Áreas de siete provincias chinas ingresan al modo de “tiempo de guerra” por más brotes de COVID-19

Por Nicole Hao
10 de Enero de 2021
Actualizado: 11 de Enero de 2021

Algunas áreas de las provincias de Hebei, Liaoning, Heilongjiang, Henan y Ningxia, así como Mongolia Interior y Beijing, anunciaron que entraron en modo de “tiempo de guerra” durante el fin de semana debido a los aumentos repentinos de los casos de COVID-19 .

El modo de “tiempo de guerra” generalmente significa que se imponen restricciones sobre en qué momento los residentes pueden salir de sus hogares y que casi todas las instalaciones públicas, como escuelas, tiendas, estadios y parques, están cerradas.

Xu Hejian, portavoz del gobierno de la ciudad de Beijing, dijo en una conferencia de prensa el 8 de enero: “En la actualidad, los pacientes diagnosticados y los brotes en grupo están ocurriendo en todo el país”.

Control estricto

El gobierno central desaconsejó los viajes para las próximas vacaciones del Año Nuevo Lunar, que cae el 12 de febrero de este año. Millones de personas suelen hacer viajes a sus lugares de origen para reunirse con sus familias.

Durante el fin de semana, los gobiernos municipales de todo el país también anunciaron una nueva regla que exige a quienes deseen viajar durante las vacaciones, obtener la aprobación previa de sus empleadores.

Por ejemplo, la ciudad de Meizhou en la provincia de Guangdong emitió un aviso el 8 de enero: “Todo el personal y los trabajadores de los departamentos gubernamentales de la ciudad, las empresas estatales y las empresas privadas no deben abandonar la ciudad de Meizhou para el Año Nuevo Lunar… Si realmente necesita salir, debe obtener la aprobación del equipo de gestión de la empresa/departamento”.

Shijiazhuang

Mientras tanto, Shijiazhuang, una ciudad de 11 millones de personas en el norte de China, siguió experimentando nuevas infecciones en medio de un brote severo.

En una conferencia de prensa dominical organizada por el gobierno de la ciudad, los funcionarios dictaminaron que todos los residentes deben hacerse una segunda prueba de ácido nucleico para COVID-19 en los próximos dos días, y que no pueden salir de sus hogares durante otros siete días. Solo los mensajeros y el personal médico que tengan un pase especial pueden circular libremente por las calles. La semana pasada, la ciudad entró en un cierre.

Inicialmente, las autoridades aún permitían que más de 60 tiendas de comestibles a gran escala permanecieran abiertas para los clientes el domingo. Sin embargo, la Radio Nacional de China, un medio estatal, informó el domingo por la noche que todas las tiendas de comestibles de la ciudad estaban cerradas y que la gente solo podía hacer pedidos en línea.

Como resultado, los precios de los alimentos se dispararon.

El residente de Shijiazhuang, Gong Huo, se quejó en la red social Weibo de que algunas tiendas se negaban a venderle comida a menos que comprara varios artículos al mismo tiempo. “La tienda me pidió que pidiera harina, aceite de cocina y arroz si quiero comprar verduras y huevos. Además, tengo que esperar la entrega. Porque la tienda no entrega a menos que más de 100 personas de mi complejo residencial también pidan comida”, publicó.

Otras regiones

Wang Qiang (seudónimo) del condado de Nanpi, ciudad de Cangzhou, en la provincia de Hebei, en el norte de China, dijo a la edición de The Epoch Times en chino que su familia se vio obligada a trasladarse a un centro de cuarentena después de estar aislada en su casa durante siete días. Las autoridades dijeron que es porque él y su esposa regresaron recientemente de otra ciudad.

“Mi abuela tiene 80 años y mis dos padres tienen diabetes e hipertensión. Son vulnerables a infectarse con COVID-19. Ahora los funcionarios nos obligaron a los cinco a dejar nuestra casa y trasladarnos a un centro de cuarentena. De lo contrario, ordenarán a la policía que nos detenga”, dijo Wang en una entrevista el sábado.

Wang agregó que el funcionario a cargo del control de la epidemia en su área le dijo que el brote en el cercano condado de Dongguang es muy severo”. Al cierre de esta edición, las autoridades no hicieron ningún anuncio oficial sobre el brote en Dongguang.

The Epoch Times llamó al Centro Nanpi para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El funcionario que respondió al teléfono confirmó la política de que todas las familias con miembros que viajaron recientemente fuera de la ciudad deben ser puestas en cuarentena en los centros de cuarentena, pero se negó a proporcionar más detalles sobre el brote local.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS