Aire de confabulación alrededor de planta química que explotó en China

13 de Abril de 2015 Actualizado: 13 de Abril de 2015

Una planta tóxica química que produce paraxileno explotó recientemente en China, es a la vez un riesgo para el medio ambiente y se construyó bajo una nube de controversia y conspiración.

Dos de los tres tanques de petróleo en llamas estallaron en la planta  Goure PX en Zhangzhou, provincia de Fujian, en la noche del 6 de abril después de que una fuga de petróleo fue provocada, según el portavoz estatal Xinhua. Los residentes sintieron fuertes temblores a 30 millas de distancia, y más de 800 bomberos fueron enviados a apagar el fuego.

La planta Goure PX hace paraxileno, o PX, un producto químico tóxico utilizado para la producción de fibras y plásticos. La exposición a la sustancia química puede causar irritación en ojos, nariz y garganta.

Mientras que los cibernautas publicaron fotos de las tremendas nubes gruesas y negras, que emite la planta en el sur de China en los medios sociales, los funcionarios provinciales afirman que no había fugas químicas o signos de contaminación ambiental en la zona.

Los ciudadanos chinos se muestran escépticos.

“La explosión habría expulsado químicos venenosos en el aire”, dijo Chen Faqing, activista ambiental de la provincia de Zhejiang, a la cadena New Tang Dynasty Television (NTDTV). “La Tierra está en peligro porque las partículas habrían sido llevadas por el viento a otros países”.

La planta de PX preocupaba a los residentes locales antes de la explosión, la segunda desde que la producción comenzó en diciembre de 2012.

“Claro que hay contaminación ambiental, los cielos están llenos de humo, el cual se puede olfatear en el viento”, dijo el Sr. Chen, residente en Gulei Zhenxing Tsai Village, a NTDTV. “De hecho, lluvia negra cayó en Dongshan [un pueblo cercano]”.

También hay un aire de confabulación que rodea a la planta y a la compañía detrás de él.

La planta Goure PX fue originalmente programada para ser construida en Xiamen, provincia de Fujian, pero decenas de miles de manifestantes locales bloquearon su construcción en 2007. Los residentes de Xiamen se habían negado a dejar que Xianglu & Dragon Group con sede en Taiwán siguieran adelante con la planta de PX porque las otras plantas de la compañía en la ciudad ya estaban causando problemas de contaminación.

Las protestas en Xiamen no forzaron a Xianglu & Dragon Group para que abandonara sus planes; en su lugar se trasladaron al oeste y construyeron la planta química en la ciudad de Zhangzhou que es menos densamente poblada.

Pero, ¿cómo podría la empresa escapar al escrutinio del régimen chino a pesar de haber irrespetado los estándares de emisión?

De acuerdo con un informe de la publicación con sede en Hong Kong, Asia Weekly, se le concedió al dueño de Xianglu & Dragon Group, Chen Yuhao fácil acceso a la tierra en Fujian, porque el director ejecutivo de la compañía, Yu Xinchang, estaba en buenos términos con el ex líder del Partido Comunista de China, Jiang Zemin y su hijo Jiang Mianheng.

Chen Yuhao es un fugitivo de Taiwán, en 2003 el gobierno de Taipéi acusó a Chen de abuso de confianza por malversación de 126.000.000 de dólares en activos de sus empresas con sede en Taiwán. Chen niega los cargos, asumió la ciudadanía China, y se mantiene en la lista de “los más buscados” de Taiwán.

Jiang, su familia y compinches están siendo derribados por el líder de China, Xi Jinping, en una campaña contra la corrupción de amplio alcance.

TE RECOMENDAMOS