falun Dafa. El contenido repite la propaganda del régimen chino contra la disciplina literalmente, incluidas las afirmaciones que los practicantes son “malvados” y “enemigos del Estado”.

La policía de Toronto interroga a Lu Ping sobre su entrega del folleto informativo contra Falun Dafa de Crescent Chau el 30 de junio de 2007 en la tienda Asian Farm del noreste de Toronto. (NTDTV)

El reciente documento filtrado del régimen chino de 2018 obtenido por The Epoch Times muestra que agentes de la Oficina 610 han estado colaborando con Les Presses Chinoises para difamar a Falun Dafa. El documento detalla las finanzas utilizadas por los agentes para sus esfuerzos.

En 2015, el periódico en idioma chino Today Commercial News se vio obligado a retractarse y emitir una disculpa después de reimprimir un artículo del estatal Diario del Pueblo que atacó a Falun Dafa. A pesar de eso, publicó otro artículo que ataca la disciplina a principios de este año.

Correos electrónicos falsos para manipular políticos

A partir de 2010, muchos parlamentarios y ministros comenzaron a recibir correos electrónicos que supuestamente afirmaban ser enviados por practicantes de Falun Dafa, según el informe del CCHR. Los correos electrónicos, según el informe, contenían “mensajes extraños y a veces amenazantes”.

Wollensak dice que la Asociación de Falun Dafa solo se enteró de los correos electrónicos porque algunos parlamentarios sospecharon que algo no estaba bien y los remitieron a los practicantes de Falun Dafa, quienes confirmaron que los remitentes se estaban haciendo pasar por practicantes para difamarlos. Ella dice que tales correos electrónicos en el pasado se han rastreado a direcciones IP originarias de China.

“Los funcionarios del gobierno en todos los niveles en numerosos países han sido blanco sistemático y reiterado de correos electrónicos fraudulentos de personas que dicen ser practicantes de Falun Dafa”, dijo.

“Los correos electrónicos a menudo retratan al remitente como obsesivo, irracional y grosero, intentando dar legitimidad a las afirmaciones del régimen chino que Falun Dafa es una amenaza para la sociedad e influye en el apoyo de los funcionarios del gobierno occidental”.

Un informe de Freedom House dice que los presuntos agentes del régimen chino usan la suplantación de correo electrónico como una táctica para engañar a los políticos y dañar la reputación de los grupos atacados por el PCCh.

El informe dice que incidentes similares relacionados con correos electrónicos falsos que supuestamente pertenecían a practicantes de Falun Dafa fueron enviados a políticos en Australia aproximadamente al mismo tiempo que en Canadá.

Según el abogado de derechos humanos David Matas, estos correos electrónicos falsos son parte de los “dispositivos, mecanismos e instituciones propagandísticas del PCCh para engañar y confundir a las personas”.

La parlamentaria liberal Judy Sgro, copresidenta de Amigos Parlamentarios de Falun Dafa, recibió uno de esos correos electrónicos en 2018. El correo contenía una imagen de ella sobrepuesta a un fondo inapropiado con comentarios que se publicaría en todas partes para mostrar su apoyo a Falun Dafa.

“Es realmente un intento de menospreciar a los practicantes de Falun Dafa”, dijo Sgro al National Post.

Judy Sgro, diputada liberal y exministra del gabinete, habla en un evento que celebra el Día de Falun Dafa en el Parlamento de Ottawa, el 8 de mayo de 2019. (Evan Ning/The Epoch Times)

Discriminación

Russel, investigador principal de la Universidad de Manitoba, dice que, debido a la influencia del PCCh en las comunidades locales chinas, los practicantes de Falun Dafa están excluidos de esas comunidades de varias maneras.

Esto se manifiesta, por ejemplo, cuando se prohíbe a Falun Dafa participar en desfiles en las comunidades chinas, lo que a menudo sucede.

En 2011, una practicante de Falun Dafa en Ottawa ganó un caso de la Corte de Derechos Humanos de Ontario que se inició cuando fue expulsada de la Asociación de Personas Mayores de Ottawa por su disciplina. La corte determinó que ella fue víctima de discriminación.

Chen, el exdiplomático chino que desertó a Australia, dijo que cuando los funcionarios del consulado chino asisten a eventos organizados por la comunidad china local, exigen una garantía para que “Falun Dafa” no esté presente.

“Muchas veces el consulado ha discutido con la comunidad cómo oponerse a Falun Dafa e incluso ha iniciado campañas en las que las personas firman quejas contra Falun Dafa”, dijo en un comunicado.

En una señal preocupante, la discriminación va incluso más allá de la comunidad china a veces.

En 2019, el director ejecutivo del festival, John Brooman, le pidió al practicante Gerry Smith que se quitara la camisa con las palabras “Falun Dafa” en el sitio del Festival del Barco del Dragón de Ottawa. Brooman dijo que esto fue para evitar ofender a la embajada china, un patrocinador del festival.

