ANÁLISIS: China se encamina hacia una década de estancamiento económico

"La gente tiene que aprender que los días del rápido crecimiento chino, alimentado por la deuda, básicamente han terminado", afirma un analista

Por Terri Wu
14 de Agosto de 2023 12:23 PM Actualizado: 14 de Agosto de 2023 12:23 PM

China ha entrado en deflación tras meses de decepcionantes resultados en las exportaciones, la industria manufacturera, las ventas de viviendas y el empleo entre los jóvenes. Esto ha llevado a que el Partido Comunista Chino (PCCh) reclame con más fuerza medidas de estímulo para reactivar la tambaleante economía.

La segunda mayor economía del mundo lleva meses pasando apuros, sin lograr el auge pospandémico que muchos habían previsto. Los últimos datos de julio mostraron que las exportaciones registraron su mayor caída interanual desde antes de la pandemia, y que las importaciones acumulaban cinco meses seguidos de descensos. Los precios franco fábrica cayeron por décimo mes consecutivo, mientras que las ventas de viviendas nuevas registraron su caída mensual más significativa desde julio de 2022.

Si Beijing ha estado esperando el mejor momento para impulsar la economía china o intentando evitar el riesgo moral de rescatar a su sector inmobiliario y a sus gobiernos locales, fuertemente endeudados, no debería esperar más, han argumentado algunos analistas.

Pero algunos dicen lo contrario: el PCCh no está esperando, simplemente no tiene el dinero o el espacio fiscal para hacerlo.

Esa es la opinión de William Lee, economista jefe del Milken Institute, un think tank económico con sede en California, y de Christopher Balding, experto en la economía china de la Henry Jackson Society, un think tank con sede en el Reino Unido.

En opinión del Sr. Balding, la economía china será “muy, muy lenta” y “se convertirá en un largo lío mientras Beijing pueda prolongarlo”.

“La gente tiene que aprender que los días del rápido crecimiento chino, alimentado por la deuda, han terminado”, declaró a The Epoch Times. “Y ahora sólo intentan evitar que se derrumbe”.

Edward Yardeni, presidente de Yardeni Research, una consultora de inversión global de Nueva York, es más específico en sus predicciones. Dijo que la economía china entraría en un “estancamiento económico” que “podría muy bien durar los próximos 10 a 20 años”.

“Creo que lo que sea que [el PCCh] haya dicho que cree que la economía puede crecer, yo lo reduciría a la mitad”, declaró a The Epoch Times. “Así que nos enfrentamos más bien a un crecimiento del 0 al 2 por ciento en los próximos años”.

Una mujer pasea entre las tiendas de un centro comercial de Beijing el 18 de julio de 2023. (Greg Baker/AFP vía Getty Images)

El PCCh no puede pagar un gran estímulo

Los expertos afirman que el PCCh es sencillamente incapaz de inyectar un impulso significativo a la economía china.

El Sr. Lee, del Milken Institute, dijo que los gobiernos locales habían sido los canales tradicionales para aplicar estímulos en China. Ahora están muy endeudados y quieren la ayuda de Beijing , pero Beijing también tiene un exceso de deuda —26 billones de yuanes (unos 3.6 billones de dólares) a finales de 2022, según el recuento oficial del PCCh. Por tanto, Beijing no puede financiar nuevos gastos sin subir los impuestos, afirmó.

Rhodium Group calculó que los vehículos de financiación de los gobiernos locales, que las ciudades utilizan para recaudar fondos para proyectos de infraestructuras e inmobiliarios, ascendían a 59 billones de yuanes (más de 8 billones de dólares) el año pasado, aproximadamente la mitad del producto interior bruto (PIB) de China. Según el mismo informe, las deudas locales adicionales a través de escuelas, hospitales y otros medios elevarían el total a cerca del 100% del PIB.

