Análisis detallado de la causa de la muerte de Matthew Perry, según el informe completo de la autopsia

Por Marina Zhang
28 de Diciembre de 2023 6:16 PM Actualizado: 28 de Diciembre de 2023 6:16 PM

La causa de la muerte del actor de “Friends” Matthew Perry fue determinada por el forense como “efectos agudos” de la droga ketamina y otros factores. Sin embargo, algunas preguntas sobre su muerte siguen sin respuesta.

El 28 de octubre de 2023, el Sr. Perry fue hallado muerto en el jacuzzi de su casa de Los Ángeles. Al día siguiente se le practicó una autopsia, pero el forense no llegó a determinar la causa de la muerte hasta que se realizaron los análisis de laboratorio.

Según el informe completo de la autopsia, el Sr. Perry tenía altos niveles de ketamina en sangre —más de 3500 nanogramos por miligramo (ng/ml)— lo que es suficiente para inducir la anestesia.

Al parecer, el Sr. Perry había estado recibiendo terapia de infusión de ketamina para tratar su depresión. La sesión más reciente tuvo lugar una semana y media antes de su muerte, pero la ketamina detectada en su cuerpo no debía proceder de la terapia “ya que el periodo de semidesintegración de la ketamina es de 3 a 4 horas, o menos”, según el informe.

Causas y factores que contribuyeron a la muerte

El informe determinó que su muerte fue causada por los efectos agudos de la ketamina y que el ahogamiento, la enfermedad arterial coronaria y la buprenorfina contribuyeron a su muerte.

“Con los elevados niveles de ketamina hallados en las muestras de sangre post mortem, los principales efectos letales se debieron tanto a la sobreestimulación cardiovascular como a la depresión respiratoria”, según el informe de la autopsia.

El informe no halló indicios de infarto, pero señaló que el Sr. Perry padecía obesidad y enfermedad coronaria. Una de sus arterias coronarias principales estaba obstruida en un segmento entre el 50% y el 75%.

La ketamina puede causar aumentos agudos de la presión arterial y puede ser peligrosa en personas con afecciones médicas que un repentino aumento de la presión empeoraría, dijo a The Epoch Times el Dr. Paul Nestadt, director clínico de la Clínica de Trastornos de Ansiedad Johns Hopkins. Durante el uso de la ketamina en un entorno clínico, se monitorizaría el historial médico de los pacientes para mitigar posibles eventos cardiovasculares.

El doctor John Krystal, profesor de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Yale, destacó las diferencias entre las dosis terapéuticas y anestésicas de ketamina.

Las dosis terapéuticas —las necesarias para tratar la depresión— serían aproximadamente una décima parte de las que había en la sangre del Sr. Perry. Estas dosis también producirían aumentos moderados de la presión arterial y la frecuencia cardíaca, dolor de cabeza, náuseas, vómitos ocasionales y síntomas disociativos.

“A dosis anestésicas, la gente no puede responder a estímulos ambientales. Por ejemplo, si se deslizara bajo el agua, es posible que no fuera consciente y no pudiera despertarse para sacar la cabeza del agua”, afirma el Dr. Krystal.

Sin embargo, la ketamina no suele causar depresión respiratoria por sí misma, aunque ésta puede ser el resultado de las interacciones de la ketamina con otros fármacos.

“Se sabe que (la ketamina) exacerba la depresión respiratoria provocada por otros fármacos”, declaró a The Epoch Times el profesor Matthew Johnson, especializado en psicodélicos de la Universidad Johns Hopkins.

Entre las drogas y metabolitos detectados en la sangre del Sr. Perry figuran los siguientes:

-Buprenorfina, un medicamento opioide que induce euforia y depresión respiratoria.

-Lorazepam, una benzodiacepina ansiolítica utilizada para calmar el cerebro y el sistema nervioso central, que puede inducir igualmente depresión respiratoria.

-7-aminoclonazepam, un metabolito del clonazepam, un fármaco utilizado para tratar la epilepsia y las convulsiones. No se encontró clonazepam propiamente dicho.

Las pruebas de laboratorio también detectaron el antidepresivo vilazodona, lamotrigina, un fármaco antiepiléptico/anticonvulsivo, y metabolitos de quetiapina. La quetiapina es un fármaco aprobado para la esquizofrenia y el trastorno depresivo mayor.

“En un entorno clínico, nunca administraríamos ketamina o esketamina (una forma patentada de ketamina) a un paciente que tuviera opiáceos como buprenorfina o benzodiacepinas en su organismo. Los efectos sedantes son aditivos y peligrosos”, afirma el Dr. Nestadt.

Sin embargo, algunos expertos afirman que es difícil saber si la muerte del Sr. Perry se debió a los efectos de las interacciones farmacológicas de la ketamina.

