Analista del FBI de Crossfire Hurricane es atacado por ambos bandos en el juicio de Danchenko

Por John Haughey
13 de Octubre de 2022 2:13 PM Actualizado: 13 de Octubre de 2022 2:13 PM

ALEXANDRIA, Virginia —El analista de negocios ruso Igor Danchenko puede ser el acusado, pero el primer testigo del gobierno llamado a declarar contra él a parecía ser el que estaba en juicio durante los dos primeros días de deliberaciones a menudo confusas y densas que profundizan en los oscuros orígenes del desacreditado dossier Steele.

El analista supervisor de contrainteligencia del FBI, Brian Auten, estuvo en el estrado durante más de nueve horas el 12 y 13 de octubre ante el juez del Distrito Este de Virginia, Anthony Trenga.

Auten, que supervisó a los analistas en la investigación Crossfire Hurricane de 2016, fue interrogado tanto por la defensa como por la acusación después de que se le presentaran correos electrónicos y otros documentos de los que no tenía conocimiento, o que no persiguió, mientras se indagaba en el presunto papel de Danchenko como principal “subfuente” en la canalización de invenciones salaces en 2016 sobre el entonces candidato presidencial Donald Trump al exagente de inteligencia británico Christopher Steele, que pasó a compilar 17 desacreditados “informes” incluidos en el dossier.

El dossier de Steele fue pagado por la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016 y orquestado por FusionGPS, una empresa de “inteligencia estratégica” con sede en Washington implicada en una serie de presuntas trampas en nombre de Clinton y del Comité Nacional Demócrata durante la campaña de 2016.

Danchenko, de nacionalidad rusa y residente en Virginia, está acusado de cinco cargos por hacer declaraciones falsas a Auten y al agente especial del FBI Stephen Somma durante tres entrevistas en enero de 2017. Se ha declarado no culpable de todos los cargos, que podrían conllevar una condena de 25 años de prisión si es declarado culpable.

Según Auten, Danchenko les mintió a él y a Somma al ocultar sus contactos con Charles Dolan, Jr, un viejo “operador” demócrata, asociado de la familia Clinton y multimillonario fundador de Cablevisión y HBO que ahora es vicepresidente senior de kglobal, que se describe a sí misma como “una agencia creativa y de comunicaciones de servicio completo con sede en Washington, D.C., con clientes en todo el mundo”.

Danchenko también está acusado de mentir sobre una presunta reunión en julio de 2016 con Sergei Millian, un empresario bielorruso-estadounidense y expresidente de la Cámara de Comercio ruso-estadounidense, concertada durante una presunta llamada telefónica de un hombre de habla rusa que nunca se identificó.

A raíz de la llamada telefónica, de la que el FBI mantiene que no hay constancia y que nunca se produjo, Danchenko dijo a Auten y Somma que fue a la ciudad de Nueva York para la reunión concertada con el anónimo que llamó, que dijo que suponía que era Millian, pero nunca afirmó estar seguro de quién era.

La reunión fue un fracaso porque no se presentó nadie más que Danchenko, dijo a Auten y Somma durante las entrevistas del 24 al 26 de enero de 2017.

Los abogados de Danchenko —Danny Oronato y Stuart Sears, de la firma Schertler, Oronato, Mead & Sears LLP, con sede en Washington— sostienen que dijo la verdad en las entrevistas y criticaron a Auten por no hacer preguntas de seguimiento para aclarar sus respuestas a lo que describen como preguntas vagas.

El abogado especial John Durham, nombrado en 2020 por el entonces fiscal general de Estados Unidos William Barr para investigar la investigación de contrainteligencia del FBI sobre Trump, su campaña y Rusia, también atacó a Auten, especialmente justo antes de que abandonara el estrado al cierre de los procedimientos a las 6 de la tarde del 13 de octubre.

Cuando Onorato y Durham no se estaban atacando mutuamente ante Trenga y el jurado —a pesar de que a menudo conferenciaban amigablemente mientras estaban sentados a un metro de distancia— formaban un equipo y Auten era el protagonista, presentando ambos correos electrónicos no descubiertos como nuevas pruebas en el caso que el supervisor de contrainteligencia no había visto hasta la semana pasada mientras se preparaba para testificar o mientras estaba en el estrado.

Durham preguntó a Auten si él o Somma “sabían qué papel jugaba Dolan” en el asunto cuando se reunieron con Danchenko en enero de 2017.

Auten dijo que Danchenko nunca mencionó a Dolan durante esos tres días de entrevistas pero, para entonces, Dolan era “una persona de interés con el equipo de Crossfire Hurricane” por lo que ni él ni Somma sacaron a relucir el nombre de Dolan.

Auten dijo en enero de 2017 que desconocía que Danchenko se hubiera reunido con Dolan en junio de 2016 y en octubre de 2016 en Moscú, donde ambos asistieron a una conferencia organizada por Young Presidents Organization, “una comunidad de liderazgo global de jefes ejecutivos” con sede en Irving, Texas.

El exagente de inteligencia británico Christopher Steele en Londres, Reino Unido, el 24 de julio de 2020. (Tolga Akmen/AFP vía Getty Images)

Solo la semana pasada, admitió, se enteró de una serie de intercambios de correos electrónicos de agosto de 2016 entre Danchenko y Dolan, incluyendo uno del 16 de agosto en el que Danchenko se refiere a Dolan como “Chuck” y afirma: “Estoy trabajando en un proyecto relacionado contra Trump” y pide ayuda.

El 19 de agosto de 2016, Dolan respondió: “Déjame indagar” y siguió al día siguiente con un correo electrónico en el que relataba haber compartido “una copa con un jugador del Partido Republicano” que le dijo que el entonces exdirector de campaña de Trump, Corey Lewandowski, “jugaba con mucha gente y quería que (el entonces director de campaña de Trump, Paul) Manafort se fuera. Te haré saber si me entero de algo más”.

En su respuesta del mismo día, Danchenko le dio las gracias y afirmó que su proyecto contra Trump” es “un proyecto importante para mí y nuestros objetivos coinciden claramente”.

Auten dijo que “debería habérselos proporcionado (los correos electrónicos)” Danchenko. “Si había algo en el expediente que el señor Dolan proporcionó, habría sido importante para nosotros saberlo” en enero de 2017, dijo.

Oronato desestimó la importancia del intercambio, alegando que la disputa entre Lewandowski y Manafort era una noticia en ese momento y que parecía como si el FBI “estuviera tomando material de fuente abierta y blanqueándolo para hacer que parezca que es de otra fuente”.

Citó un artículo de Politico del 14 de agosto en el que se hablaba de cómo Lewandowski “odia a Manafort”, al que Dolan enlazó el 20 de agosto, el mismo día que le dijo a Danchenko que había descubierto el dato mientras compartía “una bebida con un jugador del Partido Republicano”.

“Cuando la gente tuitea, está disponible para el público”, es “de dominio público”, dijo Oronato. “Cualquiera podría haber buscado en Google el 20 de agosto y encontrar eso, y eso es lo que Dolan le dijo a Danchenko ese día. No es un secreto de Estado lo que Dolan le dijo al señor Danchenko”.

Tras más de cinco horas de interrogatorio directo por parte de Durham, que lleva el liderazgo del caso a diferencia de los dos procesos anteriores derivados de la investigación, Oronato interrogó a Auten durante casi tres horas.

Durante el contrainterrogatorio, Oronato introdujo varios intercambios de correos electrónicos que datan de mayo de 2016 entre Danchenko y varios contactos durante un vertiginoso bombardeo de nombres, fechas y app de comunicación por internet como FaceTime, WhatsApp y Skype que Millian y otros enumeran en su información de contacto y que no dejarían registro telefónico.

“El tipo del que (Danchenko) dijo que podría haber recibido una llamada utilizaba estas apps”, dijo Oronato, y le dijo a Auten: “Todo lo que (Danchenko) le ha dicho ha sido corroborado, todo lo que le dijo fue veraz”.

“Sí”, dijo Auten, “diría que lo estoy viendo”.

Auten tuvo que admitir repetidamente que no había visto las pruebas recién presentadas en la sala.

Esta información “habría sido de valor para evaluar las acusaciones”, dijo Auten. “Todos los correos electrónicos serían muy útiles para entender todo el alcance de las comunicaciones entre las partes”.

A pesar de ser el primer testigo en el que probablemente sea su penúltimo caso como abogado especial, Durham no tuvo ninguna simpatía por Auten cuando se acercaba el final de un largo día en el tribunal.

“Mientras trabajaba en Crossfire Hurricane, usted fue interrogado como testigo en la investigación de Mueller; estaba en medio de ella”, dijo. “¿Se molestaron en sacar registros telefónicos? ¿Registros de viajes? No hicieron ninguna de esas cosas”.

Las pruebas reunidas en la investigación “tuvieron que ser reconstruidas” porque no se siguieron los procedimientos básicos de investigación, dijo Durham.

“¿Alguna razón en particular por la que el personal experimentado del FBI no pudo solicitar los registros telefónicos?”, preguntó, refiriéndose al teléfono de Millian. “¿Alguna vez han buscado ese número para ver los registros telefónicos?”.

Auten dijo que no podía recordar si “sacaron esos registros o no”.

Durham se burló de Auten por no tener más dudas sobre los presuntos intentos de Danchenko de colaborar con Millian en su “proyecto contra Trump”.

“Millian era un firme partidario de Trump. ¿Le parecería peculiar que alguien que era un ávido partidario de Trump proporcionara información negativa sobre la campaña de Trump?”, preguntó. “Eso es muy peculiar, ¿verdad? Casi increíble, ¿no le parece?”.

Auten admitió que era, efectivamente, peculiar.

Durham dijo que Auten y sus analistas estaban “demasiado dispuestos a aceptar esta información” sin un análisis adecuado antes de lanzar las investigaciones que Durham fue designado para investigar.

“La conducta de usted y de otras personas involucradas en Crossfire Hurricane fue objeto de un minucioso examen” por parte de la Oficina de Inspectores Generales, haciendo referencia a “errores de omisión” y a otras carencias “significativas”.

“Usted está siendo investigado por la división de inspección del FBI. ¿No es cierto que le han recomendado la suspensión?” preguntó Durham a Auten, refiriéndose a una “crítica” por no haber revelado todo lo que sabía sobre las solicitudes de vigilancia que el FBI presentó ante varios tribunales, incluido el de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), durante la investigación del huracán Crossfire.

La suspensión está en proceso de apelación, respondió Auten.

Oronato dijo que cuando Auten testificó ante el Comité Judicial del Senado sobre Crossfire Hurricane el 29 de octubre de 2020, no tenía más que elogios para Danchenko, lo que era coherente con sus declaraciones anteriores.

Todo eso cambió después del 26 de julio de 2021, su primera reunión con el equipo de Durham, dijo. “Fue entonces cuando su estatus cambió de testigo a sujeto. ¿Eso dio miedo?”

“Sí”, dijo Auten.

“¿Por eso tenía dos abogados con usted?” preguntó Oronato.

“No tenía ninguna base en ese momento para no creerle” a Danchenko, respondió Auten.

Todavía no tiene ninguna base para no creerle a Danchenko, dijo Oronato.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.