Alerta de Harvard: más fármaco antidepresivo más riesgo de suicidio

11 de Enero de 2016 Actualizado: 13 de Enero de 2016

El estudio se hizo en niños entre 10 y 24 años tratados con el Inhibidor Selectivo de Serotonina (SSRI) – la fluoxetina hidrochloride.

Un análisis comparativo sobre los efectos de las dosis de fármacos antidepresivos en jóvenes reveló que los que consumían dosis más altas tenían más riesgo de suicidio o auto agresión.

“La iniciación (del tratamiento) a un dosis más alta del antidepresivo dio lugar a más de 2 veces de riesgo de auto agresión deliberada en pacientes de 10 a 24 años, especialmente en los primeros 3 meses de tratamiento”, reveló el estudio publicado el 28 de abril en la revista  Journal American Medical Asociation por los médicos David A. Brend y Robert Gibbons.

Los pacientes fueron tratados con el Inhibidor Selectivo de Serotonina (SSRI) en personas que no habían recibido tratamiento durante el año anterior.

La práctica recomendada es de 10mg/d de fluoxetina hidrochloride por una semana para luego aumentar la dosis a 20 mg/d por las siguientes tres semanas, y recién entonces los médicos consideran un nuevo aumento, describen los investigadores.

El estudio observó que comenzar con dosis de 20 mg/d es un “gran riesgo de intentos de auto agresión deliberada como intentos de suicidio”.

Las tasas de intentos suicidio en el año anterior a la iniciación del tratamiento con el SSRI fueron el 1,31% a los que recibieron luego la dosis baja y de 1,46% para los que luego recibieron la dosis alta – “asumiendo que cada paciente fue seguido durante un año”, dice el documento.

“Una vez iniciado el tratamiento, las tasas (de intentos de auto agresión o suicidio) fueron del 1,47% para los que recibieron la dosis baja de antidepresivos”, es decir un importante riesgo de 3 niños de cada 200, equivalente a 1,12 veces en relación a la época en que estaban sin tratamiento.

Lo más significativo es que las tasas de intentos de autoagresión o suicidio subieron a “3,15% para los de dosis alta, es decir más de 3 niños con riesgo sobre 100, 2,16 veces más que sin tratamiento, y el doble que con tratamiento con baja dosis.

Las causas de este efecto no fueron corroboradas en este estudio. “Es posible que los pacientes que inician el tratamiento con altas dosis experimenten efectos adversos, descontinúen los medicamentos y esto lleve consigo al mayor riesgo de suicidio”, comentaron los autores, sin embargo las cifras pueden ser elocuentes para los padres que toman la decisión de autorizar una medicación de este tipo en sus hijos.

TE RECOMENDAMOS