El anestesiólogo Dr. Jonathan Edwards dijo a The Epoch Times que, según el informe, parece que el Sr. Perry había estado tomando algunos de los medicamentos prescritos al menos durante un tiempo.

El informe del médico forense detalla que el Sr. Perry estaba tomando 30 miligramos de buprenorfina dos veces al día. También le habían recetado tamoxifeno para perder peso y se inyectaba testosterona.

El informe no hablaba de su régimen farmacológico de lorazepam y 7-aminoclonazepam.

Se desconoce la vía de ingesta de la ketamina

El informe no pudo determinar la vía de ingesta de ketamina del Sr. Perry.

El forense no encontró signos de punción cutánea por inyecciones intravenosas o intramusculares de ketamina. Tampoco se localizó ketamina en el lugar ni ningún equipo que indicara el tipo de administración de la droga.

“La anestesia en humanos se consigue normalmente con dosis de ketamina de 1 a 2 mg/kg administradas por vía intravenosa o de 4 a 11 mg/kg por vía intramuscular. Para alcanzar un nivel de 3500 ng/ml (el nivel indicado en la fuente de sangre central del Sr. Perry)”, escribió el Dr. Edwards en su artículo de Substack, el Sr. Perry habría tomado una “tonelada de ketamina”.

También se encontraron rastros de ketamina en el estómago del fallecido. Aún así, el Dr. Edwards razonó que si toda la dosis de ketamina se administró por vía oral, los forenses probablemente habrían detectado ketamina en la cavidad oral. La ketamina también puede administrarse por vía intranasal. Sin embargo, habría sido una administración intencionada de ketamina para producir los niveles observados en la autopsia. Esto plantea la pregunta: “¿Cómo llegaron sus niveles tan altos sin una administración intravenosa?”, se preguntó el Dr. Edwards.

¿Qué es la ketamina?

La ketamina es un anestésico disociativo que se utiliza para inducir la anestesia, pero también se ha utilizado para tratar la depresión y el dolor.

Bloquea selectivamente el glutamato, el neurotransmisor más abundante del cerebro. El fármaco tiene un periodo de semidesintegración, y sus efectos empiezan a notarse a la media hora de su administración. Esto también le confiere un potencial de abuso.

Antes de su uso clínico, la droga era quizá más conocida por sus efectos alucinógenos y su uso en fiestas rave.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés), que actualmente clasifica la ketamina en la Lista III, emitió una advertencia sobre los “productos compuestos de ketamina” unas dos semanas antes de la muerte del Sr. Perry.

Los estudios han demostrado que la ketamina es eficaz en el tratamiento de la depresión resistente a fármacos, que se produce cuando las personas no responden adecuadamente a dos o más antidepresivos tradicionales. Mientras que los antidepresivos convencionales pueden tardar semanas en hacer efecto, los consumidores de ketamina pueden experimentar cambios significativos pero transitorios a las pocas horas de tratamiento.

Sin embargo, debido al periodo de semidesintegración de la ketamina, algunos investigadores cuestionan su eficacia a largo plazo. Los efectos a largo plazo también son menos conocidos.

Los médicos consideran que el uso clínico de la ketamina es mucho más seguro que el recreativo.

La ketamina presenta un riesgo especial de abuso debido a sus efectos eufóricos y alucinógenos. Los consumidores de ketamina pueden autoadministrarse la droga varias veces al día en dosis que pueden superar 100 veces la dosis del antidepresivo, dijo el Dr. Krystal.

“Una de las complicaciones médicas más frecuentes del consumo habitual de ketamina es la aparición de una dolorosa irritación de la mucosa de la vejiga urinaria, que provoca la necesidad de orinar con frecuencia”, explica el Dr. Krystal. Se han documentado daños graves e irreversibles de la vejiga en consumidores de ketamina.

El consumo habitual puede provocar tolerancia a los efectos antidepresivos de la ketamina. Además, las personas corren el riesgo de desarrollar depresión, psicosis y trastornos cognitivos que pueden persistir mucho tiempo después de dejar de consumir ketamina.

Algunos expertos han argumentado que la disponibilidad clínica de la ketamina puede exacerbar su abuso entre los consumidores recreativos.

La esketamina es una forma de ketamina intranasal patentada y aprobada por la FDA que ha demostrado su eficacia en el tratamiento del suicidio y la depresión resistente a los fármacos. Cuando se utiliza en la clínica, requiere la supervisión presencial de un médico, junto con un protocolo estricto y un seguimiento posterior al tratamiento.

Sin embargo, con el “despliegue publicitario” emergente en torno a la ketamina, han surgido muchas clínicas de infusión de ketamina, que administran ketamina fuera de lo indicado, lo que no está rigurosamente regulado.

La versión no patentada de la ketamina no cuenta con estas disposiciones añadidas, y algunas clínicas pueden recetar ketamina a pacientes sin supervisión y sin una evaluación médica adecuada, señaló el Dr. Nestadt.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.