Alcalde de Portland acusa a alborotadores de intento de asesinato y se desatan más disturbios

Por Zachary Stieber
07 de Agosto de 2020
Actualizado: 07 de Agosto de 2020

Los alborotadores en Portland el jueves trataron de prender fuego a una estación de policía por segunda noche consecutiva, horas después de que el alcalde y comisionado de Policía Ted Wheeler los acusaran de intento de asesinato.

Wheeler, un demócrata, sostuvo una conferencia de prensa y dio su más contundente condena a la violencia nocturna, la cual ha continuado casi sin detenerse desde finales de mayo.

“Cuando cometen un incendio provocado con un acelerante en un intento de arrasar con fuego un edificio que está ocupado con personas a las cuales han dejado atrapadas dentro intencionalmente, no están protestando, están intentando de cometer asesinato”.

Los alborotadores bloquearon la entrada principal y salida de la Comisaría de Policía de Portland el miércoles por la noche y trataron de prenderla fuego.

Citando información que recibió de los policía y bomberos, Wheeler dijo que las personas pudieron haber muerto.

“Creo que empleados de la ciudad pudieron haber muerto la noche pasada. No puedo y no toleraré eso. Esta no es una protesta pacífica. Esto no es una defensa para avanzar en las reformas o transformar cualquier sistema”, dijo el alcalde a los periodistas.

“La violencia de la noche anterior por parte de los alborotadores en nuestra Comisaría Este fue incomprensible. Tenemos personas que están planeando intencionalmente salir y atacar las comisarías, atrapar a la gente dentro, prender fuego a estos edificios”, añadió el jefe de la Policía de Portland, Chuck Lovell.

En esta imagen fija de video, un alborotador usa un martillo para romper las puertas de cristal de la Comisaría Este de la policía de Portland, en Portland, Ore., el 5 de agosto de 2020. (Oficina de Policía de Portland)

Los alborotadores están coordinando y planeando los ataques con antelación, dijeron los funcionarios.

La Liberación Juvenil del Noroeste del Pacífico, un grupo radical vinculado a la red de extrema izquierda Antifa, organizó por lo menos uno de los disturbios de esta semana. El grupo está presionando por la abolición del departamento de policía y el sistema penitenciario.

Los alborotadores tienden a corear “Black Lives Matter” pero los funcionarios dicen que no están afiliados con el movimiento.

Aproximadamente 20 policías estaban dentro de la oficina de la Comisaría Este el miércoles, junto con empleados civiles. El edificio está conectado con condominios, poniendo a otros en riesgo si se incendiara. A los siete minutos de llegar, los alborotadores rompieron las tablas de protección de la comisaría, las usaron para atascar las puertas del frente e hicieron una pila a la que agregaron el acelerante antes de la ignición. Al mismo tiempo, otros dirigieron la luz de láseres a las cámaras de vigilancia de forma que los policía no pudieran ver lo que estaba ocurriendo.

El teniente Damon Simmons del Cuerpo de Bomberos y Rescate de Portland dijo que los alborotadores estaban “usando el fuego como un arma”, lo que podría resultar mortal.

Ocho personas fueron arrestadas por actividad delictiva, incluyendo una de Minnesota y otra de Kentucky.

El sargento de la Policía de Portland, Brent Maxey, dijo a los periodistas en una conferencia de prensa separada el jueves que él era uno de los tres policías dentro del Centro de Justicia, un edificio del condado, el 29 de junio. Contó que de entre 150 a 200 alborotadores aparecieron y les dijeron a los policía directamente que planeaban matarlos y arrasar el edificio con fuego.

“Estaban arrancando trozos de madera para exponer las ventanas… Llegó al punto en que estaban lanzando material ardiente al vestíbulo a través de huecos en las ventanas y soplando humo de marihuana. Era casi como una escena de una película de terror. Fue realmente perturbador”, dijo.

Los manifestantes levantan sus manos en solidaridad en el Centro de Justicia del Condado de Multnomah en Portland, Ore., el 17 de julio de 2020. (Mason Trinca/Getty Images)

Horas después, los alborotadores se reunieron en la Comisaría Este el jueves en la noche y empezaron a rociar pintura y desmontar las cámaras de vigilancia.

Cuando dos mujeres mayores de la comunidad intentaron detenerlos, el grupo les tiró encima un líquido blanco, el cual se cree que es pintura.

El grupo encendió un cubo de basura y lo empujó contra el frente del edificio. Una de las mujeres trató de extinguir las llamas pero fue bloqueada por varios manifestantes vestidos de negro.

Los policías de Portland declararon la asamblea ilegal alrededor de las 10 p.m. y dispersaron a la multitud con la ayuda de la policía estatal de Oregon, quienes están ayudando a lidiar con los continuos disturbios como parte de un acuerdo alcanzado a finales del mes pasado.

Mientras las agentes dispersaban a la multitud, fueron golpeados con proyectiles que incluían botellas de vidrio y piedras pesadas. Muchas personas con la palabra “prensa” escrita en sus prendas se unieron a otros en lanzar proyectiles. Los alborotadores desplegaron una nueva arma, largas barras de acero, que dañaron las llantas de varios de los vehículos de la policía.

Empujados a los barrios cercanos, el grupo en un momento regresó a una casa residencial que habían visitado la noche anterior y acosaron a la mujer que estaba ahí. Su vecinos salieron con armas y dijeron a los alborotadores que se marcharan.

Wheeler, el alcalde y comisionado de la Policía, está teniendo problemas para formular un plan para sofocar la violencia. Había promovido una mezcla entre apaciguamiento y desescalada que dijo estaba funcionado hasta que un gran número de agentes federales llegaron a inicios de julio para proteger la corte federal.

Desde el acuerdo entre los agentes federales y estatales en julio, los alborotadores han volcado su atención hacia otros edificios, principalmente instalaciones policiales locales y del condado.

La policía de Portland persigue a una multitud de alrededor de 200 personas después de obligar al grupo a dispersarse de un recinto policial en Portland, Ore, a finales del 1 de agosto de 2020. (Nathan Howard/Getty Images)

Wheeler tomó una postura más dura el jueves.

“Esto es actividad delictiva. Es grave. Hay vidas en juego y autorizo a la policía de Portland y a nuestras agencias afiliadas en el condado de Multnomah y el estado de Oregon a hacer lo que sea necesario para responsabilizar a las personas que participan en actividades criminales y poner fin a estas actividades nocturnas”, dijo.

La ciudad trabajará con los fiscales y las cortes para tratar de asegurarse de que las personas que cometen delitos sean condenadas, dijo Wheeler.

Otro nuevo ángulo fue instar a la gente que quiere manifestarse de forma no violenta a mantenerse alejada de los disturbios.

“Si usted es un manifestante no violento, y se está manifestando por la justicia y la equidad racial y la reforma policial, no quiere ser parte de esto, no quiere aparecer”, dijo Wheeler.

También amonestó a los criminales, diciéndoles que las imágenes de video de los disturbios “se utilizarán en anuncios a nivel nacional para ayudar a Donald Trump durante su campaña”.

Otros funcionarios también apelaron a las personas que siguen uniéndose al caos.

“Si estás involucrado en esto, por favor detente”, dijo Simmons. “Si estás cerca de alguien que está involucrado en esto, por favor pídele que pare”.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

El fiscal general William Barr defiende a los agentes federales

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS