Biden cumple primer año arremetiendo contra republicanos y prediciendo que Rusia invadirá Ucrania

Por Nick Ciolino y Joseph Lord
20 de Enero de 2022 11:30 AM Actualizado: 20 de Enero de 2022 11:48 AM

En la víspera de su primer año en el cargo y en su segunda conferencia de prensa formal al mando del país, este miércoles el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, siguió culpando a la oposición republicana de obstaculizar su agenda nacional y predijo que Rusia “va a invadir” Ucrania.

Durante la sesión de aproximadamente dos horas con los periodistas, Biden habló del actual tema de la inflación, los intentos de diplomacia con Rusia y de su legislación estancada en el Senado. También respondió a algunas preguntas relacionadas con la actuación de su administración en el primer año, hablando de la respuesta a COVID, la retirada militar con la evacuación de Afganistán y su promesa de campaña para unir el país.

“No prometí demasiado”, dijo Biden. “Pero creo que si se echa un vistazo a lo que hemos sido capaces de hacer habrá que reconocer que hemos hecho enormes progresos”.

Biden destacó como sus principales logros los esfuerzos federales para distribuir la vacuna contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), el descenso del desempleo al 3.9 por ciento y la aprobación de un plan bipartidista de infraestructuras de 1.9 billones de dólares.

Sobre su próximo año de mandato, Biden dijo que viajará más para promover elementos del proyecto de ley de infraestructuras y participará en las elecciones de fin de año. También dijo que tiene previsto incorporar a más expertos externos del mundo académico y de otros ámbitos para que le ayuden a tomar decisiones en el futuro.

Sin embargo, a pesar de los mensajes siempre cambiantes y a menudo confusos de su administración sobre lo que se requiere y se recomienda a los estadounidenses en relación con las precauciones de COVID en el futuro, Biden dijo que no tiene previsto ningún cambio importante en el liderazgo.

“Los mensajes, en la medida en que han sido confusos, se deben a que los científicos están aprendiendo más”, dijo el presidente.

“Este es un virus totalmente nuevo; un fenómeno totalmente nuevo”, añadió. “Algunos eran más mortíferos; otros, más contagiosos. Esta es una historia en desarrollo”.

Pero a un año de su presidencia, Biden se enfrenta a una inflación que subió a un máximo no visto en 40 años al alcanzar el siete por ciento, a los casos récord de COVID impulsados por la aparición de la variante ómicron, a pérdidas políticas tanto en el Congreso como en la Corte Suprema y a la amenaza inminente de una invasión rusa en Ucrania.

Biden reiteró a los periodistas el miércoles que la decisión de que Rusia invada Ucrania depende enteramente del presidente ruso, Vladimir Putin.

“No estoy seguro de que él esté seguro de lo que va a hacer. Mi opinión es que se movilizará entrando”, dijo Biden. “Él tiene que hacer algo”.

En las últimas semanas, Rusia ha acumulado unos 100,000 soldados a lo largo de su frontera con Ucrania y en Crimea, que fue anexada a Rusia. Una serie de conversaciones de alto nivel entre Estados Unidos y Rusia aún no han conseguido aliviar las tensiones.

El presidente amenazó este miércoles con sancionar a Rusia si esta invade a Ucrania y dijo que sería un “desastre” para Moscú si decide hacerlo, aunque también sugirió que una “incursión menor” provocaría una respuesta menor que una invasión a gran escala.

En el frente interno, Biden apuntó a los republicanos, a pesar de que su partido tiene mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado, cuestionando repetidamente la plataforma actual del partido y diciendo que el expresidente Donald Trump todavía tiene el control del grupo político.

“No anticipé que habría un esfuerzo tan incondicional para asegurarse de que lo más importante era que el presidente Biden no consiguiera nada”, dijo Biden. “Piensen en esto: ¿Para qué están los republicanos? ¿Para qué están ellos?”

Los proyectos de ley de Biden sobre el voto están actualmente estancados en el Senado, al igual que su plan de gasto social “Build Back Better”, sobre el cual admitió que podría tener que ser dividido si este sigue adelante.

Ambos proyectos de ley se enfrentan a la oposición de todos los republicanos. También los senadores demócratas Joe Manchin (D-W.Va.) y Kyrsten Sinema (D-Ariz.) se oponen a las medidas del plan de gastos y están en contra de poner fin a la regla del filibusterismo para que se aprueben los proyectos de ley demócratas.

