Anciano se sienta a la fuerza en el regazo de una mujer que no le cede el asiento en el colectivo

Por Daniel Holl - La Gran Época
22 de Abril de 2019 Actualizado: 22 de Abril de 2019

La cámara de seguridad de un autobús captó a un anciano sentándose a la fuerza en el regazo de una mujer que se negó a cederle su asiento. Cuando el conductor intentó intervenir, la mujer empujó al hombre al suelo.

El incidente ocurrió en la ciudad de Lanzhou, en la provincia de Gansu, en el noroeste de China, el 13 de abril, según varias agencias de noticias online.

Una cámara de seguridad que miraba hacia atrás del autobús reveló que todos los asientos estaban ocupados. Un hombre vestido de negro con una barbita blanca exigió entonces a una mujer de pelo corto, que estaba sentada espalda con espalda con el conductor, que se levantara para que él tomara asiento.

La discusión se intensificó cuando la mujer respondió al hombre, señalándole con el dedo “simplemente no lo haré”, según puede oírse en el video de seguridad.

“Si no me dejas, entonces voy a sentarme”, contestó el anciano, mientras empezaba a codearse con la mujer.

Todos los pasajeros sentados solo se dedicaron a observar en silencio el conflicto, algo muy fenómeno común en China, donde la gente se ha enfrentado a la extorsión por involucrarse en disputas.

La mujer empujó al hombre en un intento de impedir que se sentara encima de ella, pero fue en vano. Sus voces se hicieron más fuertes e intensas, y el hombre finalmente se sentó sobre el regazo de la mujer.

El conductor entonces detuvo el autobús y se volvió para intentar resolver la disputa. Tomó al anciano de la mano y le señaló un asiento que había quedado disponible en la parte trasera del autobús. El hombre comenzó a ponerse de pie, pero la mujer le dijo algo que aparentemente no quería oír.

“Voy a llamar a la policía”, se escucha que dice en el video, mientras apuntaba con el dedo a la cara del hombre.

Luego el anciano intentó abofetearla dos veces, pero el conductor intervino, impidiendo que el conflicto se convirtiera en algo más físico.

Una vez más, el chofer comenzó a convencer al anciano para que se retirara, pero en ese momento la mujer dejó salir su ira.

Ella agarró al hombre de la espalda por su ropa y lo arrojó de su regazo al suelo. Aunque una mano seguía siendo sostenida por el conductor, la otra mano del hombre perdió el agarre de la barra de apoyo y se desplomó.

El anciano gimió de dolor.

“Yo no lo golpeé”, dijo la mujer dos veces, como puede escucharse en el video de vigilancia.

El conductor se unió entonces al resto de los pasajeros, solo pudiendo mirar en silencio.

Según varios informes, el hombre aún no podía mantenerse en pie cuando llegó la policía de Lanzhou. Los medios de comunicación locales informaron que la policía llegó y resolvió la situación. En China continental, esto podría significar que la policía facilitara el intercambio de dinero entre las partes, generalmente a favor de quien haya sufrido la mayor lesión física.

No se informó de lesiones sufridas por ninguna de las partes.

**********************

Mira a continuación:

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS