Alertan de daños psicológicos irreversibles en niños sirios por la guerra

07 de Marzo de 2017 Actualizado: 07 de Marzo de 2017

La organización Save the Children alertó hoy que los daños psicológicos que sufren los niños sirios como consecuencia de seis años de guerra en su país están llegando a un nivel en el que podrían convertirse en irreversibles si no reciben ayuda profesional inmediata.

De acuerdo con un informe elaborado por Save the Children, con base en entrevistas de más de 450 niños , adolescentes y adultos, el 84 por ciento de las personas, en su mayoría niños, muestra un alto nivel de estrés psicológico debido a los continuos bombardeos y ataques de artillería.

Los niños sirios, muchos de los cuales sufren incontinencia y dificultades de elocución, muestran severos signos de estrés emocional y podrían crecer como una generación “perdida por los traumas”, advirtió la organización, con sede en Londres.

Al menos tres millones de niños viven en zonas de guerra en Siria y de ellos dos tercios han perdido a un familiar, visto su casa bombardeada o han sufrido heridas relacionadas con el conflicto bélico, que comenzó el 15 de marzo de 2011.

“Después de seis años de guerra, estamos en un punto crítico”, señaló Save the Children en su reporte titulado Invisible wounds (Heridas invisibles) dedicado al impacto que tiene el conflicto en la salud mental de los menores.

“El riesgo de tener una generación quebrantada, perdida por los traumas y un estrés extremo, jamás fue más grande”, resaltó.

Según el informe, el 50 por ciento de los pequeños nunca o en pocas ocasiones se siente seguro en el colegio y el 40 por ciento no se siente seguro jugando al aire libre, incluso fuera de su propia casa.

Save the Children indicó que los seis años de la guerra en Siria han provocado que se esté llegando a un punto crucial en el que si el conflicto no termina pronto y los niños no reciben el apoyo psicológico que necesitan, “será mucho más difícil reparar el daño cuando lleguen a la edad adulta”.

El informe “demuestra que muchos niños están viviendo en un estado casi constante de miedo, aterrorizados por bombardeos, ataques aéreos y la violencia en curso, con consecuencias psicológicas devastadoras”.

Expertos en salud mental consultados por Save the Children explican que los niños sufren un estado de “estrés tóxico”, definido como la “forma más peligrosa de reacción al estrés”, el cual se da cuando los niños experimentan el peligro de una forma tan dura, frecuente y prolongada como la violencia extrema en Siria.

“La respuesta a este estrés tóxico puede tener un impacto para toda la vida sobre la salud mental y física”, alertaron.

Según Save the Children, la tensión psicológica que padecen los niños de forma constante también se manifiesta de diferentes formas, con situaciones como el aumento de casos de incontinencia urinaria, dificultades al hablar o pérdida del habla, aumento de la agresividad, autolesiones e intentos de suicidio.

Save the Children concluyó que los niños pueden llegar a recuperarse de experiencias traumáticas con el apoyo adecuado e intervenciones tempranas cuando termine la guerra, la cual ha dejado más de 310 mil muertos.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS