ANÁLISIS: La polémica sobre McCarthy no sumió a la Cámara en el caos

Por Mark Tapscott
12 de Octubre de 2023 8:02 PM Actualizado: 12 de Octubre de 2023 8:02 PM

Análisis de noticias

Poco después de que el ahora expresidente de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy (R-Calif.) fuera destituido el 3 de octubre en un hecho histórico, los principales medios de comunicación se inundaron de alarmas como la declaración de The New York Times de que “la Cámara [estaba] sumida en el caos” y “paralizada hasta que se elija a un sucesor”.

Del mismo modo, la National Public Radio describió la Cámara como “virtualmente congelada”, mientras que Politico citó a la profesora de ciencias políticas de la Universidad Marquette Julia Azari diciendo que “la capacidad de la Cámara de Representantes para funcionar está en entredicho”.

El Sr. McCarthy fue destituido después de que el representante Matt Gaetz (R-Fla.) y otros siete republicanos se unieran a 208 demócratas para declarar vacante el puesto de presidente de la Cámara. La Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes eligió posteriormente al líder de la mayoría de la Cámara, el representante Steve Scalise (R-La.), para suceder al Sr. McCarthy, pero el republicano de Luisiana está luchando en el momento de escribir este artículo para conseguir que 217 de los 221 republicanos de la Cámara, incluidos al menos algunos de los Ocho de Gaetz, le apoyen.

De hecho, aunque inquietantes, las afirmaciones de los medios de comunicación sobre el caos y la parálisis estaban lejos de ser exactas porque, en su mayor parte, los asuntos cotidianos de la Cámara de Representantes avanzaron sin problemas a pesar de la confusión política y la incertidumbre que siguieron al drama de McCarthy, incluida la instalación del representante Patrick McHenry (R-N.C.) como presidente en funciones. El Sr. McHenry puede convocar a la Cámara a sesión y suspenderla, pero tiene poderes limitados para dar forma al calendario legislativo.

En la semana posterior a que el Sr. McCarthy obtuviera el mazo de presidente, por ejemplo, el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, presidido por el representante Mark Green (R-Tenn.), publicó el tercer informe provisional sobre su investigación de “la crisis en la frontera suroeste y cómo las políticas y acciones del secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), Alejandro Mayorkas, han precipitado la peor crisis fronteriza de la historia de Estados Unidos”.

El subcomité Selecto de la Cámara de Representantes sobre la Pandemia de Coronavirus, presidido por el representante Brad Wenstrup (R-Ohio), anunció que convocará una audiencia el 18 de octubre sobre el “Fortalecimiento de las normas de bioseguridad y bioprotección: Protección frente a futuras pandemias para evaluar la eficacia de las prácticas de bioseguridad y bioprotección existentes tras la pandemia de COVID-19 y debatir futuras mejoras de las políticas”.

El representante Brad Wenstrup (R-Ohio) en Washington el 12 de agosto de 2022. (Drew Angerer/Getty Images)

Y la presidenta del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, Cathy McMorris Rodgers (R-Wash.), programó una audiencia —también para el 18 de octubre— sobre “La exposición de los esfuerzos de la EPA para limitar las sustancias químicas necesarias para los dispositivos médicos para salvar vidas y otros productos esenciales”. La audiencia de la EPA fue uno de los tres próximos actos del comité anunciados al mismo tiempo por la Sra. McMorris Rodgers.

Que gran parte del trabajo del Congreso continúe sin interrupción incluso cuando la Cámara está sin un presidente elegido por mayoría y debe depender de un presidente en funciones no debería sorprender a nadie familiarizado con cómo funcionan las cosas en el Capitolio, según el investigador principal de la Fundación Heritage, Robert Moffit.

“En cuanto a esta cuestión de la paralización de la Cámara de Representantes, puedo asegurarles que durante los últimos días, el personal del Congreso con el que he estado tratando ha estado trabajando con gran diligencia en asuntos que aún no han podido completar”, declaró el Sr. Moffit a The Epoch Times.

Es un veterano de varios puestos de personal del Congreso y también ha trabajado en el poder ejecutivo, encargándose de las relaciones con el Congreso para la Oficina de Gestión de Personal de EE. UU. y el Departamento de Salud y Servicios Humanos. El Sr. Moffit es doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Arizona y habla y escribe con frecuencia sobre el pensamiento político y la historia de Estados Unidos.

“Cualquiera que haya trabajado en el Capitolio sabe que las jornadas de 10, 12 e incluso 14 horas son algo normal, y no se acaba simplemente porque haya un cambio en el liderazgo del hemiciclo”, dijo el Sr. Moffit.

Alguien a quien no sorprenderían los recientes acontecimientos en el Congreso sería James Madison, uno de los tres autores que escribieron anónimamente como “Publius” en The Federalist Papers en defensa de la entonces propuesta Constitución de Estados Unidos. Posteriormente sería elegido cuarto presidente de Estados Unidos según la Constitución.

“James Madison” de John Vanderlyn, 1816. Óleo sobre lienzo. La Casa Blanca, Washington, D.C. (Dominio público)

El Sr. Madison fue también uno de los principales artífices de la Constitución durante la convención de Filadelfia de 1787, uno de cuyos principales propósitos era encontrar la forma de evitar que las facciones políticas destruyeran la naciente república estadounidense como lo habían hecho con tantas democracias pasadas desde la antigüedad en adelante.

“Entre las numerosas ventajas que promete una Unión bien construida, ninguna merece ser desarrollada con más precisión que su tendencia a romper y controlar la violencia de las facciones”, escribió célebremente el Sr. Madison en el Federalista nº 10. “El amigo de los gobiernos populares nunca se encuentra tan alarmado por su carácter y destino, como cuando contempla su propensión a este peligroso vicio. Por lo tanto, no dejará de otorgar el debido valor a cualquier plan que, sin violar los principios a los que se adhiere, proporcione una cura adecuada para ello”.

La cura, según el Sr. Madison, consistía en dividir los poderes del gobierno entre tres ramas en la autoridad central, así como entre ésta y los estados. Del mismo modo, el propio poder legislativo debía dividirse entre el Senado y la Cámara de Representantes. El resultado sería que, con la multiplicidad y diversidad de intereses representados, especialmente dentro de la cámara baja, los legisladores se verían obligados a deliberar y transigir para reunir una mayoría y gobernar.

“En un gobierno republicano, la autoridad legislativa predomina necesariamente. El remedio para este inconveniente es dividir la legislatura en diferentes ramas; y hacer que, por diferentes modos de elección y diferentes principios de acción, estén tan poco conectadas entre sí como lo admita la naturaleza de sus funciones comunes y su dependencia común de la sociedad”, escribió el Sr. Madison en el Federalista nº 51.

Así, los derechos e intereses de las minorías en Estados Unidos estarían mejor protegidos por las inmensas dificultades para forjar una mayoría legislativa —mucho menos una capaz de controlar también los otros dos poderes— capaz de infligir daño sin ser frenada. Las facciones políticas son inevitables, pero la libertad individual puede protegerse mejor, y el gobierno representativo puede funcionar mejor, cuando las decisiones deben ser tomadas por mayorías forjadas mediante la deliberación y el compromiso, según el Sr. Madison.

En otras palabras, según el Sr. Moffit: “Si hay alguna lección en los Documentos Federalistas, es que una política pública sensata es y debe basarse en la deliberación de los representantes electos del pueblo, y la política pública debe, porque tenemos una sociedad pluralista de estados y población, basarse en el compromiso y el consenso. Esa es la única forma en que una legislatura puede funcionar eficazmente en una sociedad pluralista y democrática”.

Sin duda, mientras el Sr. McHenry presida careciendo de autoridad para regular el calendario y el contenido del proceso legislativo, la Cámara estará temporalmente limitada. Pero es posible que una mayoría simple cambie la descripción del trabajo del presidente en funciones para que incluya la programación de los asuntos legislativos que deben avanzar en el pleno de la Cámara mientras las diversas facciones de la conferencia republicana resuelven sus diferencias, ciertamente intensas.

Tarde o temprano, sin embargo, todas esas facciones del GOP se darán cuenta de que deben encontrar un compromiso, no sea que algunos de ellos rompan filas partidistas y se unan a los demócratas de la Cámara para nombrar a un nuevo presidente apoyado sólo por una pequeña minoría de republicanos.

Esa toma de conciencia es esencial, sostiene el investigador principal del Instituto Cato Roger Pilon, si los Ocho de Gaetz quieren poner en práctica su objetivo final de acabar con el uso de autorizaciones temporales de gasto, como las Resoluciones de Continuidad (RC), en lugar de las grandes asignaciones redactadas en comité, luego debatidas en su totalidad en el pleno de la Cámara y aprobadas por mayoría.

El Sr. Pilon obtuvo su doctorado en Filosofía en la Universidad de Chicago, ocupó cinco altos cargos durante la Administración Reagan y fundó el Centro de Estudios Constitucionales de Cato en 1989, para luego supervisarlo hasta 2019.

“Los radicales tienen razón en el fondo pero se equivocan en la mecánica de gobernar”, dijo el Sr. Pilon a The Epoch Times. “Tienen razón en el sentido de que este gobierno está llevando a Estados Unidos a la bancarrota, sin apreciación aparente de ese hecho, y esto no puede acabar bien”.

“Basta con mirar a Argentina hoy para ver cómo pueden ir las cosas una vez que los fondos fiduciarios de nuestros llamados derechos se agoten como lo harán en unos pocos años. Los radicales tienen razón en eso, pero no se puede hacer nada contra ese ni contra ningún otro problema si no se es capaz de llegar a compromisos que permitan mantenerse en el poder y abordarlos”.

En otras palabras, los Ocho de Gaetz convierten lo perfecto en enemigo de lo bueno, en opinión del Sr. Pilon. Como para ilustrar ese punto, el viernes antes de expulsar al Sr. McCarthy, los Ocho de Gaetz se unieron a los demócratas para derrotar una resolución continua que, de haberse adoptado, habría recortado el gasto federal discrecional en un ocho por ciento de forma generalizada.

“Los fanáticos nos dan la Revolución Francesa. Las personas racionales nos dan la Revolución Americana”, dijo el Sr. Pilon.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.