Alex Azar dijo que, tras el encubrimiento del PCCh, EE.UU. solo se enteró del virus gracias a Taiwán

Por GQ Pan
15 de Enero de 2021
Actualizado: 15 de Enero de 2021

El secretario de Salud, Alex Azar, recordó el jueves a los estadounidenses cómo Beijing, hace aproximadamente un año, había ocultado la verdad sobre el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), lo que permitió que se convirtiera en una crisis global.

Azar, durante un discurso en la Fundación Heritage, dijo que la respuesta temprana de Estados Unidos al virus del PCCh fue particularmente difícil porque el virus surgió en China, lugar en donde la naturaleza del régimen comunista “limitó severamente” el acceso externo a la información sobre la nueva enfermedad.

“Consideremos cuándo y cómo Estados Unidos se enteró del virus”, dijo el jefe de salud de la nación. “Nos enteramos de un brote de neumonía de origen desconocido en Wuhan, China, el 30 de diciembre, no a través de los canales oficiales de ese país, como lo requiere el Reglamento Sanitario Internacional, sino a través del monitoreo que hacemos a los medios de comunicación, así como a través de una notificación de la Oficina Económica y Cultural de Taiwán aquí, en Estados Unidos”.

“Así es: una de las primeras formas en que se notificó al gobierno de EE.UU. sobre un nuevo virus en China continental fue por personas de Taiwán”, continuó, señalando el hecho de que Beijing no admitiría públicamente que la primera muerte causada por el virus del PCCh había ocurrido hasta el 11 de enero, casi dos semanas después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. comenzaran a elaborar informes de situación sobre el brote.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en ese momento todavía estaba repitiendo la afirmación de Beijing, ahora desacreditada, de que no había transmisión de persona a persona, dijo Azar.

Los funcionarios de salud estadounidenses no tardaron en sospechar que no podían confiar en los informes de China, recordó Azar, y señaló que la explicación del régimen chino para el brote “no tenía sentido”.

“El director de los CDC de China, el Dr. Gao [Fu], le dijo a nuestro director de los CDC, el Dr. Bob Redfield, que el virus se había originado en animales del, ahora infame, mercado de Wuhan”, dijo Azar. “Sin embargo, en la primera semana de enero, hubo varios enfermos dentro de las familias de los infectados, por lo que era muy poco probable que los contagios se hayan presentado por contactos con animales, lo que sugería una transmisión de persona a persona”.

Azar mencionó varias ocasiones en las que Beijing y la OMS detuvieron iniciativas internacionales que buscaban comprender y contener el virus del PCCh antes de su propagación global. Por ejemplo, no fue hasta el 16 de febrero, cuando las infecciones a nivel global se acercaban a las 70,000, que se permitió a un equipo de expertos extranjeros realizar un viaje de campo a China.

“En ese momento, la intransigencia china significaba que la ventana de oportunidad había pasado”, dijo Azar. “Se han sembrado brotes del virus en todo el mundo. El país donde se originó nos había negado la oportunidad de conocer el virus”.

En otro ejemplo, Azar reveló que EE.UU. solicitó reiterativamente a Beijing aislamientos virales de pacientes chinos desde el pasado enero. Sin embargo, su departamento aún no ha recibido ninguno.

Obtener cifras precisas de casos o muertes relacionadas con el virus del PCCh en China, desde el brote inicial, ha sido casi imposible y los expertos consideran que las cifras que ha publicado el régimen son altamente dudosas.

Xi Jinping, el secretario general del PCCh, declaró en septiembre pasado, durante una gran ceremonia, que la pandemia fue erradicada con éxito en todo el país, mientras que el virus seguía devastando el resto del mundo, alegando que era una prueba de la supremacía del llamado “socialismo con características chinas”.

Sin embargo, dos semanas después de 2021, China está experimentando una serie de brotes importantes en la parte norte del país. Shijiazhuang, que se encuentra a unas 160 millas de Beijing, ha sido puesta bajo estricto bloqueo junto con sus 11 millones de residentes, después de que surgieran nuevos grupos de infecciones allí.

“China ha pasado la mayor parte de este año promoviendo descaradamente una versión orwelliana de los eventos, diseñada para persuadir al mundo de que su forma autoritaria de gobierno es la más adecuada para responder a una crisis de salud pública”, dijo Azar. “Los hechos son, sin embargo, que, si un virus nuevo como este hubiera surgido en una nación democrática, es posible que nunca se hubiera presentado un brote global”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


A continuación

Integrante de Black Lives Matter enfrenta cargos tras irrupción en el capitolio

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS