Armas nucleares de bajo rendimiento de China son perfectas para las provocaciones en la “zona gris”

Por Chriss Street
18 de Abril de 2020 5:14 PM Actualizado: 18 de Abril de 2020 5:14 PM

Comentario

Los ensayos de China de armas nucleares de bajo rendimiento son coherentes con su estrategia para intensificar la competencia estratégica de Estados Unidos en la “zona gris“, justo debajo del umbral del conflicto armado.

Las ojivas nucleares de bajo rendimiento de menos de 5 kilotones (KT), son el arma perfecta para desdibujar la distinción entre la guerra nuclear y la convencional. Desplegar un sistema de daños colaterales tan bajo, le daría a China la capacidad de acorralar a Estados Unidos donde la guerra termonuclear a gran escala o la capitulación serían las únicas opciones del presidente de EE.UU.

Las pruebas nucleares permiten al régimen chino mejorar sus ojivas atómicas, pero también podrían conducir a una nueva generación de armas nucleares de “bajo rendimiento” que penetren en la tierra y que “limitarían los daños colaterales” de la lluvia radioactiva causada por la suciedad que se arroja al aire a causa de una explosión.

La Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos para 2017 advirtió que Estados Unidos estaba entrando en un período de intensificación de la rivalidad estratégica con China. Además de los esfuerzos tradicionales del adversario para coaccionar, adquirir influencia dentro de los países y regiones clave o desestabilizarlos, China ampliaría el espectro de la competencia de la zona gris a la guerra psicológica, la subversión de los sistemas políticos y las operaciones encubiertas paramilitares y de información.

Para responder a las provocaciones de la zona gris, la Corporación RAND sugiere que Estados Unidos divida sus respuestas en tres categorías: 1) acciones agresivas que Estados Unidos debe tratar de disuadir; 2) acciones persistentes con las que debe vivir pero contra las que debe competir; y 3) acciones moderadas en el medio que Estados Unidos debe tratar activamente de desalentar con el tiempo.

Otro ejemplo de que China compite en la zona gris es el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) que fue firmado por Estados Unidos y Rusia en 1987 para eliminar todos los misiles terrestres con alcances entre 310 y 3420 millas (5504 km). Como país no signatario del tratado, China ha desplegado legalmente un enorme arsenal en el que el 90 por ciento de los misiles terrestres antiacceso/de negación de área violaría el Tratado INF.

Este arsenal incluye el “asesino de portadores” DF-21D guiado por satélite que tiene un alcance de 933 millas (1501 km) y una ojiva convencional de alto explosivo que puede hundir los buques de guerra estadounidenses en el Pacífico Oriental, y apunta a las estructuras de las bases estadounidenses y de sus aliados en Taiwán, Japón y Corea del Sur.

Estados Unidos se ha visto obligado a vivir con los aumentos “persistentes” de los misiles convencionales de China. El DF-21D y el nuevo misil hipersónico D-17 son ahora capaces de ser armados con ojivas nucleares de bajo rendimiento para atacar búnkeres subterráneos y ojivas nucleares de 500 kilotones para acabar con una flota o una ciudad.

Consecuente, con el intento de “disuadir” la proliferación de tales armas desestabilizadoras, la administración Trump se retiró del Tratado INF el 2 de agosto de 2019 y anunció el 4 de febrero el despliegue de la ojiva nuclear “de bajo rendimiento” W76-2 en algunos submarinos portadores de misiles balísticos estadounidenses. A diferencia de los portaaviones que son blancos fáciles para los misiles de alcance intermedio de China, los submarinos estadounidenses pueden penetrar las defensas de China.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos también ha alegado que China violó la Convención sobre las armas biológicas y toxicas de 1984 al desarrollar aplicaciones civiles y militares de doble uso.

El régimen chino también está aprovechando la crisis causada por la pandemia COVID-19. Realizó una serie de provocaciones en la zona gris, tras la retirada del grupo de trabajo del portaaviones USS Theodore Roosevelt del Mar de China Oriental el 24 de marzo, y el confinamiento y la cuarentena simultáneos del portaaviones USS Ronald Reagan en su muelle de Yokosuka, Japón.

Mientras Beijing continúa su esfuerzo ilegal por reclamar derechos territoriales sobre el 80 por ciento de los mares de China meridional y oriental, los aviones de combate chinos, por primera vez en más de un decenio, violaron el espacio aéreo de Taiwán al cruzar la “línea media” del estrecho de Taiwán, de 110 millas (177 km) de ancho, el 31 de marzo.

Diez días después, una formación de ataque compuesta por “varios” aviones de caza chinos J-11, bombarderos H-6 y aviones de mando y vigilancia KJ-500 violaron el espacio aéreo de Taiwán en dos ocasiones.

Sin un portaaviones en el Pacífico oriental, la administración Trump trató de competir con esa amenaza “persistente” aumentando los vuelos de reconocimiento del EP-3E ARIES II y llevando a cabo misiones de bombarderos B-52 Stratofortress alrededor de Taiwán.

Cuando China envió su portaaviones Liaoning a través de las islas japonesas de Okinawa y Miyako durante el fin de semana, Estados Unidos, el 13 de abril, trató de “disuadir” un acto tan agresivo. El ejército de EE.UU. realizó una “caminata de elefante” en la base Andersen de la Fuerza Aérea de Guam alineando cinco bombarderos estratégicos B-52 Stratofortress; seis reabastecedores aéreos KC-135 Stratotanker; un helicóptero MH-60S Knighthawk; y dos vehículos aéreos no tripulados: un RQ-4 Global Hawk de la Fuerza Aérea y un MQ-4C Triton de la Marina.

Chriss Street es un experto en macroeconomía, tecnología y seguridad nacional. Se ha desempeñado como CEO de varias empresas y es un escritor activo con más de 1500 publicaciones. También da regularmente conferencias de estrategia a estudiantes de posgrado en las principales universidades del sur de California.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

“Guerra sin restricciones” del régimen chino contra occidente

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.