El mundo necesita elegir su destino: Reflexiones en el aniversario del Partido Comunista Chino

Por La Gran Época
01 de Julio de 2019 Actualizado: 01 de Julio de 2019

Justo antes del aniversario de la fundación del Partido Comunista Chino el 1º de junio, el Departamento de Estado de EE.UU. emitió el Informe Internacional de Libertad Religiosa 2018. El 21 de junio, en la conferencia de prensa donde se dio a conocer el informe, el secretario de Estado Mike Pompeo habló de cómo la norma en China es la “persecución intensa de muchas religiones: entre los que se encuentran practicantes de Falun Gong, cristianos y budistas tibetanos”.

“El Partido Comunista Chino ha mostrado extrema hostilidad hacia todas las religiones desde su fundación”, dijo Pompeo. “El Partido Comunista exige que solo ése sea llamado Dios”.

Desde su inicio, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha estado luchando contra varias religiones. Esta lucha contra la religión es una parte esencial del régimen del PCCh. Ese régimen no puede permitir la existencia de libre albedrío y libertad de pensamientos, por lo que el intento de eliminar todas las religiones y creencias es inevitable.

Los “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista” publicados por La Gran Época explican que el Partido Comunista es un “culto malvado”.

En la publicación de “Nueve comentarios”, cuenta que en los inicios del Partido Comunista se “consideraba el marxismo como la verdad absoluta en el mundo. Piadosamente adoraba a Marx como su Dios espiritual, y exhortaba a las personas a participar en una lucha de por vida con el objetivo de construir un “cielo comunista en la tierra”.

“El PCCh promueve el ateísmo y afirma que la religión es un ‘opio espiritual’ que puede intoxicar a la gente”.

El PCCh también ha destruido la cultura tradicional, erradicando la tradición y la moral en nombre de la revolución.

Hoy en día en un sistema de propiedad estatal, incluso cuando se cree que el PCCh ha abrazado el capitalismo, le da al Partido el control sobre toda la sociedad. Este control tiene una dimensión psicológica y espiritual, ya que el pueblo chino está constantemente saturado con las doctrinas y la propaganda del PCCh.

Pero estas doctrinas van en contra de la naturaleza humana. Un individuo que piensa por sí mismo los rechazaría.

Por esta razón, los “Nueve comentarios” dicen que “eliminar a los disidentes es el medio más eficaz para que el culto maligno del comunismo difunda su doctrina. Debido a que la doctrina y el comportamiento de este culto malvado son demasiado ridículos, el partido comunista tiene que obligar a la gente a aceptarlos, confiando en la violencia para eliminar a los disidentes”.

Esta violencia puede tomar la forma de tortura o puede implicar el asesinato o incluso el asesinato en masa.

En una carta a la élite del Politburó del PCCh que circuló la noche del 25 de abril de 1999, el entonces dictador Jiang Zemin preguntó: “¿Pueden el marxismo, el materialismo y el ateísmo que defienden los miembros de nuestro Partido Comunista no ganar la batalla con lo que promueve Falun Gong? ”

Este temor de que el pueblo chino prefiera los principios morales tradicionales de Verdad, Benevolencia, Tolerancia de Falun Dafa (ó Falun Gong), a las doctrinas del PCCh ayuda a explicar la campaña de 20 años para erradicar esta disciplina espiritual.

Las enseñanzas espirituales de Falun Dafa, o las enseñanzas de las diferentes religiones que luchan por sobrevivir en China, proporcionan una alternativa a lo que el PCCh denomina un “sentido de la naturaleza del Partido”.

Los “Nueve comentarios” dicen que la naturaleza del Partido exige que un miembro “esté listo en cualquier momento para renunciar a todas las creencias y principios personales y obedecer absolutamente la voluntad del Partido y la voluntad del líder”.

George Orwell advirtió de esto en su novela “1984”.

Después de que el protagonista Winston Smith es arrestado y encarcelado, es torturado repetidamente por el “Departamento de Benevolencia”. Uno de los propósitos es forzarlo a abandonar la lógica matemática de “2 más 2 es igual a 4”.

Al final, Winston finalmente abandona la lógica racional y acepta el resultado de “2 más 2 es igual a 5” impuesto por el Ministerio de la Misericordia. Luego abandona la prisión para regresar a su trabajo engañando a la gente en el “Departamento de la Verdad”.

Orwell entiende la esencia del culto totalitario del Partido Comunista. El resultado de la lógica racional no es importante. La clave del sistema es obligar a todos a aceptar la “verdad” completamente ilógica del Partido.

De manera similar, en la guerra contra la religión del PCCh, el propósito final es obligar a todos a renunciar a su libertad y aceptar las conclusiones absurdas del PCCh.

A pesar de este esfuerzo de culto para controlar las mentes y las almas de toda una nación, grandes números de chinos han luchado contra el PCCh: disidentes que han abogado por la democracia; abogados de derechos humanos que han tratado de llevar el estado de derecho a China; agricultores que han buscado conservar sus tierras; cristianos de iglesias caseras, budistas tibetanos, musulmanes uigures y otros que han luchado por su libertad de creencia; los practicantes de Falun Gong que han emprendido una campaña de desobediencia civil sin precedentes, enseñando a los chinos sobre su práctica, sobre la persecución que sufren y sobre la necesidad de que el PCCh se desintegre.

Comenzando con el lanzamiento de los “Nueve comentarios” en 2004, La Gran Época ha pedido el fin del PCCh. Los “Nueve comentarios” terminan con una frase:

“Solo sin el Partido Comunista Chino, habrá una nueva China.

“Solo sin el Partido Comunista Chino, China tiene esperanza.

“Sin el Partido Comunista Chino, los chinos rectos y de buen corazón reconstruirán la magnificencia histórica de China”.

El drama que se desarrolla en China es la encrucijada de la historia. El PCCh solo puede sobrevivir eliminando a quienes piensan de manera diferente. Esto amenaza la libertad y la seguridad del mundo entero.

Y así, en este aniversario de la fundación del PCCh, el mundo entero se enfrenta a una elección: apoyar la libertad religiosa de los que viven en China o permanecer callado frente a la maldad del PCCh. No hay un término medio, y el futuro está en juego.

***

Memorias de un esclavo del comunismo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS