Algunos militares dicen que fueron “obligados” a vacunarse contra COVID, según encuesta

20 de cada 30 personas que admitieron haber recibido la vacuna afirman haber resultado perjudicadas por la vacuna.

Por J.M. Phelps
12 de Febrero de 2024 4:31 PM Actualizado: 12 de Febrero de 2024 4:31 PM

En una encuesta independiente realizada el otoño pasado, 229 personas que actualmente sirven en el ejército de EE.UU. participaron voluntariamente respondiendo a una multitud de preguntas. Los resultados ayudaron a revelar las dificultades que enfrentaron algunos miembros de las Fuerzas Armadas de EE.UU. que fueron cubiertos por el mandato de vacunación militar del secretario de Defensa, Lloyd Austin, de agosto de 2021.

Parte del cuestionario anónimo abordó el estado de vacunación anti-COVID de los militares encuestados, varios detalles sobre el mandato de vacunación militar ahora rescindido, así como la coerción deliberada que enfrentaron muchos de los que se opusieron.

Todas las ramas del ejército, así como los rangos de alistados y oficiales, respondieron a la encuesta. Los participantes de la encuesta sirvieron en el ejército durante un promedio de unos 16 años.

De los 229 participantes, 169 eran miembros del servicio activo. El ochenta y siete por ciento, 199, no estaban vacunados contra el COVID-19. De los 30 que fueron vacunados, solo 2 dijeron que habían querido hacerlo.

Veinte de los 30 individuos que admitieron haberse vacunado afirman que la vacuna les causó lesiones. El 93 por ciento de los participantes afirmaron conocer a alguien que creen ha resultado herido por la vacuna anti-COVID.

The Epoch Times habló con dos de los participantes de la encuesta que utilizaron un seudónimo por temor a represalias. Ambos enfatizaron que sus puntos de vista no reflejan los del Departamento de Defensa, ni los del Departamento del Ejército y el Departamento de la Fuerza Aérea, respectivamente.

Coerción

El oficial Alvin Johnson (un seudónimo) es un veterano de combate del Ejército con 20 años de experiencia en múltiples despliegues en todo el mundo. Se opuso a la vacuna anti-COVID que alguna vez fue exigida por el Departamento de Defensa (DOD) en agosto de 2021.

“No soy una rata de laboratorio y tampoco lo son las personas con las que trabajo”, le dijo a The Epoch Times.

El oficial Johnson fue uno de los 227 participantes que creen que la vacuna anti-COVID no debería haber sido obligatoria. Aproximadamente el 95 por ciento dijo que el mandato era ilegal.

“Mientras me resistía [a recibir la vacuna], me obligaron a usar una mascarilla y a menudo me señalaron por no estar vacunado”, dijo el oficial Johnson. Al llevar estas preocupaciones a su mando, “simplemente me dijeron: ‘Yo no hago las reglas’”. Pronto siguieron amenazas que afectarían negativamente su vida personal y su carrera.

Sin la vacuna, al oficial Johnson se le habría prohibido volver a casa para ver a su familia. En ese momento, su esposa corría el riesgo de sufrir un problema médico grave que podría requerir su presencia en cualquier momento. “Como ven, no tuve más remedio que vacunarme”, dijo. “Al mismo tiempo que se me impedía ver a mi esposa, también se ponían en peligro mis órdenes de despliegue”.

Al igual que el oficial Johnson, más del 72 por ciento de los participantes de la encuesta dijeron que fueron “obligados” a recibir la vacuna anti-COVID y/o refuerzos. Casi el 95 por ciento de los que se opusieron a la vacuna dijeron que enfrentaron represalias, incluidas amenazas verbales de acciones legales punitivas, pérdida de ascensos y exclusión de escuelas que impulsan los ascensos en sus carreras.

El oficial Johnson tomó a regañadientes la primera ronda de la vacuna anti-COVID en una cadena de farmacias local.

Después de que el mandato de agosto de 2021 fuera rescindido en enero de 2023 y de haber recibido la vacuna, el oficial Johnson todavía enfrentaba obstáculos en su avance profesional. “Con un Memorando de Amonestación de Oficial General (GOMOR) en mi expediente por rechazar inicialmente la vacuna, no fui ascendido a un rango superior”, dijo.

“Aunque desde entonces me vacuné, estoy perdiendo ingresos mensuales y cientos de miles de dólares a lo largo de mi vida en pagos de jubilación por no poder ascender”. Casi la mitad de los participantes en la encuesta dijeron que también se habían visto “perjudicados financieramente por el incumplimiento al mandato de vacunación anti-COVID”.

El oficial Johnson dijo que conoce a otras personas en una situación similar, incluidos algunos que se vieron obligados a retirarse o separarse del Ejército mucho antes de terminar su carrera. Casi el 90 por ciento de los participantes de la encuesta dijeron que conocen a alguien que fue separado u obligado a abandonar el servicio militar debido al mandato de vacunación anti-COVID.

“Como muchos de ellos, he sido vacunado y desplegado [a una zona de combate] por una organización que se volvió contra mí, y eso me ha causado un trauma emocional y psicológico bastante grande”, dijo. “Habiendo pasado mi vida adulta al servicio de mi país, mi experiencia ha sido absolutamente destructiva para mi moral y mi bienestar físico”.

Llamados a la rendición de cuentas

El sargento mayor Asher Grove (un seudónimo) ha servido en la Fuerza Aérea durante casi 20 años. Mientras investigaba sobre la vacuna anti-COVID dijo que nunca estuvo disponible la información sobre los riesgos adversos que podrían haber estado asociados con el medicamento para los miembros del servicio.

Según la encuesta, solo el 3 por ciento fue informado por personal médico calificado sobre los riesgos conocidos asociados con la vacuna anti-COVID, incluido el daño a la salud reproductiva de las mujeres y un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Con las vacunas pasadas, le entregaron “una hoja informativa”, dijo. Con una preocupación de salud preexistente y la guía de Dios, se opuso rotundamente a la vacuna anti-COVID.

Con la denegación tanto de la adaptación religiosa como de las solicitudes de exención médica, el sargento mayor Grove dijo que fue “abofeteado con una carta de reprimenda”. Según él, “esta fue la única coacción real a la que me enfrenté, que seguiría metiéndome en problemas por oponerme a la vacuna”.

En última instancia, fue una corte de apelaciones de Ohio la que confirmó una orden judicial para proteger a los miembros de la Fuerza Aérea de ser castigados por negarse a recibir la vacuna, lo que evitó que su carrera sufriera más repercusiones negativas. Lamentablemente, dijo, muchos otros miembros del servicio se vieron obligados a retirarse o separarse antes de la medida cautelar.

“Los dirigentes del Departamento de Defensa deberían rendir cuentas por la forma en que se aplicó [el mandato]”, afirmó. Los 229 participantes en la encuesta se mostraron de acuerdo con esta proposición.

“Habiendo sido testigo de tanta gente oponiéndose a la vacuna por motivos religiosos y más, pude presenciar la batalla más grande que he visto en mi vida”, dijo el sargento primero Grove. “No fue una batalla librada en un campo extranjero, sino una batalla contra el bien y el mal en nuestro propio país”.

Para él, la rescisión del mandato de vacunación en enero de 2023 fue “un paso en la dirección correcta, pero es necesario hacer más para que esto no vuelva a suceder”.

El Departamento de Defensa, el Departamento del Ejército y el Departamento de la Fuerza Aérea no respondieron al cierre de esta edición a las solicitudes de comentarios de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.