Pareja de ancianos fallece con minutos de diferencia y tomados de la mano

Por La Gran Época
21 de Mayo de 2019 Actualizado: 02 de Junio de 2019

Algunos dicen que el matrimonio entre hombre y mujer está predestinado y escrito. Esto ciertamente es verdad para esta pareja de ancianos, quienes se amaban y atesoraban el uno al otro, en la enfermedad y en la salud, hasta que la muerte los separó.

Tom de 84 años, y Delma Ledbetter de 82, un matrimonio de 62 años, estuvieron juntos hasta su último aliento en sus lechos de muerte, murieron tomados de las manos en un hogar de ancianos el 21 de abril de 2017.

Tom murió primero, luego Delma, con solo con 90 minutos de diferencia el uno con el otro.

Una foto de la pareja, muriendo tomados de la mano, inspiró a muchos cibernautas.

“Fue exactamente como quisieron irse. No podría haber sido mejor”, dijo su hija Donetta Nichols.

Su historia de amor comenzó cuando tenían alrededor de 20 años, en los años 1950.

La pareja de enamorados de Lake Jackson se conoció a través de amigos en común cuando vivían en Florida, e inmediatamente supieron que estaban predestinados a estar juntos.

Su primera cita no fue tan romántica y sucedió cuando Tom estaba moviendo su auto.

“Anduvieron alrededor de dos o tres diferentes cuadras o algo así y regresaron y estacionaron”, dijo Nichols.

“Él contó que se estiró y tomó su mano y le dijo ‘No sé qué me hizo hacer eso’, comentó. ‘Simplemente me estiré y le di un beso en la mejilla’”, relató Nichols.

Y tres semanas más tarde se casaron.

La pareja pasó sus últimos años viajando alrededor de Estados Unidos

Tom y Delma, que tuvieron dos hijas, siete nietos y siete bisnietos, contaban el uno con el otro para hacerse compañía en sus últimos años de vida.

En abril Delma se enfermó, seguida por Tom

Entonces en abril, Delma se enfermó, seguida por Tom días después, y tuvieron que hospitalizarlos en un hogar de ancianos.

“No podían tomarle el pulso. No podían tomarle la presión sanguínea. No podían tomarle nada. Sin embargo, mamá estaba aferrándose a algo. Parece que ese ‘algo’, era su esposo Tom, dado que él extrañamente se enfermó poco después de su amada esposa”, relató Nichols.

“Lo llevamos al hogar de ancianos con mamá. Habían juntado sus camitas y Mamá estaba recostada ahí mismo, mirando hacia él. Ella estaba dormida [sic] y papá se estiró y tomó su mano, él simplemente estuvo recostado ahí con ella, fue tan dulce”, continuó.

En efecto, una historia así de amor duradero y devoción es poco común en el mundo de hoy cuando el divorcio está desenfrenado. Su dulce historia de amor sirve para recordarnos que el matrimonio es un voto solemne que deberíamos mantener “hasta que la muerte nos separe”.

¡Estuvieron juntos por 62 años, e incluso ante la muerte, nunca se soltaron las manos!

Abuelo sorprende a su esposa de 67 años con un nuevo anillo de compromiso

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS