Anthony Hopkins revela cómo una pregunta lo convenció de la presencia de Dios

Por Louise Bevan
10 de Agosto de 2019 Actualizado: 10 de Agosto de 2019

Puede que no sea cristiano, pero el ganador del Oscar Anthony Hopkins está ahora abierto a la existencia de Dios. Este cambio de pensamiento en su vida ocurrió en 1975 cuando una mujer en una reunión de Alcohólicos Anónimos hizo una pregunta introspectiva.

Hopkins hizo una pausa para pensar, y eso cambió su perspectiva filosófica para siempre.

El veterano de Hollywood, de 81 años de edad, admitió recientemente que su carrera elegida en las artes fue casi destruida por la adicción. Después de haber sido invitado a hablar en la 11ª conferencia anual de LEAP (Liderazgo, Excelencia y Aceleración de su Potencial) en la UCLA el 25 de julio de 2018, Hopkins se abrió al público.

Según The Hollywood Reporter, Hopkins se dirigió a su audiencia de 500 estudiantes, admitiendo que al principio empezó a actuar porque “no tenía nada mejor que hacer”. Fue una vida en el teatro emprendida a una edad temprana lo que llevó a Hopkins por un camino peligroso. Beber se convirtió en un problema. “Eso es lo que haces en el teatro. Bebes”, dijo.

Anthony Hopkins y Jennifer Lynton asisten a los premios SF&TV (más tarde BAFTA) en el Royal Albert Hall de Londres, 1973. (©Getty Images/Fox Photos)

No era la primera vez que el admirado ganador del Oscar hablaba de sus luchas. Hablando con Piers Morgan en 2011, el actor recordó el peor momento de todos. Era “muy difícil trabajar con él”, admitió, “porque usualmente yo tenía resaca”.

“Era como estar poseído por un demonio”, admitió Hopkins en la entrevista sin restricciones y sin precedentes. “No podía parar […] millones de personas a su alrededor así. No podía parar”, agregó.

Sir Anthony Hopkins recibe un CBE en el Palacio de Buckingham en Londres el 3 de noviembre de 1987 (©Getty Images/ Fox Photos/Hulton Archive)

El punto de inflexión para este joven y problemático intérprete tuvo lugar en diciembre de 1975. Hopkins se dio cuenta que se estaba convirtiendo en un peligro para sí mismo y para los demás, y decidió tomar el asunto en sus propias manos. Su decisión de unirse a AA para recibir apoyo fue una decisión práctica.

Poco sabía él en ese momento, pero fue también algo espiritual.

Anthony Hopkins
Sir Anthony Hopkins con su premio Cecil B. DeMille entre bastidores en los Golden Globe Awards en Beverly Hills, 2006 (©Getty Images/Kevin Winter)

Una mujer un día se dirigió directamente a Hopkins en una reunión de AA, y sus palabras tocaron una fibra sensible. “¿Por qué no confías en Dios?” Hopkins se deleitó. En ese momento, impulsado por una compañera adicta que le impulsó a la introspección, el deseo de Hopkins de beber desapareció por completo.

“Para nunca volver”, dijo.

Dirigiéndose a su cautivada audiencia de LEAP de 500 estudiantes de secundaria y universitarios 43 años después, el mensaje de Hopkins fue poderoso e impregnado de la sabiduría que obtuvo de esa pregunta que le cambió la vida en 1975.

Hopkins instó a su audiencia a “creer en sí mismos” y a “decir sí” siempre que sea posible.

“Creo que somos capaces de tanto”, alentó Hopkins. “Todavía no puedo creer que mi vida sea lo que es, porque debería haber muerto en Gales, ¡borracho!”, agregó.

“O algo así”.

Abandonar su ateísmo para abrazar la fe en un poder superior alteró para siempre la filosofía personal y la carrera de Hopkins. Incluso abrió al actor a papeles de dimensiones bíblicas. Literalmente.

Ver esta publicación en Instagram

Happy Monday A beautiful rainy day in Sunny California

Una publicación compartida por Anthony Hopkins (@anthonyhopkins) el

Después de interpretar a Matusalén, el abuelo de Noah, de 969 años, en la película Noah de 2014, Hopkins habló con ABC News. “Creo en la fuerza vital”, dijo con confianza. “Siento, cada día a medida que envejezco, que todo es un milagro”, agregó.

“Mi corazón late, los pulmones respiran; es un fenómeno extraordinario”, finalizó.

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS