Algunas propuestas modestas para que DeSantis y Abbott continúen su excelente trabajo

Por Roger Simon
20 de Septiembre de 2022 2:51 PM Actualizado: 20 de Septiembre de 2022 2:51 PM

Comentario

Los recientes “traslados” de extranjeros “indocumentados” y, por tanto, “nobles” —en contraposición a los pobres infelices que realmente solicitan inmigrar legalmente— a Martha’s Vineyard, al patio delantero de la vicepresidenta Kamala Harris y a otros lugares semejantes por parte de los gobernadores republicanos Ron Santis de Florida y Greg Abbott de Texas han creado la previsible consternación entre los miembros del MHRC (Miembros de la Clase Rica Hipócrita).

George Bernard Shaw solía llamarlos MIRC (Miembros de la Clase Rica Ociosa) pero esta gente trabaja duro para destruir nuestro país. No son tan ociosos. Había que darles su merecido: el MHRC.

Por lo tanto, ya que la frontera abierta no solo está destruyendo a Estados Unidos a través de miles de muertes por fentanilo, el tráfico interminable de personas, la infiltración de terroristas, etc., sino que también está devastando al propio México, con los cárteles a punto de apoderarse de todo el país, si es que no lo han hecho ya, tuve que hacer mi pequeño servicio público y ofrecer las siguientes sugerencias a los gobernadores.

Señores, he aquí algunos posibles destinos en los que estoy seguro de que estos extranjeros ilegales en exceso (perdón, “pobres almas indocumentadas”) serán recibidos con los brazos más abiertos de la caridad, como lo fueron en Martha’s Vineyard. Esta gente, después de todo, es “progresista”.

Se preocupan.

-Aspen, Colorado (especialmente durante una importante conferencia de “élite”)
-La casa de Bill Gates en Medina, Washington
-La casa del director ejecutivo de BlackRock, Larry Fink, en North Salem, Nueva York
-El viñedo de Nancy Pelosi en Napa (pero dígales que tengan cuidado con los conductores borrachos)
-El club de tenis de Alejandro Mayorkas (sí, él juega)
-El jet privado de John Kerry antes de despegar hacia la próxima conferencia sobre el “clima”
-Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard el día de la primera clase de Brian Stelter.

Siéntase libre de añadir sus sugerencias en los comentarios. He intentado mantener esto un poco ligero, pero la situación no lo es.

Decir que estamos viviendo tiempos oscuros es un eufemismo. Cuando el FBI tomó el teléfono móvil de Mike Lindell en un Hardee’s, de una manera que mi amigo John Hinderaker compara adecuadamente con la Gestapo, sabes que estás viviendo en un país no muy diferente de la China comunista.

Gracias a Dios tenemos algunos políticos como DeSantis y Abbott que están dispuestos a levantarse y burlarse de ellos, pero en verdad, ahora depende principalmente de nosotros.

Somos la nueva “resistencia”. La izquierda —con un lavado de cerebro o sometida a una psicosis de formación masiva, si lo prefieres— enloqueció con la “apropiación cultural” (en este caso del Holocausto y la “résistance” francesa original) al declararse “la resistencia” tras la elección de Donald Trump.

Pero, ¿a qué se resistían exactamente? ¿Tuits desagradables a Rosie O’Donnell? ¿El cabello naranja? ¿A que la clase media y las minorías, incluidas las mujeres, tengan los mayores ingresos de su historia?

Lo más probable es que en realidad fuera la preservación de sus puestos de trabajo del Estado Profundo: una América que se había transformado en socialismo y que pronto sería absorbida por el globalismo, la tierra de “no tendrás nada y serás feliz”.

Pero ellos, los de arriba, tendrán mucho, más que nunca. Ya lo tienen.

Se supone que no te das cuenta de eso mientras los aviones privados vuelan hacia Davos, Suiza, para el último Foro Económico Mundial sobre cómo aliviar la pobreza. (Ya ven lo que quiero decir sobre los miembros de la clase rica hipócrita).

Hay que resistirse a esto a toda costa y de todas las maneras. Hay muchas, obviamente, pero una de ellas es la comedia, que en realidad está entre las más potentes. Estuvo presente en toda la Unión Soviética durante sus períodos más oscuros.

Debemos burlarnos constantemente de ellos de todas las maneras posibles, no solo a través de la a menudo hilarante Babylon Bee, o incluso como los estimables gobernantes están haciendo y esperemos que sigan haciendo, sino de todas las maneras posibles.

No pueden aceptar una broma porque ellos son una broma.

La resistencia mediante la burla debe ser una de nuestras principales armas. Y cuando nos burlemos, debemos burlarnos también de nuestros propios debiluchos, de aquellos que nos quieren hacer creer que estamos viviendo un periodo de “aquí no pasa nada”, con variaciones quizás menores.

Definitivamente no es así.

ADDENDUM: Alguien que podría beneficiarse enormemente del asunto de Martha’s Vineyard, si lo desea, es Alan Dershowitz. El afamado abogado se queja ad infinitum de que ya no es bienvenido en las fiestas de Vineyard, a pesar de que fue un buen chico y votó por Joe Biden.

Ahora, todos podemos ver claramente cómo son realmente los aduladores egoístas que habitan esa isla, expulsando a los extranjeros empobrecidos tan rápido como es humanamente posible, por no mencionar el comportamiento similar de los megahipócritas que dirigen las llamadas ciudades santuario desde Nueva York hasta California.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.