“Reestructurar la deuda local o ‘resolver’ el problema de la deuda de los gobiernos locales cambiaría toda la economía china”, advirtieron los analistas de Rhodium sobre este problema que dura ya una década. “Cualquier resolución significativa del problema de la deuda local probablemente desencadenaría una significativa ralentización estructural de la inversión, y una fuerte desaceleración del crecimiento económico durante la próxima década”.

Las administraciones locales y el sector inmobiliario luchan juntos.

En promedio, la venta de terrenos representa más del 30% de los ingresos totales de las administraciones locales. Esa proporción llega al 50% en algunas provincias costeras con precios del tierra más elevados. Cuando los promotores no compran terrenos debido a la fuerte deuda y a la caída de los precios inmobiliarios, los municipios tienen dificultades para pagar sus deudas.

El Sr. Balding dijo que el PCCh no tiene dinero para rescatar a los promotores y espera que los consumidores resuelvan el problema comprando más bienes inmuebles. Pero los consumidores están más informados sobre los riesgos y no quieren pagar la factura.

La situación se ha convertido en una en la que Beijing, los gobiernos locales y los consumidores se están tirando la pelota de la deflación unos a otros, dijo, señalando que los consumidores no están gastando, y esta baja demanda no levantará la economía china.

Utilizó el ejemplo de Evergrande, el promotor inmobiliario más endeudado del mundo, para ilustrar la magnitud del problema y por qué el PCCh no tiene dinero para rescatar al sector inmobiliario.

Evergrande tenía 1.7 billones de yuanes (236,000 millones de dólares) de deuda a corto plazo y 13,000 millones de yuanes (1800 millones de dólares) de efectivo en caja, según su informe anual de 2022 (pdf).

El Sr. Balding equiparó esa situación a la de una persona que tuviera 100,000 dólares en el banco y 2 millones de dólares de deuda vencida en su tarjeta de crédito. Por tanto, pagar la deuda parece imposible.

Para ilustrar mejor este punto, señaló al Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), el mayor banco del mundo por activos totales, que informó (pdf) de una base de capital de 4.3 billones de yuanes (597,000 millones de dólares) a finales de 2022.

Si se condonara la deuda de Evergrande, se tragaría alrededor del 40% del capital del ICBC.

El ejemplo anterior, señaló, era para explicar la magnitud del problema con el sector inmobiliario sin conocer la exposición total del ICBC a Evergrande. Según los reportes, el ICBC es uno de los principales acreedores de Evergrande.

¿Rescatará la comunidad internacional al PCCh? El Sr. Balding cree que no.

“La razón más sencilla es que nadie en el mundo tiene la cantidad de capital que Beijing necesitaría”, dijo.

Basándose en que los activos totales del sistema bancario chino ascienden a unos 50 billones de dólares, dijo que incluso una recapitalización del 20% requeriría 10 billones de dólares, lo que equivaldría a salvar 50 Silicon Valley Banks, el banco de tamaño medio que se hundió en marzo debido a una mala gestión del riesgo.

“El FMI no dispone de ese tipo de dinero”, afirmó, y añadió que tampoco lo tienen los inversores internacionales.

Obreros construyen una vía férrea en Haian, en la provincia oriental china de Jiangsu, el 9 de agosto de 2023. (STR/AFP vía Getty Images)

El PCCh y el sector privado

En los últimos meses, las autoridades chinas han recurrido a la publicación frecuente de nuevas políticas, sin llegar a desplegar medidas de estímulo concretas.

Sólo en julio, las autoridades chinas anunciaron múltiples políticas para apoyar a las empresas privadas, fomentar el consumo de productos electrónicos y automóviles, ampliar el plazo de vencimiento de los préstamos inmobiliarios y mejorar el sistema educativo para hacer frente a la elevada tasa de desempleo juvenil, después de que el banco central bajara las tasas de interés oficiales un mes antes.

