Amigos llevan a un compañero discapacitado en “mochila” adaptada a sus aventuras alrededor del mundo

Por Louise Bevan
18 de Agosto de 2021
Actualizado: 18 de Agosto de 2021

Seis grandes amigos decidieron no dejar que la movilidad reducida de uno de los integrantes del grupo aplacara su sed de aventura. Lo único que se interponía en su camino era la silla de ruedas.

Así que diseñaron una mochila a cambio.

“Tanto si uno gana como si uno pierde, su batalla no es su identidad”, dijo por correo electrónico a The Epoch Times Kevan Chandler, de 35 años, que vive en Fort Wayne, Indiana, con su esposa. “De hecho, su respuesta a la batalla dice más sobre usted que la propia batalla”.

(Cortesía de We Carry Kevan)

Kevan, escritor y fundador de la organización sin ánimo de lucro “We Carry Kevan”, nació con atrofia muscular espinal de tipo 2, una rara enfermedad neuromuscular. Creció con sus padres y dos hermanos en Carolina del Norte. La mayor aspiración de Kevan siempre ha sido ver el mundo. Por eso, para hacer posible esta hazaña, Kevan trabajó con su padre y algunas otras personas para diseñar una “mochila” personalizada donde lo pudieran sujetar y transportar con seguridad.

Los amigos se turnaron para llevar a Kevan a sus espaldas y emprendieron una serie de excursiones a algunos de los lugares más emblemáticos del mundo. La mayoría de sus destinos eran inaccesibles para Kevan en su silla de ruedas.

Sus aventuras comenzaron en 2016 en Europa. Durante este viaje, su amigo y cineasta Luke Thompson rodó una película: “La vista desde aquí”. Ese mismo año, el grupo hizo una excursión a la montaña Pilot de Carolina del Norte.

(Cortesía de We Carry Kevan)

En el verano de 2018, en representación de su organización sin ánimo de lucro, “We Carry Kevan” (“Nosotros llevamos a Kevan”), se aventuraron a China para realizar un recorrido de tres semanas por Guilin, Luoyang y Beijing, y la formidable Gran Muralla China.

El equipo principal estaba conformado por, en palabras de Kevan, Marcus, “un gran activo”, Tom “el instigador”, Ben “la figura paterna responsable”, el cineasta Luke Thompson y tres guías expertos: Phil, Nate y Danny, el traductor.

Después de navegar por múltiples formas de transporte público y un paseo en góndola entre los árboles, Kevan se sintió “en la cima del mundo” al escalar la Gran Muralla China el último día.

“El pasado, el presente y el futuro parecían fundirse en uno solo”, dijo a The Epoch Times. “Podíamos ver kilómetros a nuestro alrededor, especialmente cuanto más alto estábamos. Y, por supuesto, ¡fue un sueño hacerlo con este grupo de increíbles hermanos!”.

(Cortesía de We Carry Kevan)

Thompson coincidió, asegurando que él y sus compañeros de viaje favoritos están “construyendo recuerdos juntos y compartiendo la vida”.

“Somos la estructura de apoyo físico [de Kevan], especialmente cuando viaja sin su silla”, dijo Thompson. “Nuestro trabajo se enfoca en escuchar y hacer preguntas para identificar qué ayuda puede necesitar Kevan”.

Describió que compartir la mochila con otros fue una “increíble extensión de nuestra misión de redefinir la accesibilidad”.

El equipo reunió a innumerables seguidores, admiradores y amigos durante el camino, un par de los cuales se ofrecieron a llevar a Kevan por un rato. Thompson rodó una serie documental de seis partes, “We Carry Kevan – In China”, a lo largo del camino.

(Cortesía de We Carry Kevan)

Durante su viaje, el grupo visitó dos orfanatos chinos para niños con necesidades especiales. Llevaron prototipos de la mochila de Kevan a un centro de Luoyang, proporcionando diversión y respiro a niños que quizá nunca hayan conocido la movilidad más allá de los portabebés, las sillas de ruedas y los caminadores.

Aparte de las aventuras del equipo, Kevan se sintió profundamente conmovido por estas experiencias.

“Aquí se forjaron algunas amistades muy queridas con el personal y los niños, así que no fue tanto un reto físico como emocional”, dijo, añadiendo que un punto culminante personal fue “rodar por el suelo con los niños y ver realmente la vida en sus dulces ojos”.

(Cortesía de We Carry Kevan)

Kevan dijo que su padre le presentó a Jesús cuando tenía 6 años, y desde entonces su fe le ha ayudado a superar muchas pruebas y tribulaciones de la vida.

“No solo me da la fuerza y la gracia para vivir la vida al máximo, sino que su amor por mí, su muerte en la cruz y su resurrección, anulan cualquier defecto de mi cuerpo (¡que son muchos!) y me dan mi verdadero valor como niño errante adoptado por Dios”, añadió Kevan.

La mochila adaptada se está fabricando para el público y ya se ha distribuido a más de 500 familias de todo el mundo. Cualquiera puede patrocinar una mochila a través del sitio web de la organización sin ánimo de lucro.


Thompson ve que la historia de Kevan tiene eco en la gente, y afirma que esto significa que aún queda trabajo por hacer para normalizar las opciones de accesibilidad. “Nos estamos enfocando en conectar a las personas con las mochilas, los cuidadores y las experiencias”, dijo.

Hasta la fecha, Kevan y sus amigos han visitado juntos siete países. Sin embargo, ahora el deseo de Kevan es que otros se enfoquen, a medida que más personas sean transportadas y otros decidan convertirse en los portadores. Incluso escribió un libro sobre su viaje y su misión.

A todos los que intentan superar una batalla propia, Kevin les aconseja: “Tengan paciencia con sus batallas, estén presentes y sean amables con los que les rodean, confíen en Dios y búsquenlo en sus dificultades”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS