Analista: China supera a EE.UU. en la carrera hacia el dominio hipersónico

Por Andrew Thornebrooke
16 de Noviembre de 2022 1:18 PM Actualizado: 16 de Noviembre de 2022 1:18 PM

Análisis de noticias

Cuando se supo la noticia el año pasado sobre una prueba secreta de un misil hipersónico chino, el mundo quedó atónito. Los funcionarios del Pentágono parecieron sorprendidos cuando las noticias informaron que un misil hipersónico le había dado la vuelta a la Tierra y había caído hacia un objetivo. Los legisladores exigieron que se revitalizara la investigación militar, largamente postergada, para contrarrestar la amenaza.

Estados Unidos y China han trabajado incansablemente para desarrollar aún más sus capacidades hipersónicas desde entonces y, según un experto, Estados Unidos está perdiendo la carrera.

“China ha tomado efectivamente la delantera en la carrera de armas hipersónicas debido a la amplitud y profundidad de sus inversiones en tecnología”, dijo Rick Fisher, miembro principal del Centro Internacional de Evaluación y Estrategia, un grupo de expertos centrado en la seguridad.

“Solo estamos viendo el comienzo de sus desarrollos de armas en este campo”.

Según Fisher, Estados Unidos y China están en una carrera para desarrollar armas hipersónicas, y quién despliega las armas primero puede decidir quién guía el orden internacional en las próximas décadas.

Ilustración del vehículo de prueba hipersónico Falcon, de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de EE.UU., saliendo de su carcaza de transporte para ingresar a la atmósfera terrestre. (Cortesía de DARPA)

No hay defensa contra las armas hipersónicas del PCCh

La razón por la que el Partido Comunista Chino (PCCh) está tan interesado en desarrollar tecnología de armas hipersónicas es bastante simple: Estados Unidos no puede defenderse ante estas armas. Al menos no todavía.

Durante su testimonio (pdf) en el Congreso sobre el tema en 2018, el entonces subsecretario de Defensa para Investigación e Ingeniería, Michael Griffin, dijo que las fuerzas del PCCh ya estaban desarrollando las capacidades hipersónicas necesarias para poner en riesgo los activos estadounidenses.

“China ha desplegado o puede desplegar… sistemas de entrega hipersónicos para un ataque rápido convencional que puede alcanzar miles de kilómetros desde la costa china y mantener a nuestros grupos de batalla de portaaviones o a nuestras fuerzas desplegadas en tierra… en riesgo”, dijo Griffin.

“Nosotros, hoy, no tenemos sistemas que puedan mantenerlos en riesgo de manera correspondiente, y no tenemos defensas contra esos sistemas”.

Eso se debe a que el tipo de misiles hipersónicos que está desarrollando el PCCh se comportan de una manera muy diferente a los misiles balísticos tradicionales para los que fue diseñada la arquitectura de defensa antimisiles de Estados Unidos.

Si bien la definición técnica de un misil hipersónico se refiere a cualquier misil que viaja, al menos, cinco veces más rápido que la velocidad del sonido, o Mach 5, el lenguaje común generalmente usa el término para referirse a una de las dos variedades de misiles.

El primero son los misiles de crucero hipersónicos, que utilizan motores a reacción de alta tecnología para impulsarlos a supervelocidades. El segundo son los vehículos de planeo hipersónico (HGV), que se lanzan en un misil regular antes de separarse y navegar a través de la atmósfera a alta velocidad.

A diferencia de los misiles balísticos tradicionales, los HGV no siguen una trayectoria parabólica de entrada y salida de la atmósfera, y pueden maniobrar a través de la atmósfera mientras vuelan hacia su destino.

Debido a su velocidad, maniobrabilidad y falta de trayectoria balística, estas armas pueden evadir los sistemas de radar terrestres hasta el segmento final de su vuelo e, incluso, cuando dichos sensores registran un lanzamiento hipersónico, hay pocos sistemas capaces de hacer algo al respecto.

Es un hecho que hace que estas armas sean increíblemente tentadoras para las autoridades del PCCh, ansiosas por obtener una ventaja tecnológica contra las fuerzas armadas estadounidenses más avanzadas. Además, al igual que en 2018, Estados Unidos todavía no tiene la capacidad de defenderse contra esa tecnología, como afirmó en octubre de 2021 el entonces embajador estadounidense para el desarme, Robert Wood.

“Simplemente no sabemos cómo podemos defendernos de esa tecnología”, dijo Wood sobre la prueba. “Tampoco China, ni Rusia”.

Una interpretación artística del Vehículo de Tecnología Hipersónica de DARPA (HTV-2). China también está haciendo investigaciones sobre armas hipersónicas. (DARPA)

Los programas hipersónicos de EE.UU. luchan por ponerse al día

Decir que el lanzamiento de los HGV de China sorprendió a Estados Unidos sería quedarse corto. Aunque Estados Unidos comenzó a investigar sobre misiles hipersónicos a principios de la década del 2000, la nación abandonó en gran medida su investigación sobre los HGV tras dos pruebas fallidas en 2011.

De hecho, desde abril de 2010 y julio de 2022, Estados Unidos realizó solo 21 pruebas de misiles hipersónicos. Mientras tanto, el PCCh llevó a cabo cientos.

El general John Hyten, entonces vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, dijo en octubre de 2021 que la burocracia “brutal” del Pentágono y una cultura de aversión al riesgo entre los líderes militares habían sofocado los esfuerzos para construir sistemas de armas hipersónicas creíbles. A su vez, dijo, el PCCh había tomado la iniciativa.

“Un solo dígito versus cientos no es un buen lugar”, dijo Hyten sobre las pruebas hipersónicas realizadas por los dos países.

“El ritmo [al que se está moviendo China] y la trayectoria en la que se encuentran superará a Rusia y a Estados Unidos si no hacemos algo para cambiarlo. Sucederá”.

La prueba hipersónica del PCCh en 2021 demostró que, si llega el momento, el régimen podría atacar la patria de Estados Unidos con un misil nuclear. Estados Unidos está respondiendo, pero no está claro si podrá hacer frente a la amenaza a tiempo.

Hay, al menos, ocho programas en la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (DARPA) de la Fuerza Aérea, el Ejército, la Marina y la Defensa de EE.UU. dedicados al desarrollo de sistemas hipersónicos, muchos de los cuales recibieron aumentos en su financiación luego de la demostración hipersónica del PCCh.

Fisher cree que tales esfuerzos son vitales si Estados Unidos quiere desplegar sus propias capacidades y comenzar a superar a China en la carrera hipersónica.

“Por su parte, Estados Unidos desplegará en los próximos tres años misiles balísticos de mediano alcance armados con una ojiva hipersónica maniobrable que eventualmente podría alcanzar objetivos en movimiento como barcos en el mar”, dijo Fisher.

“También hay programas de EE.UU. para desarrollar misiles de crucero de alcance táctico hipersónico, pero es posible que no surjan hasta mucho más tarde en esta década”.

Sin embargo, el Pentágono no ha tomado una decisión final sobre si adquirirá las armas una vez que estén completas. Ninguno de los ocho prototipos mencionados está asociado con programas de registro.

Eso es problemático para los esfuerzos de EE.UU. para disuadir la agresión del PCCh, dado que un informe de octubre (pdf) del Servicio de Investigación del Congreso encontró que China probablemente ya haya desplegado HGV, potencialmente armados con ojivas nucleares.

El Pentágono no ha hecho públicos los hallazgos de sus informes clasificados que analizan el avance de los programas del PCCh, pero se espera que los últimos desarrollos hipersónicos de alta precisión del régimen estén disponibles para 2025.

Mientras tanto, está agendado que los proyectos hipersónicos de Estados Unidos se den a conocer entre 2025 y 2028.

Además de las nuevas armas hipersónicas, la Agencia de Defensa de Misiles y la Agencia de Desarrollo Espacial de Estados Unidos están desarrollando un sistema de defensa de misiles hipersónicos que, según un informe separado (pdf) del Servicio de Investigación del Congreso, desplegará una capa de rastreo basada en satélites para detección de lanzamientos de misiles hipersónicos para 2023, aunque es probable que tampoco esté completamente operativo hasta 2025.

Eso significa que, si Estados Unidos no logra desplegar nuevas armas hipersónicas antes de 2028, el PCCh tendrá una ventaja estratégica y nuclear sin precedentes durante tres años.

Sin embargo, hasta el momento, Estados Unidos carece de la capacidad para defenderse del ataque de un HGV como el que lanzó el PCCh el año pasado. En el mejor de los casos, Estados Unidos habrá desplegado los sistemas necesarios para detectar y rastrear dichos misiles para el próximo año, pero no necesariamente para destruirlos.

Un cohete Long March 5B despega del sitio de lanzamiento de Wenchang, en la isla de Hainan, en el sur de China, el 5 de mayo de 2020. Otra variante del cohete Long March se utilizó para poner en órbita el misil hipersónico de China en julio de 2021. (STR/AFP vía Getty Images)

China invierte en una amplia gama de sistemas hipersónicos

Mientras Estados Unidos se esfuerza por poner en marcha sus programas de armas hipersónicas, largamente desatendidos, el PCCh y su ala militar, el Ejército Popular de Liberación (EPL), continúan avanzando en el desarrollo de la tecnología hipersónica en un entorno oscuro que genera incertidumbre.

Detrás de una nueva Cortina de Hierro, poco se puede decir de las actuales capacidades hipersónicas del régimen. Lo que se sabe es que el régimen ha desarrollado varias armas con capacidad hipersónica, muchas de ellas con capacidad nuclear.

Lo más famoso es que el misil Dongfeng-17 (DF-17) del régimen fue desarrollado explícitamente para estar equipado con un vehículo pesado. Sin embargo, otros misiles en el arsenal del EPL podrían equiparse con tecnología similar, incluidas variantes del DF-16, DF-21, DF-26, DF-31 y DF-41.

Según Fisher, esto significa que el programa hipersónico del PCCh podría afectar a los misiles balísticos de alcance corto, medio, intermedio e intercontinental (ICBM). En otras palabras, misiles de todos los rangos.

“Hay indicios de que las futuras versiones de los misiles balísticos intercontinentales del EPL (Ejército Popular de Liberación) estarán armados con múltiples ojivas HGV pequeñas”, dijo Fisher.

“Además, el EPL ha probado HGVs lanzados en órbita desde un Sistema de Bombardeo Orbital Fraccionado (FOBS) que puede o no representar un arma en producción”.

El escenario más peligroso, dijo Fisher, era que el régimen pudiera decidir usar la amenaza de tal bombardeo para disuadir a Estados Unidos de defender a sus aliados o socios. Tal amenaza solo podría contrarrestarse de manera significativa mediante el despliegue de nuevos sistemas basados en el espacio.

Fisher dijo que la mayor amenaza que enfrenta Estados Unidos en el corto plazo es la posibilidad de que China despliegue misiles balísticos intercontinentales, cada uno equipado con múltiples vehículos pesados nucleares. Estados Unidos solo podría defenderse contra tales armas, dijo, con armas de energía ubicadas en el espacio que apuntarían a los misiles en su fase de impulso, antes de que alcancen la órbita y se vuelvan imposibles de rastrear.

Los comentarios de Fisher se asemejaban a los consejos de un informe del Congreso (pdf), según el cual se podrían utilizar “misiles interceptores, proyectiles de hipervelocidad, cañones láser y sistemas de ataque electrónico” para defender a Estados Unidos de las nuevas armas de China.

El problema con esa situación es que esas tecnologías aún no existen o aún no se han implementado.

Dado ese hecho, Fisher dijo que Estados Unidos tendría que buscar otras opciones si se le presentara la amenaza de una guerra hipersónica de China. Es decir, interrumpiendo los ataques atacando los sistemas utilizados para rastrearlos y controlarlos.

“Estados Unidos tiene opciones de interceptores, que no son de misiles, para derrotar o degradar las armas de ataque HGV lanzadas por el EPL”, dijo Fisher.

“Puede asegurarse de que el EPL no use sus bases en la Antártida para el seguimiento y guía de las plataformas FOBS, [y] destruir la base de seguimiento y control espacial del EPL en Argentina inmediatamente durante cualquier conflicto”.

Los comentarios de Fisher se refirieron a una de las estaciones de observación espacial del PCCh en la Patagonia, operada por el EPL en una misión encubierta, que posiblemente incluya guía de misiles.

El PCCh busca coaccionar a EE.UU. con armas nucleares

Los temores de Fisher de que el PCCh pueda disuadir a Estados Unidos de involucrarse en un futuro conflicto parecen alinearse con la mayoría de las investigaciones sobre el tema.

Un informe de 2021 (pdf) de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de EE.UU. y China, un influyente organismo asesor del Congreso, encontró que el PCCh estaba trabajando para desarrollar y desplegar vehículos pesados junto con múltiples vehículos de reentrada reorientables (MIRV), una forma de ojiva que contiene múltiples ojivas más pequeñas que pueden ser dirigidas cada una hacia un objetivo separado.

Asimismo, los funcionarios de defensa han advertido durante mucho tiempo que el PCCh estaba modernizando su ejército con el propósito explícito de desarrollar tecnologías capaces de socavar y superar las defensas estadounidenses. La preocupación es que el PCCh no busca la seguridad, sino alterar fundamentalmente el orden internacional basado en reglas al reemplazar a Estados Unidos como la superpotencia mundial mediante el uso de la coerción nuclear.

“China tiene la ambición de ser la gran potencia sobre la faz de la tierra”, dijo el secretario de la Fuerza Aérea, Frank Kendall, a principios de año. “Tienen la ambición de ser la gran potencia mundial”.

“Para hacer eso, básicamente tienen que desplazar a Estados Unidos”.

“Están estudiando cómo luchamos… y diseñando sistemas destinados a derrotarnos”, dijo Kendall.

Con ese fin, una razón clave por la que el PCCh está desarrollando armas hipersónicas parece ser la capacidad de disuadir a Estados Unidos de involucrarse en un conflicto que inicie China, ya sea que ese conflicto sea por el futuro de Taiwán o por algo completamente distinto.

Las acciones del PCCh también sugieren que el régimen espera que su creciente arsenal hipersónico le permita moldear el comportamiento de Estados Unidos. Apenas unos días antes de una visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taiwán, por ejemplo, el régimen dio a conocer las primeras imágenes públicas del misil hipersónico DF-17, durante una prueba de fuego.

El análisis de cómo el régimen está desplegando sus nuevas capacidades también puede indicar su intención.

Un nuevo informe (pdf) de Blue Path Labs, publicado por el Instituto de Estudios Aeroespaciales de China, encontró que el EPL aumentó el número de sus brigadas de misiles en un 33 por ciento entre 2017 y 2019.

Se cree que tres brigadas separadas están equipadas con el DF-17 y sus vehículos pesados. Estas son las Brigadas 614, 627 y 655, de las cuales tanto la 614 como la 627 mantienen guarniciones o cuarteles generales en las provincias inmediatamente adyacentes a Taiwán.

Sin embargo, quizá no haya mejor indicador de las intenciones del régimen que las propias armas nucleares hipersónicas.

Si bien la mayoría de los florecientes misiles hipersónicos de Estados Unidos no tienen capacidad nuclear, hasta la mitad de las 40 brigadas de misiles del EPL probablemente la tengan, según el Índice de Poder Militar 2022 (pdf), publicado por la Fundación Heritage. Existe un temor real de que la falta de inversión de China en armas de precisión, a diferencia de las armas nucleares de primer uso masivamente destructivas, demuestre su dedicación a la proliferación y el chantaje nucleares.

James Acton, codirector del Programa de Política Nuclear de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, escribió en 2017 que una forma de determinar si el régimen tenía la intención de utilizar la coerción nuclear era observar si desarrollaba HGV´s más precisos.

“Un posible indicador de las intenciones de China es la precisión de su planeador”, dijo Acton. “Para que un planeador armado convencionalmente sea efectivo militarmente, debe tener una precisión de unos pocos metros. Un planeador con armas nucleares sería efectivo si fuera 10 o incluso 100 veces menos preciso”.

El PCCh ahora ha desarrollado y probado su planeador y, cuando el régimen lanzó su HGV el año pasado, finalmente aterrizó a unas 24 millas del objetivo. Demasiado lejos para que importe una ojiva convencional, pero no para una nuclear.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.