Altos precios de la insulina ponen en jaque a diabéticos

26 de Agosto de 2016 Actualizado: 26 de Agosto de 2016

De acuerdo a un reportaje publicado por Telemundo, en Estados Unidos 29 millones de personas padecen de diabetes. Los hispanos están entre los más afectados, ya que la diabetes afecta al 16,9% de este grupo, según los Centro de Control de Enfermedades (CDC). Además, los hispanos tienen un 51% de posibilidades más de morir a causa de complicaciones derivadas de la enfermedad crónica.

De acuerdo con una nota publicada por HealthDay News durante el periodo estudiado, -2002 a 2013- los costos aumentaron de 231 dólares al año por paciente, a 736 dólares. La investigación la realizaron especialistas de la Universidad de Melbourne, en Australia, junto a colegas de la Universidad de Michigan, quienes recolectaron información sobre casi 28,000 pacientes con una edad promedio de 60 años.

Para empeorar las cosas, entre 2011 y 2013 el precio al por mayor de la insulina aumentó hasta en un 62%, según el Dr. Mayer Davidson, profesor de medicina en la Universidad Charles R. Drew de Medicina y Ciencia en Los Ángeles. “Esto raya en lo increíble”, declaró Davidson, y evocó los tiempos, en 2001, cuando la insulina concentrada costaba 45 dólares al por mayor, mientras que en 2015 esa misma cantidad para un suministro mensual alcanzó los 1.447 dólares.

(Foto: NOAH SEELAM/AFP/Getty Images)
(Foto: NOAH SEELAM/AFP/Getty Images)

Philip Clarke, profesor en la Escuela de Población y Salud Global y en el Centro de Políticas de Salud de Melbourne, explicó que uno de los factores de peso para este incremento se debe a que cada vez con más frecuencia se está sustituyendo la insulina tradicional por la insulina análoga.

“Aunque estos pueden ser mejores para algunos pacientes -puntualiza Clarke-, son mucho más costosos que la insulina humana que está sustituyendo”.

Por otra parte, puntualiza el trabajo de Telemundo, actualmente los médicos serían más proclives a recetar insulina a las personas con diabetes tipo 2, lo que incrementa el número de la población necesitada, que ya era numerosa tan solo con aquellos que padecen la diabetes tipo 1.

Tan solo en Montana, según estadísticas estatales y de la Asociación Americana de la Diabetes, de 65.000 a 70.000 personas han sido diagnosticadas, y se cree que cerca de otras 26.000 la padecen, aunque no han sido declaradas diabéticas oficialmente.

El establecimiento del precio de la insulina, como el de otros medicamentos, depende de los fabricantes, de las compañías de seguros y de la administración de beneficios farmacéuticos, esos intermediarios que negocian los precios que pagan las aseguradoras.

Artículo original aquí

TE RECOMENDAMOS