Antiguos cuentos de sabiduría: La muerte de un viejo árbol

Por The Epoch Times
18 de Septiembre de 2021 8:01 PM Actualizado: 24 de Septiembre de 2021 5:43 PM

Los “Antiguos cuentos de sabiduría” nos recuerdan las tradiciones y los valores morales que se han atesorado en todo el mundo. Esperamos que las historias y los mensajes de esta serie ayuden a elevar los corazones y las mentes de nuestros lectores.

“La muerte de un viejo árbol” es un cuento de una alegre ave que se encuentra con un viejo árbol marchito y aprende una lección sobre la pérdida, la entrega y la vida después de la muerte.

Este cuento reconstruido hace parte de una colección de audiocuentos e ilustraciones originales especialmente dedicada a los niños, recopilada y producida en 2012 como parte del programa “Antiguos cuentos de sabiduría” de la Red de Radio Sonido de Esperanza.

Lea el cuento a continuación, y déjese transportar a otro mundo:

Había una vez un viejo árbol marchito en medio del bosque en las tierras altas. El invierno era nevado y muy, muy frío. Un día, un pato pasó volando desde muy lejos. El pato estaba cansado y hambriento y se posó en el hombro del viejo árbol para descansar.

El viejo árbol le preguntó: “Amigo mío, ¿viene de muy lejos?”.

El ave respondió: “Sí. Sí, volé desde muy, muy lejos, pasaba por encima de usted y decidí venir a descansar”.

“¿Es hermoso el lugar de donde viene?”, preguntó el viejo árbol.

“Lo es. Es muy hermoso allí. Hay flores, pasto, arroyos y lagos. También están muchos amigos míos: pececitos, conejitos, ardillas; vivimos juntos muy felices, realmente es un lugar espléndido y allí hace mucho calor, no tan, brr, helado como aquí”.

El viejo árbol suspiró: “¿Ah, sí? Son muy afortunados. Aquí no hace calor, el clima es amargamente frío. Nunca he salido de aquí, ni tengo amigos, mi vida es muy solitaria”.

El ave suspiró con tristeza: “¡Oh, qué desafortunado! Qué solitaria debe ser su vida, y el poco calor que conoce es demasiado poco”.

Justo en ese momento, unas cuantas personas pasaron por el bosque. Estaban cansados, tenían frío y estaban fatigados. Uno de ellos dijo: “Si tuviéramos una fogata, podríamos calentarnos y descansar”.

De repente, descubrieron que había un viejo árbol marchito junto al camino. Se acercaron emocionados. Cuando el ave vio las hachas en sus manos, voló rápidamente y se posó cerca. Algunos de ellos levantaron sus hachas y cortaron el viejo árbol. Luego lo dividieron para hacer leña.

Poco después, tenían un rugiente fuego a pesar del hielo y la nieve. La gente se sentó alrededor del fuego para disfrutar del calor. Como ya no se estaban congelando, sonreían satisfechos. El ave gritó: “¡Qué tristeza de viejo árbol, estabas tan solo, viviendo solo en este mundo frío, frío, y ahora te has encontrado con este horrible destino!”.

El viejo y sabio árbol sonrió entre las llamas: “Mi pequeño amigo, por muy solo que le parezca, el final de mi vida ha traído luz y calor a otros. Pero usted sabe que mi vida no ha terminado verdaderamente”.

En medio de las grandes olas que atraviesan nuestras vidas, solo dando podemos encontrarnos más cerca de un lugar verdaderamente mejor.

A continuación puede escuchar el cuento en inglés:

Lea más:

  • Antiguos cuentos de sabiduría: La historia de un sabio y un ratón
  • Antiguos cuentos de sabiduría: La canción del zapatero

Este cuento, “La muerte de un viejo árbol”, se ha reproducido con permiso de “Ancient Tales of Wisdom-Student Workbook”, publicado por Sound of Hope Radio Network. Audio e ilustraciones por Sound of Hope Radio Network. Copyright © 2012. Todos los derechos reservados.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.