Alta demanda ante oleada de muertes por COVID está abrumando a funerarias y proveedores chinos

Por Eva Fu
25 de Enero de 2023 12:10 PM Actualizado: 25 de Enero de 2023 12:10 PM

El invierno nunca se había sentido tan sofocante para Zou, quien contó unas 20 muertes entre sus círculos sociales durante la ola masiva de COVID-19 que está afectando a China.

En todas las calles de su ciudad natal, en la ciudad histórica de Yueyang (con una población de unas 20,000 personas) en la provincia montañosa de Hunan, en el sur de China, se pueden ver tiendas de campaña conmemorativas, que indican los hogares que han perdido a miembros de su familia.

Son tantos que “da miedo”, dijo Zou, quien solo le proporcionó a The Epoch Times su apellido por temor a represalias.

Dijo que el cielo parece más oscuro de lo habitual, sin mucha luz solar, lo que aumenta aún más la sensación de temor en la pequeña ciudad a medida que el brote arroja una gran sombra. Solo en los últimos tres o cuatro días, entre 100 y 200 personas han muerto a causa de la enfermedad, dijo el 23 de enero.

En Shaoyang, una ciudad con una población de alrededor de 1.5 millones de personas que está a unas cuatro horas en auto hacia el sur, un residente que se negó a dar su nombre por razones de seguridad dijo que miles de personas mayores probablemente murieron durante el brote. En un momento dado, cuatro familias que vivían en el mismo callejón estaban de luto, le dijo a The Epoch Times el 18 de enero, y dijo que la situación era “increíble”.

Los crecientes temores han empañado el espíritu festivo durante las celebraciones del Año Nuevo Lunar, normalmente la mayor celebración del año, que comenzó el fin de semana.

Un videoclip que circula en las redes sociales dos días antes del Año Nuevo chino, grabado desde un automóvil que pasa por una zona residencial, muestra una calle desierta bordeada por una serie incesante de coronas y faroles de papel azul y blanco en señal de los fallecidos.

“Ves lo que les pasa a tus vecinos y te preocupas por tus propias familias”, le dijo a The Epoch Times una mujer apellidada Bao, de la ciudad de Shijiazhuang, en la provincia de Hebei.

Bao se negó a proporcionar su nombre de pila por motivos de seguridad. El nuevo año para ella transcurrió sin las habituales visitas a sus parientes, dijo.

A medida que el virus se extiende por todo el país, el régimen comunista chino ha seguido ocultando la verdadera escala del brote. Sin embargo, los relatos generalizados de muertes, hospitales y crematorios abrumados y la escasez de suministros funerarios apuntan a un número significativo de muertos.

China
Pacientes atendidos por familiares y personal médico en camas instaladas en la zona de entrada de un concurrido hospital en Shanghai, el 13 de enero de 2023. (por Kevin Frayer/Getty Images)

El aumento de las muertes ha llevado a los crematorios de todo el país a luchar por expandir drásticamente su capacidad.

Una revisión de The Epoch Times a 10 provincias y ciudades importantes encontró que más de 30 funerarias publicaron ofertas para hornos crematorios, urnas para cenizas, camionetas para transportar cuerpos y refrigeradores solo en las últimas tres semanas.

“Debido al fuerte aumento de los negocios, necesitamos urgentemente comprar dos máquinas clasificadoras de cenizas y equipos de posprocesamiento”, se lee en un aviso del 19 de enero publicado por Huzhou Funeral House en la provincia de Zhejiang, ubicada al sur de Shanghai.

En una licitación, ahora eliminada, emitida el 6 de enero por el gobierno de la ciudad de Shantou, en la provincia sureña de Guangdong, una funeraria solicitó una “compra de emergencia” de dos incineradores que estarían listos para usarse en 10 días. Aproximadamente en ese momento, un importante crematorio de Shanghai le dijo a The Epoch Times que estaban quemando entre 400 y 500 cuerpos todos los días, cuatro o cinco veces más que antes.

Suministros funerarios agotados

A medida que las calles chinas se llenaban de adornos para reflejar los duelos por los fallecidos y los coches fúnebres creaban atascos a las puertas de los crematorios, el precio de los productos funerarios se disparaba en medio de una demanda desorbitada.

Múltiples proveedores de urnas para cenizas y ataúdes confirmaron que estaban agotados o que tenían un inventario extremadamente bajo cuando The Epoch Times se comunicó antes del Año Nuevo Lunar. Cada entrevistado solo dio su apellido o se negó a ser identificado por temor a represalias.