“El gobierno no está desplegando un conjunto sólido de medidas de estímulo fiscal porque, en primer lugar, el espacio fiscal es limitado debido al elevado endeudamiento del gobierno local y federal. Así que no pueden financiar el gasto fiscal emitiendo deuda”, declaró Lee, del Milken Institute, a The Epoch Times.

“En segundo lugar, el principal objetivo de la política fiscal es fortalecer el sector privado. Y no tienen credibilidad para convencer al sector privado de que sus políticas no volverán a dar marcha atrás por lo que acaban de hacer”, añadió, refiriéndose a la agresiva represión del régimen chino contra las empresas privadas en los últimos tres años.

El Sr. Balding calificó las nuevas políticas de “medidas inútiles”.

El 28 de julio, a raíz de una política de fomento del crecimiento del sector público, el Consejo de Estado, similar a un gabinete, creó una plataforma en línea para recoger quejas sobre las empresas privadas que se enfrentan a obstáculos. Este es el ejemplo favorito de “no hacer nada” del Sr. Balding, ya que no cree que ninguna empresa privada de China vaya a presentar ninguna denuncia.

Gary Ng, economista jefe para Asia-Pacífico de Natixis, banco francés de empresas e inversiones, afirmó que las autoridades chinas han mostrado un cambio de rumbo en su política, pero su aplicación está encontrando obstáculos.

Por ejemplo, la mayoría de los préstamos bancarios siguen yendo a parar al “actor seguro” o a las empresas estatales (SOE), afirmó. “Para las empresas privadas, dudo de cuánto dinero pueden conseguir, porque si nos fijamos en lo ocurrido recientemente en Country Garden, está bastante claro que la tensión sigue siendo muy alta”.

La sede de la promotora china Country Garden Holdings en Foshan, provincia china de Guangdong (sur), el 15 de junio de 2023. (STR/AFP vía Getty Images)

El 11 de agosto, Country Garden, la mayor promotora de China por ventas en 2022, advirtió de que podría perder hasta 7600 millones de dólares en el primer semestre de este año. También confirmó anteriormente que había dejado de pagar 22.5 millones de dólares en bonos internacionales. Y ello después de que la empresa obtuviera en noviembre una línea de crédito de 7000 millones de dólares de un banco respaldado por el Estado.

En cuanto a las subastas de terrenos, el Sr. Ng dijo que las empresas estatales ganan ahora el 80%, frente al 40-50% del pasado. Añadió que los gobiernos locales están reteniendo los pagos que se supone que deben pasar a los promotores cuando se cumplan los hitos de la construcción.

El sector privado chino obtuvo menos del 15% del total de préstamos a empresas durante el primer trimestre. Los últimos datos de julio mostraban que los nuevos préstamos a empresas eran los más bajos en casi tres años.

“Creo que sigue habiendo una presión muy clara en términos de esta preferencia hacia el actor más seguro. Y las empresas que más necesitan la liquidez siguen sin poder conseguirla”, declaró el Sr. Ng a The Epoch Times.

Un cliente compra frutas y verduras en un mercado de Beijing el 9 de agosto de 2023. (Pedro Pardo/AFP vía Getty Images)

“Decirle a un gobierno comunista que no sea comunista”

Para el Sr. Balding, el régimen comunista y el sector privado están fundamentalmente en conflicto.

“Le estás diciendo a un gobierno comunista que deje de ser comunista cuando dices que Beijing tiene que fomentar el sector privado”, afirmó. “Le estás diciendo al gobierno comunista: ‘Si dejan de ser comunistas, las cosas irán mejor'”.

“Voy a ser franco”, dijo, y añadió: “A fin de cuentas, toda la economía china sigue girando en torno al Estado”, porque el Partido controla el capital.

El PCCh ha construido su legitimidad diciendo al pueblo chino que era un buen gestor económico y financiero del país, afirmó el Sr. Balding. “Beijing no puede permitir un acontecimiento, un aterrizaje forzoso, una crisis, algo así; simplemente no puede. Porque si lo hacen, será el fin del PCCh”.

