ANÁLISIS: Cómo Biden intenta redefinir la libertad en la política estadounidense

Por Nathan Worcester
23 de Mayo de 2023 7:52 PM Actualizado: 23 de Mayo de 2023 7:52 PM

Análisis de noticias

En la política estadounidense, la gente no siempre está de acuerdo sobre el significado de “libertad” (freedom).

El expresidente Barack Obama declaró en su segundo discurso de investidura que “preservar nuestras libertades individuales requiere, en última instancia, una acción colectiva”.

Sonando un poco como el expresidente George W. Bush, cuyo segundo discurso de investidura “comprometió a Estados Unidos con el objetivo último de acabar con la tiranía en el mundo”, Obama vinculó la libertad a una política exterior expansiva.

“Apoyaremos la democracia desde Asia a África, desde América a Oriente Medio, porque nuestros intereses y nuestra conciencia nos obligan a actuar en nombre de quienes anhelan la libertad”, afirmó Obama.

El presidente Donald Trump (2º izda.), la primera dama Melania Trump (izda.), el ex presidente Barack Obama (2º dcha.) y la ex primera dama Michelle Obama caminan juntos tras la toma de posesión, en el Capitolio de Washington, el 20 de enero de 2017. (Kevin Dietsch/Getty Images)

En cambio, el discurso de investidura del expresidente Trump esbozó una visión diferente, en la que la libertad estaba estrechamente vinculada a la lealtad nacional.

“Seamos negros, morenos o blancos, todos sangramos la misma sangre roja de patriotas. Todos disfrutamos de las mismas gloriosas libertades, y todos saludamos la misma gran bandera estadounidense”, dijo.

Trump también sonó diferente de Obama en política exterior.

“Hemos defendido las fronteras de otras naciones, mientras nos negábamos a defender las nuestras”, declaró.

El discurso de investidura del presidente Joe Biden, pronunciado después del 6 de enero en medio de la pandemia de COVID-19, no incluye la palabra “freedom” en absoluto, aunque “liberty” sí aparece dos veces.

En la temporada de fiestas de 2021, el presidente tenía poco positivo que decir sobre la libertad individual, al menos en lo referente a ciertas restricciones y mandatos del COVID-19.

“A la gente que no está vacunada: Puede que piensen que sólo ustedes se ponen en peligro, pero es su elección. Su elección no es sólo una elección sobre usted; afecta a otras personas”, dijo el 21 de diciembre de 2021.

El presidente Joe Biden regresa a la Casa Blanca en Washington, D.C., procedente de Delaware, el 12 de diciembre de 2021. (Tasos Katopodis/Getty Images)

Apenas tres meses después, con la guerra entre Rusia y Ucrania en marcha, Biden habló de libertad al justificar las sanciones a Rusia y el envío de material estadounidense a Ucrania.

“En la perenne lucha por la democracia y la libertad, Ucrania y su pueblo están en primera línea luchando para salvar a su nación”, declaró el comandante en jefe.

A medida que se prepara para 2024, la libertad aparece más a menudo en la retórica de Biden.

En el primer anuncio televisivo de su campaña, emitido a finales de abril, un narrador dice que la libertad es una de las cosas “que más apreciamos como estadounidenses”.

La libertad y otros valores estadounidenses fundamentales están, dice el narrador, “bajo el ataque de un movimiento extremista que pretende anular elecciones, prohibir libros y eliminar el derecho de la mujer a elegir”. El 6 de enero aparecen en pantalla manifestantes con banderas de Trump.

El narrador afirma que “Joe Biden ha hecho de la defensa de nuestras libertades básicas la causa de su presidencia” antes de repasar una lista de “libertades básicas”, ninguna de las cuales figura en la Constitución ni en la Declaración de Derechos:

“La libertad de las mujeres para tomar sus propias decisiones de salud, la libertad de nuestros niños para estar a salvo de la violencia armada… para que los ancianos vivan con dignidad, y para dar a cada estadounidense la libertad que conlleva una oportunidad justa de construir una buena vida”.

Para el estratega republicano Wes Farno, el mensaje suena hueco.

“Creo que el anuncio es pura hipérbole para encubrir el completo desastre de la Administración Biden y un intento mediocre, en el mejor de los casos, de cambiar la realidad de su administración”, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico del 23 de mayo.

“Utiliza imágenes de un niño pequeño colocando una bandera estadounidense para, momentos después, hablar del derecho a matar bebés”, añadió Farno.

El político y estratega demócrata David Carlucci lo ve de otra manera.

“Los demócratas están arrebatando la palabra libertad del léxico republicano porque los republicanos se lo están poniendo fácil. Un partido que quiere prohibir libros, decirle a una mujer lo que debe hacer con su cuerpo y censurar a las empresas por desacuerdo político es un partido que merece ser presentado como contrario a la libertad”, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico del 22 de mayo.

Farno dijo que el mensaje de “libertad” podría depender de la activación de los votantes que se preocupan por el aborto. Fue un tema candente en las elecciones legislativas de 2022, en las que muchos creen que el Partido Republicano obtuvo malos resultados después de que la Corte Suprema anulara el caso Roe contra Wade.

“La realidad es que el 60% de los estadounidenses no apoyan el aborto a petición, que es lo que en última instancia están promoviendo”, dijo Farno, citando una encuesta de abril de 2023 de NPR/PBS NewsHour/Marist, según la cual dos tercios de los estadounidenses quieren que el procedimiento se restrinja al primer trimestre, incluido el 90% de los republicanos.

Banderas nacionales de EE.UU (arriba) y banderas arco iris en la embajada de EE.UU en Moscú el 30 de junio de 2022. (Natalia Kolesnikova/AFP vía Getty Images)

Fundamentos morales

A los conservadores les puede resultar fácil caricaturizar a sus oponentes liberales, y viceversa.

Pero, dando un paso atrás, es más fácil entender de dónde vienen ambas partes.

La investigación del psicólogo Jonathan Haidt sobre los fundamentos morales de liberales y conservadores es un punto de partida útil para considerar las diferentes concepciones de la libertad.

Haidt ha argumentado que los liberales y los conservadores se basan en valores diferentes.

Ha descubierto que los liberales ponen mucho énfasis en el cuidado –un valor asociado a la simpatía y la generosidad– y la justicia.

Según Haidt, los conservadores también honran el cuidado y la justicia, aunque algo menos que los liberales.

Pero los conservadores también dan importancia a valores que los liberales no suelen considerar importantes: la lealtad, la santidad y la autoridad, materia de cualquier discurso de Trump o del gobernador de Florida Ron DeSantis.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla en la Universidad Liberty de Lynchburg, Virginia, el 14 de abril de 2023. (Terri Wu/The Epoch Times)

“Los liberales hablan en nombre de los débiles y los oprimidos; quieren el cambio y la justicia, aun a riesgo del caos”, argumentó Haidt.

“Los conservadores, en cambio, hablan en nombre de las instituciones y las tradiciones. Quieren orden, aun a costa de los de abajo”.

Haidt ha añadido posteriormente un sexto fundamento moral a su modelo: la libertad y la opresión. Lo ha utilizado para estudiar la psicología de los libertarios.

Casi todas las “libertades básicas” del primer anuncio televisivo de Biden para 2024 se basan en apelaciones a la protección o la justicia.

También son primas cercanas de dos de las “cuatro libertades” del famoso discurso sobre el Estado de la Unión de 1941 del presidente Franklin Roosevelt.

Las dos primeras libertades de Roosevelt, la libertad de expresión y la libertad religiosa, están en consonancia con la Primera Enmienda. Las otras, “libertad frente a la miseria” y “libertad frente al miedo”, se apartan de la Declaración de Derechos en la dirección de un mayor poder para el Estado.

Una estatua de Franklin Delano Roosevelt y su perro, Fala, en el Monumento a Franklin Delano Roosevelt, en Washington, el 20 de septiembre de 2012. (Karen Bleier/AFP vía Getty Images)

El fuerte enfoque de los liberales en la atención y la justicia y su preocupación algo más débil por la libertad también explican los mensajes de Biden de la era del COVID-19 y los constantes ataques de esa ala a la “freedumb” (Estupidez disfrazada de amor a la libertad).

En la mente de la izquierda/liberal, la decisión de no llevar mascarilla o de no vacunarse podría contar como un acto de violencia más grave contra la vida humana que la elección consciente de detener un embarazo.

A los conservadores y a otras personas que valoran la santidad y la autoridad –esta última derivada en última instancia de la autoridad de Dios– puede resultarles difícil comprender esta postura.

Pero para los liberales y quienes tienen una constitución psicológica similar, las apelaciones a la santidad y la autoridad significan muy poco. Al mismo tiempo, las creencias sobre lo que es más justo y menos perjudicial para la futura madre pueden alejarlos de las conclusiones provida.

La manifestante Nadine Seiler sostiene una pancarta durante una protesta abortista cerca de la casa del juez Clarence Thomas el 11 de mayo. (Joseph Lord/The Epoch Times)

Del mismo modo, la preocupación por la atención y la equidad puede prevalecer sobre la libertad para quienes creen que las mascarillas y las vacunas suponen una diferencia significativa para la salud y la seguridad de sus vecinos.

Por supuesto, aunque los izquierdistas tienden a unirse a los demócratas y los derechistas a los republicanos, las peculiaridades del sistema electoral y las exigencias de la formación de coaliciones a veces conducen a extraños compañeros de cama políticos.

En las calles de la liberal y demócrata Chicago, por ejemplo, una mezquita islámica tradicional puede colindar con una casa en la que ondee la bandera arco iris del “Orgullo del Progreso”.

Es difícil imaginar que una visión compartida de la libertad pueda salvar esa distancia, y sin embargo, las perspectivas comunes sobre la inmigración, la economía y, en particular, el Partido Republicano (y la base republicana) son aparentemente suficientes para obtener victorias en las urnas.

Un mensaje calculado

A los ojos de conservadores y libertarios, el uso que Biden hace de la bandera estadounidense puede parecer cínico y poco sincero.

Pero el mensaje de Biden no va dirigido a ellos. Al igual que en su campaña de 2020, está haciendo un llamamiento a los independientes de los estados indecisos, muchos de los cuales probablemente comparten al menos algunos fundamentos morales con los conservadores.

Peter Ditto, profesor de psicología de la Universidad de California en Irvine y colaborador de Haidt en la investigación sobre los “fundamentos morales”, está de acuerdo en que las imágenes reflejan un cuidadoso intento de atraer el apoyo de los no liberales.

“Como se ha demostrado que los liberales y los conservadores tienen sensibilidades morales diferentes, un mensaje suele ser más persuasivo para el otro bando cuando se formula de forma que apele al sentido moral particular de ese bando”, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico del 22 de mayo.

Utilizando el vocabulario de los fundamentos morales, la bandera es la piedra angular de la lealtad, la autoridad y la santidad: lealtad a la nación, respeto a la autoridad gubernamental y creencia en la santidad del sistema estadounidense.

“Defiende posiciones políticas liberales tradicionales, como el apoyo al derecho al aborto y a los derechos de los LGBTQ (mencionando también controversias más contemporáneas, como el apoyo a la democracia y las acusaciones de prohibición de libros), pero enmarcándolas todas en términos de apoyo al patriotismo y la libertad, como forma de apelar más a la moral conservadora”, dijo Ditto.

Al intentar reivindicar la palabra “libertad”, Biden quiere hacer más fuerte ese argumento transfundacional.

“Creo que el marco de la libertad es especialmente potente”, dijo Ditto.

“Estas elecciones son una lucha por el centro”, dijo Carlucci, el estratega demócrata. “Y la campaña recabará más apoyos mostrando a los votantes lo que perderán con los republicanos, más que lo que ganarán con los demócratas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.