Alto general de EE.UU. leyó a Marx, pero no entiende cómo está destruyendo a América

Por Lee Smith
25 de Junio de 2021 3:48 PM Actualizado: 25 de Junio de 2021 4:16 PM

Comentario

El jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, dice que le interesa la teoría. Esta semana pasada defendió la enseñanza de la teoría crítica de la raza en las academias militares de Estados Unidos porque cree que nuestras tropas deben entender la “rabia blanca”. Dijo que él mismo quiere entender por qué las familias estadounidenses que envían a sus hijos a servir bajo su mando están enfadadas. Y por eso cree que es bueno leer libros de autores como Robin DiAngelo e Ibram X. Kendi que llaman racistas a los estadounidenses blancos. Dice que es bueno para el ejército y el país, pero en realidad solo es bueno para Mark Milley y el resto de la clase de oficiales superiores que están haciendo sus planes de jubilación.

Milley dijo al comité que él también había leído a Marx, pero que eso no lo convierte en comunista. Tiene razón, pero señala claramente su ambición. Fuera de las salas de profesores de las universidades estadounidenses, nadie lee a Marx porque Marx es ilegible. Todos los que han leído los tres volúmenes de la obra maestra de Marx, “El Capital”, podrían caber en una pequeña celda de prisión.

Milley dijo que él lee para entender lo que otras personas piensan, pero la gente que se jacta de haber leído a Marx está tratando de dar forma a lo que otras personas piensan de ellos. Él se dirige al tipo de personas que piensan que leer a Marx forma parte de la base de una educación completa. En Estados Unidos, estos son los hombres y mujeres del establishment de la izquierda que, no por casualidad, se sientan en los consejos de administración de las grandes empresas y deciden quién gana un sueldo de un millón de dólares simplemente por ocupar el asiento del consejo de administración junto a ellos. Decir que has leído a Marx demuestra que estás bien, incluso si has pasado tu carrera con una bandera americana en el hombro.

Milley dice que lee para entender lo que motiva a la gente. Pero nadie en el mundo comunista, ni sus politburós ni sus proletarios, se han motivado nunca por Marx, independientemente de lo que hayan escrito en sus memorias o en las paredes de sus celdas.

Comprender la doctrina marxista no ayudó a explicar las acciones de los líderes soviéticos durante la Guerra Fría. La clase intelectual estadounidense decía que era importante entenderla porque querían que el gobierno federal les pagara por leer y escribir, así que decían que estaban en primera línea en la Guerra de las Ideas.

Si la Guerra Fría se hubiera reducido realmente a una Guerra de Ideas, Estados Unidos habría perdido. A pesar de toda la basura social realista que produjo el comunismo —intelectualmente insípida y moralmente vulgar como DiAngelo y Kendi y otras obras apreciadas por la clase a la que Milley pretende impresionar— los soviéticos también promovieron el gran arte, como las grandes compañías de ballet rusas y cineastas como Andrei Tarkovsky.

Incluso en Occidente, la mayoría de los mejores escritores y pensadores de la época se alistaron en el otro bando. Por ejemplo, Jean Paul-Sartre, uno de los intelectuales más célebres del siglo XX, apoyó el comunismo, la violencia revolucionaria y durante un tiempo a Josef Stalin.

Sartre se burló de los granjeros del Medio Oeste que vigilaban la Brecha de Fulda para protegerlo a él y a sus amigos en los cafés de París, pero aun así Estados Unidos ganó la Guerra Fría porque no tenía nada que ver con la Guerra de las Ideas. Más bien se debió a que las familias de esos muchachos apostados en Europa constituían el núcleo de la clase media, que siempre ha sido el motor de las economías productivas. Los soviéticos perdieron porque, como todos los regímenes comunistas, habían saqueado la riqueza que creó su clase media.

En resumen, los que leen a Marx están entre los menos informados sobre la naturaleza del comunismo. Por otro lado, los estadounidenses que han sufrido las depredaciones de las élites que Milley está cortejando tienen una mejor comprensión del comunismo que cualquier profesor universitario. De hecho, lo que hemos aprendido sobre el comunismo en los últimos años nos obliga a reinterpretar el relato histórico.

El comunismo no tiene nada que ver con la ideología. La ideología (sacar a las masas de la pobreza, hacer a todas las personas iguales, etc.) es solo una fachada para la guerra de clases. Pero la guerra de clases no es, como la describen los marxistas, entre las masas del proletariado y la burguesía. Más bien, el proletariado es simplemente el instrumento que la élite oligárquica —conocida en la Unión Soviética, por ejemplo, como la nomenklatura— utiliza para mantener a raya a las clases medias mientras les roba su riqueza.

Después de ver las operaciones en serie para destruir el liderazgo del movimiento America First —desde el Rusiagate hasta el segundo impeachment de Donald Trump— los confinamientos por el COVID-19, los disturbios por George Floyd y ahora el esfuerzo por categorizar a los votantes de Trump como terroristas domésticos, no necesitamos una teoría para entender la naturaleza de lo que históricamente se ha llamado “comunismo” para ocultar el hecho de que no es más que la toma de poder de una élite oligárquica. Lo estamos viviendo.

El general Milley tampoco necesita la teoría crítica de la raza para entender por qué los estadounidenses de clase media que envían a sus hijos a servir bajo su mando están enfadados con las élites a las que adula promoviendo sus ideas. Simplemente no está haciendo las preguntas correctas, que son estas:

¿Por qué están enfadados porque exportamos sus trabajos a China? ¿Por qué están enfadados porque enviamos a sus hijos a matar y morir en guerras extranjeras estratégicamente inútiles que solo promueven nuestros intereses? ¿Por qué les molesta que denigremos sus símbolos y sus monumentos, sus héroes y su historia? ¿Por qué están enfadados porque destruimos sus negocios e impedimos que sus hijos vayan a la escuela? ¿Por qué les molesta que no les dejemos visitar a sus seres queridos en las residencias de ancianos y en los hospitales mientras agonizan? ¿Por qué se enfadan cuando les decimos que son racistas, y que su país será rehecho a imagen y semejanza de los que animamos a cruzar nuestras fronteras ilegalmente, y de los criminales que enviamos a las calles para que los maten? ¿Por qué se enfadan cuando les decimos que no hay lugar para ellos en el nuevo país hasta que confiesen el mal que han hecho?

Lee Smith es miembro senior de America’s Future y autor del libro recientemente publicado “The Permanent Coup: How Enemies Foreign and Domestic Targeted the American President” (El golpe permanente: Cómo los enemigos extranjeros y domésticos apuntaron al presidente estadounidense).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.