El presidente Joe Biden responde a preguntas durante una conferencia de prensa en la Sala Este de la Casa Blanca el 19 de enero de 2022. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Buen primer año en circunstancias difíciles

Durante una rueda de prensa celebrada ese mismo día, el presidente del grupo demócrata de la Cámara de Representantes, el demócrata Hakeem Jeffries, también habló de la actuación del presidente tras un año en el cargo. Jeffries aplaudió al presidente y sugirió que las numerosas crisis que han golpeado a la nación durante el primer año de mandato de Biden estaban fuera de su control.

Desde que asumió el cargo en enero de 2021, Biden presidió una subida vertiginosa de los precios de la gasolina, una inflación casi sin precedentes, problemas en la cadena de suministro internacional y una desastrosa retirada de Afganistán que dejó a muchos estadounidenses y aliados suyos atrapados en el lejano país desértico.

Para muchos estadounidenses, que han visto cómo su dinero perdía valor cada vez que los precios de la gasolina aumentaban exponencialmente, la vida bajo la administración Biden ha sido financieramente desastrosa.

Pero según el líder de la bancada demócrata de la Cámara de Representantes, la presidencia de Biden ha sido un gran éxito. En particular Jeffries aplaudió el Plan de Rescate Estadounidense de 1.9 billones de dólares, un proyecto de ley de alivio por el virus del PCCh aprobado a principios de 2021 sin el apoyo del Partido Republicano y el proyecto de ley de infraestructuras de 1.2 billones de dólares que se aprobó en el Congreso con un voto bipartidista.

Jeffries señaló varios aspectos de los dos proyectos de ley, en particular el crédito fiscal para niños del Plan de Rescate Estadounidense y las asignaciones por estado en el proyecto de ley de infraestructura.

Biden “ha tenido un primer año muy bueno en circunstancias difíciles”, destacó el líder demócrata.

Sin embargo, las encuestas de opinión pública indican que una abrumadora mayoría de estadounidenses no está de acuerdo con la evaluación optimista de Jeffries. Desde que asumió el cargo, la popularidad de Biden ha caído en picada varios puntos más abajo que la de Trump en el mismo momento de su presidencia.

La popularidad de Biden alcanzó su máximo durante el inicio de su presidencia, según la encuesta diaria de seguimiento presidencial de Rasmussen.

El 30 de mayo de 2021, Biden gozaba de un índice de aprobación del 55 por ciento, superando con creces el 44 por ciento de aprobación de Trump al principio de su mandato. Pero desde entonces, estas cifras no han hecho más que empeorar para Biden. Aunque las cifras han fluctuado hacia arriba y hacia abajo en varios momentos, la tendencia general de los datos ha sido una popularidad cada vez menor.

El 14 de enero, el índice de aprobación de Biden alcanzó su punto más bajo hasta ahora, con solo el 38 por ciento de los estadounidenses pensando que el exsenador estaba haciendo un buen trabajo en la Casa Blanca. En cambio, el 14 de enero de 2018, Trump gozaba de un 46 por ciento de aprobación.

Aunque el índice de aprobación de Biden ha repuntado un poco desde entonces, situándose en el 41 por ciento el 19 de enero de 2022, esto todavía sitúa a Biden cuatro puntos por debajo de Trump.

Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac fue aún más preocupante para Biden, encontrando que solo el 33 por ciento de los votantes aprobaba al octogenario presidente.

Otro sondeo de Rasmussen reveló también que, si las elecciones de 2020 se celebraran de nuevo este mes, el 46 por ciento de los votantes elegiría a Trump, mientras que solo el 40 por ciento reelegiría a Biden.

Lo sorprendente es que el sondeo revela que los votantes no afiliados a los dos partidos prefieren a Trump de forma abrumadora: El 45 por ciento de los independientes dicen que votarían por Trump, mientras que solo el 29 por ciento dicen que votarían por Biden. Dada la importancia crucial del voto independiente para la victoria electoral, se trata de un presagio ominoso tanto para el presidente como para su partido, que se enfrentará a una dura batalla de la mitad de mandato en noviembre.

Sean cuales sean las razones de estas cifras, dejan claro que los votantes desaprueban de forma abrumadora el corto tiempo de Biden en el cargo y que la mayoría piensa que el presidente ha sido un mal líder.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.