ANÁLISIS: Se espera que la Fed aumente las tasas de interés esta semana, pero ¿será la subida final?

Por Andrew Moran
27 de Julio de 2023 10:09 AM Actualizado: 27 de Julio de 2023 10:38 AM

La Reserva Federal terminará su reunión de política del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) el 26 de julio. Los inversores esperan que esta sea la última vez que el banco central aumente las tasas de interés.

En su Resumen de Proyecciones Económicas (SEP) actualizado de junio, la Fed señaló dos aumentos de tasas más este año, en el que la inflación y el mercado laboral se muestran mejor de lo esperado. Pero la arena de los futuros aparentemente está luchando contra la narrativa de la institución.

Según la herramienta FedWatch de CME, los inversores indican que el banco central apretará el gatillo con un aumento de la tasa de un cuarto de punto y elevará la tasa de referencia de los fondos federales a un rango de 5.25 y 5.50 por ciento. Después de la reunión del FOMC de julio, los operadores prevén que los funcionarios no subirán los tipos de interés, y que a principios de 2024 será el momento de recortarlos.

El mercado valora en un 98 por ciento la posibilidad de una subida de tipos en julio, en un 21 por ciento en septiembre y en un 37 por ciento en noviembre.

Los observadores del mercado afirman que el presidente Jerome Powell probablemente sugerirá que se necesita un endurecimiento adicional en medio de una inflación subyacente persistente y pegajosa, una medida que elimina los componentes volátiles de alimentos y energía.

“La inflación está cayendo (demasiado lentamente), pero se mantiene por encima del objetivo, y las señales recientes de la economía de mercado apuntan lejos de una recesión inminente, por lo que es comprensible que Powell diga que espera que continúen las subidas de tipos”, dijo Ben Kirby, codirector de inversiones y gestor de carteras de Thornburg Investment Management, en una nota de investigación.

Si bien la tasa de crecimiento del índice de precios al consumidor (IPC) general se ha desacelerado del 9.1 por ciento en junio de 2022 al 3 por ciento en junio de 2023, el IPC subyacente no se está desacelerando al ritmo que aprobaría la Fed, llegando al 4.8 por ciento el mes pasado. Además, el indicador de inflación preferido del banco central, el índice de precios del gasto de consumo personal (PCE) básico, se mantiene muy por encima del 4 por ciento, más alto que la tasa objetivo del 2 por ciento de la Reserva Federal.

También existe el riesgo de un salto en las cifras del IPC de julio. El modelo Nowcasting de la Fed de Cleveland apunta a una inflación anualizada y tasas de inflación subyacente del 3.4 por ciento y 4.9 por ciento, respectivamente.

Compras de comestibles en Rosemead, California, el 21 de abril de 2022. (Frederic J. Brown/AFP vía Getty Images)

Muchos sostienen que la Reserva Federal tiene más margen para endurecer su política monetaria a medida que la economía se comporte mejor de lo que sugieren las estimaciones de consenso de hace un año.

“Incluso con 10 aumentos anteriores de tasas de interés al ritmo más rápido en 40 años, la economía ha sido resistente y el mercado laboral sorprendentemente sólido”, dijo Greg McBride, analista financiero jefe de Bankrate, en una nota. “Si las tasas aumentan más allá de la reunión de este mes dependerá en gran parte de las lecturas de inflación en los próximos meses”.

Los economistas del Deutsche Bank afirman que “la dependencia de los datos seguirá siendo un tema clave para la presidencia”.

“Es probable que Powell enfatice que se necesita más evidencia para tener confianza en que la inflación será controlada y que, como mostró el gráfico de puntos de junio, el Comité anticipa que es probable que se necesiten más ajustes”, escribieron los economistas bancarios en una nota de investigación. “Con dos informes clave de empleo e IPC antes de la reunión de septiembre, así como la reunión de Jackson Hole para corregir el rumbo según sea necesario, es poco probable que Powell brinde una orientación sólida sobre los resultados de las próximas reuniones”.

La dependencia de los datos ha sido el principal tema de conversación de un coro de funcionarios de la Fed en las últimas semanas. Antes de pasar al período de calma, muchos banqueros centrales sugirieron que es demasiado pronto para declarar la victoria sobre la inflación y que la tasa terminal debe aumentarse más o mantenerse alta durante un período prolongado.

“Veo necesarias otras dos subidas de 25 puntos básicos en el rango objetivo en las cuatro reuniones que quedan este año para que la inflación siga avanzando hacia nuestro objetivo”, declaró el Gobernador de la Fed, Christopher Waller, a The Money Marketeers de la Universidad de Nueva York a principios de este mes.

La presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, estuvo de acuerdo en que dos aumentos de tasas más eran “una proyección razonable”.

“En este momento, toda mi atención está decididamente en si tenemos que subir más y cuánto más tenemos que subir para que la inflación baje al 2 por ciento”, dijo la Sra. Daly en una entrevista con CNBC.

La palabra R

Una nueva encuesta del Wall Street Journal entre economistas académicos y empresariales redujo las probabilidades de una recesión en los próximos 12 meses del 61 al 54 por ciento. Esto representó la caída porcentual más pronunciada mes a mes desde agosto de 2020, lo que indica un camino más claro hacia el objetivo de la Fed de un aterrizaje suave.

Los economistas de Goldman Sachs Research también redujeron la probabilidad de una recesión en EE.UU. durante el próximo año al 20 por ciento, por debajo del pronóstico anterior del 25 por ciento.

Una encuesta de economistas de la Asociación Nacional de Economía Empresarial (NABE) de julio considera que las probabilidades de recesión en EE. UU. son del 50 por ciento o menos.

“Además, la mayoría de los panelistas tiene más confianza en la economía para el próximo año, ya que ven que disminuye la probabilidad de una recesión”, dijo Carlos Herrera, presidente de la encuesta sobre las condiciones empresariales de la NABE y economista jefe de Coca-Cola North America, en un comunicado.

Los clientes hacen fila afuera de la sede cerrada del Silicon Valley Bank (SVB) en Santa Clara, California, el 13 de marzo de 2023. (Vivian Yin/The Epoch Times)

Pero las actas de las últimas reuniones del FOMC muestran que los economistas de la Fed anticipan una leve recesión a finales de este año, derivada de las consecuencias de las quiebras de Silicon Valley Bank, Signature Bank y First Republic.

Durante la conferencia de prensa posterior a la reunión del FOMC, es probable que Powell se refiera tanto al aterrizaje suave como a los riesgos de recesión, señalan los economistas del Deutsche Bank.

“Powell puede notar que las perspectivas de aterrizaje suave han mejorado, al tiempo que reconoce que los riesgos de una recesión siguen siendo elevados”, escribieron.

Dicho esto, una recesión “es más probable que un aterrizaje suave”, dice Kirby.

“Seguimos pensando que una recesión es más probable que un aterrizaje suave solo en base a un precedente histórico. Pero es como esperar a que caiga una manzana: Ves las fuerzas que harán que suceda, pero es difícil ser preciso sobre el momento”, dijo, y agregó que no sucederá hasta el próximo año.

La tasa de crecimiento del PIB del segundo trimestre se publicará el 27 de julio y se prevé que sea del 1.8 por ciento. Esto estaría por debajo de la impresión del primer trimestre del 2 por ciento.

Incluso con tasas de interés más altas, condiciones crediticias más estrictas e inflación por encima del objetivo, la economía de EE.UU. ha demostrado ser resistente, impulsada por un gasto de consumo sólido y un mercado laboral sólido.

Los datos del SEP mostraron que los funcionarios de la Fed revisaron al alza sus predicciones del PIB para 2023, del 0.4 por ciento en marzo al 1 por ciento en junio.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.