“Y harán todo lo que puedan para impedir esa situación”, añadió. Pero con recursos y medios limitados, es probable que el PCCh arrastre el declive del país durante el mayor tiempo posible”.

El Sr. Yardeni cree que el PCCh es responsable de los actuales problemas económicos del país, ya que parte de su crecimiento pasado “se hizo con los excesos especulativos y las malas políticas gubernamentales, especialmente la política del hijo único”.

La política exterior del PCCh también ha tenido un impacto directo en los mercados de exportación de China.

“La política exterior de China ha sido muy agresiva y hostil hacia Occidente. Y Occidente ha respondido reconociendo que las empresas occidentales tienen que depender mucho menos de los proveedores chinos”, añadió.

Titulados universitarios asisten a una feria de empleo en Wuhan, provincia central china de Hubei, el 10 de agosto de 2023. (TR/AFP vía Getty Images)

La confianza es la clave

El descenso de diez meses en los precios franco fábrica sugiere que el entorno deflacionista está “cada vez más arraigado”, según el Sr. Lee.

Dijo que el efecto en cadena hace que la gente retrase el gasto: cuando a las empresas no les va bien, pueden despedir a gente. Dada la tasa de desempleo juvenil de China, superior al 20%, los consumidores están preocupados por el empleo de sus hijos y el suyo propio. Al mismo tiempo, el precio de la propiedad, donde muchos chinos invirtieron sus ahorros, está bajando.

“Cuando la riqueza disminuye y los ingresos no son seguros, la gente no gasta”, añadió el Sr. Lee.

El Sr. Ng se mostró de acuerdo. La situación económica actual no se produjo de la noche a la mañana. Pero, en los últimos años, los hogares y las empresas seguían creyendo que podrían ganar más dinero en el futuro, según él.

“Pero ahora mismo, todo el mundo se ha vuelto más cauto simplemente porque no están demasiado seguros sobre el futuro”, dijo el Sr. Ng. “Así que creo que, en una palabra, la confianza es lo más importante a tener en cuenta en el futuro”.

Añadió que la incertidumbre reguladora también ha desempeñado un papel esencial en la baja confianza en el mercado. El Sr. Ng afirmó que el régimen chino ya no sitúa el crecimiento como su primera prioridad. Aunque no hay mucha coherencia en las políticas actuales de Beijing, si hay que resumir un nuevo tema prioritario de las últimas directrices del régimen, sería la estabilidad.

¿Qué señales necesitamos ver para saber que ha vuelto la confianza? Mencionó dos cosas.

“En primer lugar, necesitaremos ver un repunte muy claro del consumo y de la inversión empresarial”.

“Y en segundo lugar, necesitaremos ver también un repunte en los precios de los activos en China, que generalmente está más relacionado con la renta variable, y también con los bienes inmuebles, porque eso demostrará realmente que la gente tiene más confianza en no poner el dinero en los ahorros bancarios y que está dispuesta a consumir o invertir”.

El Sr. Ng no espera que esto ocurra al menos hasta finales de este año o principios del próximo.

Señaló que 2024 sería más difícil porque ya no tiene el “factor base”, refiriéndose a las bajas cifras económicas de 2022, un año pandémico, para que 2023 muestre crecimiento.

“Se trata realmente del año que viene, porque si no vemos un repunte muy significativo en la confianza de los consumidores y las empresas, creo que las perspectivas de crecimiento serán mucho más difíciles el año que viene”, afirmó.

En opinión del Sr. Yardeni, la situación de China es similar a lo que ocurrió en Japón a finales de la década de 1980, señalando la burbuja inmobiliaria del país y el envejecimiento de la población.

“Van a enfrentarse a un periodo de estancamiento económico debido a la demografía, al estallido de su burbuja especulativa”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.