China
Pacientes y cuidadores en la entrada cerrada de una sala de emergencias que se utiliza como un área de desbordamiento en un hospital en Shanghai, el 14 de enero de 2023. (Kevin Frayer/Getty Images)

Un fabricante de urnas para cenizas en Henan, la tercera provincia más poblada del país, no tenía existencias y la reposición podría demorar alrededor de un mes, dijo un representante de ventas de apellido Sun. Sun señaló que la situación no tiene precedentes en las casi dos décadas que ha estado trabajando en la industria.

“Nunca había ocurrido algo así”, declaró a The Epoch Times Qiu, representante de otro fabricante de urnas de la vecina provincia de Shandong, quien señaló al COVID-19 como la causa de la “tormenta” de nuevos pedidos.

Un fabricante de ataúdes de Jingdezhen, ciudad famosa por el arte de la cerámica, dijo que no tenía más de dos artículos en existencia y ha aconsejado a los clientes que compren lo que haya disponible sin elegir.

“Francamente, demasiadas personas murieron este año y la demanda es demasiado alta; simplemente no podemos hacer lo suficiente”, le dijo a The Epoch Times.

Los relatos de los lugareños de todo el país fueron igualmente sombríos.

Liang Yan, que usó un seudónimo por razones de seguridad, de Suzhou, una ciudad cerca de Shanghai, perdió el mismo día a tres miembros mayores de su familia, incluida su madre, a principios de este mes. La funeraria local había establecido un límite de 400 plazas durante un período de 24 horas. El 5 de enero, ella y varios miembros de su familia intentaron obtener un número cuando los lugares abrieron a la medianoche; tras solo 28 segundos, se colocaron en la plaza 160. El costo del funeral de su madre fue de más de 10,000 yuanes (alrededor de USD 14,740), el doble de la cantidad de un servicio de este tipo en el pasado.

La extrema escasez de suministros funerarios hizo que no hubiera ataúdes de cartón o madera disponibles para los restos de su madre. Todo lo que quedó fue una bolsa de papel y un sudario, le dijo a The Epoch Times.

TOPSHOT-CHINA-HEALTH-VIRUS
Dolientes asisten al funeral de un familiar que ha sido incinerado, en la funeraria Sipsongpanna Zhou de la ciudad de Jinghong, en la prefectura autónoma dai de Xishuangbanna, provincia china de Yunnan, el 10 de enero de 2023. (Noel Celis/AFP vía Getty Images)

Desilusión

Mientras la gran población china lucha contra un brote explosivo de COVID-19, las autoridades de Beijing han tratado de superponer una realidad diferente.

El mismo día que una de las principales universidades respaldadas por el estado chino publicó un informe que indicaba 900 millones de infecciones durante la última ola de COVID-19, los funcionarios del Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades de Beijing convocaron una conferencia para celebrar tres años de trabajo contra el brote. Durante la conferencia entregaron docenas de premios, y el jefe del Partido del centro, Huang Chun, declaró que la agencia había “estado a la altura de su misión”.

Haciéndose eco del tono triunfante estaba Jiang Yunzhong, un erudito marxista y funcionario del Partido en la Universidad de élite Tsinghua, en Beijing, quien dijo que el número de muertos por COVID-19 en China “todavía se encuentra en un rango aceptable”.

“Aunque mueran unos cuantos millones, ¿y qué?”, escribió en las redes sociales chinas el 14 de enero. “China tuvo 10 millones de muertes en 2021; incluso si hay 5 millones de muertes más, es solo un aumento del 50 por ciento, una diferencia entre dos muertes frente a tres muertes”.

Trabajadores médicos llevan EPP mientras llegan con un paciente en una camilla a una clínica de fiebre, en Beijing, China, el 9 de diciembre de 2022. (Kevin Frayer/Getty Images)

Hasta el momento, el régimen ha reconocido unas 72,000 muertes, una cifra que genera un alto grado de escepticismo entre expertos y residentes.

“Es una tragedia en la historia humana”, dijo Zou. “Ven esto como una broma graciosa e incluso quieren presumir de sus logros y convertirlo en un modelo para el mundo. No les importa en absoluto lo que piense la gente común”.

Las cifras poco realistas sobre el virus son lo que ha cambiado las mentes de la generación anterior, que creció bajo el lavado de cerebro del régimen y normalmente no permitiría ninguna discusión crítica contra el Partido Comunista Chino (PCCh), según Zou, quien describió esto como una señal de que los “genes rojos se están rompiendo”.

“Pude ver que estaban realmente enojados”, dijo. “Cuando hablan, preguntan: ‘¿Por qué están reportando datos como este?’ No podían entenderlo”.

“Solían disculpar todo lo que [las autoridades] decían, pero ahora han perdido completamente la confianza en ellos”.

Chang Chun, Yi Ru y Frank Fang contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.