ANÁLISIS: Fechas en conflicto de los juicios contra Trump son injustas y deben resolverse, según expertos

Por Lawrence Wilson
02 de Septiembre de 2023 8:20 AM Actualizado: 06 de Octubre de 2023 12:40 PM

La telaraña de fechas judiciales en conflicto en los casos que involucran al presidente Donald Trump ejerce una presión injusta sobre los abogados defensores y debe ser desenredada, según expertos legales.

El expresidente tiene previsto comparecer en un par de juicios importantes, uno en Washington y otro en Florida, que comienzan con apenas 77 días de diferencia. Esos son solo dos de los siete, posiblemente ocho, juicios penales y civiles para los que el presidente Trump está programado durante los 12 meses previos a las elecciones presidenciales de 2024, en las que es el principal candidato republicano.

Apilar los juicios prácticamente uno encima del otro es injusto para el acusado, según Kevin J. O’Brien, un abogado litigante con sede en Nueva York y exasistente del fiscal de EE. UU. que se especializa en casos penales de cuello blanco.

“Es una responsabilidad terriblemente onerosa para la defensa, y para ser justos, no debería recaer sobre ellos. Debería haber sido el trabajo del gobierno y el trabajo de las cortes, preocuparse de ordenar estas cosas y asegurarse de que hay un tiempo razonable entre los casos”, dijo el Sr. O’Brien a The Epoch Times.

El presidente Trump ha mantenido su inocencia y ha dicho en repetidas ocasiones que los casos penales en su contra tienen motivaciones políticas.

“Sigan imputando a su oponente político, no importa para qué, ni por qué. Manténgalo fuera de la ‘campaña electoral’ y en su lugar en el juzgado. No piensan en sus Derechos, la Constitución o la Libertad. Siéntense y VEAN CÓMO ESTADOS UNIDOS SE DESMORONA”, escribió el presidente Trump en la plataforma de redes sociales Truth Social el 1 de septiembre.

El presidente Trump anunció su campaña para volver a la Casa Blanca hace nueve meses. Ha liderado constantemente el campo de más de una docena de aspirantes a la nominación republicana por unos 40 puntos porcentuales.

Al final, uno o más de los juicios tendrán que ser reprogramados en interés de la justicia, cree el Sr. O’Brien.

Calendario en espiral

Los problemas legales del presidente Trump se han convertido en una bola de nieve desde marzo, cuando fue acusado en una corte estatal de Nueva York por cargos de falsificación de registros comerciales relacionados con los pagos realizados a Stormy Daniels antes de las elecciones presidenciales de 2016. El juez Juan Merchan programó ese juicio para el 25 de marzo.

En junio, el expresidente fue acusado ante un tribunal federal de Florida de cargos relacionados con documentos clasificados guardados en su residencia, Mar-a-Lago, en Palm Beach. En julio se añadieron cargos adicionales. La jueza Aileen Cannon fijó inicialmente el inicio de ese juicio para el 15 de agosto, pero accedió a retrasarlo hasta el 20 de mayo a petición de la defensa.

En agosto, el presidente Trump fue acusado en Washington, de cargos federales por supuestamente conspirar con seis co-conspiradores no identificados y no acusados para anular los resultados de las elecciones de 2020 en eventos que culminaron el 6 de enero de 2021.

A continuación, en agosto, el presidente Trump y otras 18 personas fueron acusadas ante un tribunal del estado de Georgia de cargos relacionados con una supuesta conspiración para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en ese estado.

El abogado especial Jack Smith, fiscal en los casos de Florida y Washington, pidió a la jueza Tanya Chutkan que programara el caso de Georgia para comenzar el 2 de enero. La jueza Chutkan fijó la fecha del juicio para el 4 de marzo.

Dos coacusados en el caso de Georgia, los exabogados de campaña, Kenneth Chesebro y Sidney Powell, pidieron que sus juicios comenzaran el 23 de octubre, alegando su derecho a un juicio rápido. El presidente Trump pidió separar su caso del de sus coacusados. El juez Scott McAfee no se ha pronunciado sobre ninguna de las dos peticiones.

En Nueva York, el presidente Trump es nombrado en tres demandas civiles con juicios programados para comenzar el 2 de octubre, el 25 de enero y el 29 de enero.

Complicaciones para la defensa

Aunque los dos juicios penales federales comenzarán con 11 semanas de diferencia, otros plazos judiciales se solapan, creando un reto casi imposible para montar una defensa.

“No es un juicio del ‘4 de marzo'”, dijo el abogado William Shipley, refiriéndose al juicio de Washington.

“Este calendario hace que los abogados defensores presenten las mociones en diciembre. Tienen 4 meses para revisar millones de páginas de evidencia, hacer su propia investigación de los asuntos contenidos en esa evidencia —incluyendo entrevistar a testigos (tanto testigos [del gobierno] como otros que no fueron parte de la investigación [del gobierno])— y formular su propio plan de defensa”, escribió el Sr. Shipley, que ha representado a varios acusados en casos relacionados con los acontecimientos del 6 de enero, en la plataforma de medios sociales X el 30 de agosto.

“Esto ocurre al mismo tiempo que ya hay procedimientos previos al juicio programados en el caso de Florida relacionado con los documentos”.

Los calendarios de ambos juicios enumeran más de una docena de plazos para presentar mociones u otros documentos. Muchas de esas presentaciones requerirán una respuesta de la otra parte, creando la posibilidad de presentar cientos de páginas de documentos legales a cada tribunal a lo largo del otoño y principios del invierno.

Al referirse al calendario elegido por la jueza Chutkan, el Sr. Shipley escribió que “lo que ella ha hecho indirectamente es descarrilar el caso FL, un movimiento táctico para reducir la influencia de las decisiones de la jueza en ese caso que podrían causar problemas a SCO Smith”.

Los calendarios de juicios propuestos simplemente no pueden cumplirse, según el Sr. O’Brien. Los casos judiciales tienden a alargarse cuando los abogados se pelean por las cuestiones previas al juicio. Además, la vida misma de cada involucrado es demasiado complicada para contar con la precisión de un reloj que permita celebrar un solo juicio en el plazo previsto, por no hablar de ocho.

“Ya he estado en casos importantes. Los plazos suelen fallar. Surgen problemas. Disputas sobre la presentación de evidencias, mociones, apelaciones, abogados que enferman, testigos que no están disponibles, peleas sobre todos los temas, todas estas cosas pueden causar estragos incluso en los planes mejor trazados”, dijo el Sr. O’Brien.

“Incluso si el juicio de Washington dura hasta fines de abril, sigue siendo injusto. No hay tiempo suficiente para prepararse para el segundo juicio”, añadió O’Brien. “[El juicio de Florida] va a tener que retrasarse muchos, muchos meses para que sea un proceso justo”.

Soluciones

La jueza Cannon podría intentar resolver el conflicto del calendario entre los dos casos penales federales ordenando al Sr. Smith que exponga sus motivos para solicitar una fecha para el juicio de Washington que entre en conflicto con el caso de Florida, según el Sr. Shipley.

“Ella podría emitir una [orden de mostrar una causa] al gobierno pidiéndole que explique por qué solicitó un calendario en ese caso que interfiere con el calendario que ya emitió en su caso. Cuando el [gobierno] no tenga una buena respuesta, podría citar [al Departamento de Justicia] por desacato”, escribió Shipley.

“Lo que pueda pasar después de eso es una incógnita”.

La resolución más probable, según el Sr. O’Brien, es que los jueces de las dos causas penales federales se reúnan para llegar a un acuerdo sobre los calendarios.

“Sospecho que este proceso no ha hecho más que empezar. Habrá negociaciones y discusiones entre bastidores con al menos los dos jueces federales. Quién sabe cómo va a ir, pero creo que se va a presionar para que el caso del 6 de enero sea el primero”, dijo el Sr. O’Brien, indicando que el caso afecta a la Constitución y a la transferencia del poder presidencial.

Esa parece ser la intención del Sr. Smith, evidenciada por su solicitud de una fecha de juicio temprana y por la racionalización del caso para incluir solo al presidente Trump y no a sus presuntos co-conspiradores.

Sin embargo, los jueces, no los fiscales, programan los juicios. Así que la resolución probablemente vendrá después de una consulta entre los jueces Cannon y Chutkan, dijo el Sr. O’Brien, y no se sabe lo que cada uno podría hacer.

“[La jueza Cannon] ha demostrado que está dispuesta a saltarse las normas, por decirlo suavemente, al tomar decisiones relacionadas con este caso”, dijo el Sr. O’Brien.

En 2022, antes de la acusación del presidente Trump, la jueza Cannon designó a un tercero para revisar los documentos incautados por el FBI en Mar-a-Lago. El 11º Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos revocó esa orden y desestimó una demanda presentada por el presidente Trump para proteger los documentos de los investigadores federales.

El fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, que lleva el caso penal contra el presidente Trump en Nueva York, ha dicho que cederá a los deseos del juez Merchan con respecto al juicio del 25 de marzo.

“En última instancia, el juez establece el cronograma y seguiremos el ejemplo de la corte, pero analizaremos en términos generales lo que requiere la justicia”, dijo Bragg en una entrevista de radio con WNYC el 25 de julio.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.