El practicante de Falun Dafa, Gerry Smith, recibió la orden del CEO del Festival del Bote del Dragón de Ottawa de quitarse la camiseta con el nombre de su práctica espiritual el 22 de junio de 2019, en el festival. El CEO John Brooman le dijo a Smith que la embajada de China patrocinó el festival y que no quiere a Falun Dafa en el evento. (The Epoch Times)

Smith ha presentado una queja ante la Corte de Derechos Humanos de Ontario sobre el tema.

“Esto es Canadá, y los canadienses no deberían tomar las órdenes de la embajada de China”, dijo.

En 2008, los organizadores del Festival del Tulipán en Ottawa emitieron una disculpa por prohibir inicialmente una banda de música que vestía uniformes con el nombre de Falun Dafa. Los organizadores inicialmente temían que las camisas avergonzaran a la embajada de China, un patrocinador del evento.

Nuevamente en Ottawa, una solicitud de los practicantes de Falun Dafa para participar en un programa de salud como parte del Mes del Patrimonio Asiático en 2010 y 2011 fue rechazada. Después de llevar el caso a la Corte de Derechos Humanos de Ontario, los practicantes recibieron una disculpa y restitución.

La discriminación también puede ocurrir en el trabajo en algunos casos.

En 2013, la Universidad McMaster cerró su programa del Instituto Confucio porque sus socios chinos se negaron a eliminar una cláusula de sus requisitos de contratación que impide a los maestros practicar Falun Dafa. Sonia Zhao, que ahora vive en Canadá, se vio forzada a firmar este formulario antes de venir de China para enseñar en el instituto de McMaster, porque estaba preocupada de que si se negaba a firmar sería expulsada por practicar Falun Dafa y enfrentaría persecución, como lo había hecho su madre.

Sonia Zhao da un discurso sobre la persecución a Falun Dafa en China en un mitin en Toronto en agosto de 2011. Zhao, exinstructora del Instituto Confucio de la Universidad McMaster, tuvo que firmar una declaración prometiendo no practicar Falun Dafa cuando estaba en China antes de unirse al instituto. (Gordon Yu/La Gran Época)

Años antes, en 2004, Chunyan Huang, una practicante de Falun Dafa que vivía en Edmonton, recibió una disculpa y una compensación del departamento de Relaciones Internacionales e Intergubernamentales de Alberta por haber sido despedida porque practicaba Falun Dafa.

Huang trabajaba como intérprete para el departamento, pero fue despedida a pedido de los funcionarios chinos a quienes le asignaron traducir, luego que supieran que era una practicante de Falun Dafa.

Persecución en China

Hamilton dice que la persecución a Falun Dafa en China es “especialmente brutal e imperdonable”.

Además del hecho que el PCCh ha extendido su campaña de persecución a Canadá, algunos canadienses incluso son perseguidos directamente en China.

Sun Qian, una ciudadana canadiense, fue detenida en China en 2017 porque practica Falun Dafa. Recientemente fue sentenciada a ocho años de prisión.

“[Sun] ha sido detenida ilegalmente y torturada física y mentalmente con informes que fue encadenada, esposada a una silla de acero, rociada con gas en la cara y sometida a un lavado de cerebro y manipulación psicológica”, dijo la Asociación de Falun Dafa en un comunicado.

Sun Qian, una practicante de Falun Dafa que desde febrero de 2017 se encuentra detenida ilegalmente en China, en una foto sin fecha. (La Gran Época)

Actualmente, también hay ocho familiares de ciudadanos canadienses encarcelados en China por practicar Falun Dafa, que cumplen penas de hasta 16 años.

Otro método de persecución que utiliza el PCCh es intimidar a los familiares de los practicantes de Falun Dafa que viven en el extranjero. La practicante Anastasia Lin, quien ganó el premio de belleza Miss Mundo Canadá en 2015 y es una crítica abierta del historial de derechos humanos de Beijing, dice que su padre en China ha sido amenazado por las autoridades debido a su activismo.

Después de ganar el concurso en Canadá, Lin intentó ir a China para la competencia Miss Mundo 2015, pero en el aeropuerto de Hong Kong le dijeron que las autoridades chinas la habían declarado persona non grata.

El diputado Kent dice, que en parte, la razón por la cual la campaña de persecución de Beijing contra Falun Dafa puede persistir es que “las democracias del mundo no han actuado juntas” para presionar al régimen para que se detenga.

Kent dice que la abrumadora mayoría de los canadienses ahora ven a China no solo como un rival económico, sino también como “una amenaza para la seguridad y la democracia canadiense”.

Una encuesta de Angus Reid en marzo mostró que solo el 14 por ciento de los canadienses dicen que tienen una visión positiva de China, la mitad de lo que era justo seis meses antes.

“Debemos continuar trabajando y esperar que China algún día respete el estado de derecho, las libertades de expresión, reunión y religión, y todos los derechos democráticos que tan a menudo damos por sentado en Canadá”, dijo Kent.

“Un día cuando los principios de Falun Dafa y Falun Gong se puedan hablar en voz alta en la Plaza Tiananmen, con Zhen, Shan y Ren, lo que se traduce como Verdad, Benevolencia y Tolerancia”.

Sigue a Omid en Twitter: @OGhoreishi


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

El Nerón de China: 20 años de una represión fallida

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS