Arrugas en la oreja pueden ser signo de enfermedad cardíaca. 7 peligros más que revelan tus oídos

Por La Gran Época
20 de Marzo de 2019 Actualizado: 20 de Marzo de 2019

Desde los ojos hasta la nariz y los oídos, las partes del cuerpo nos pueden dar muchas pistas sobre nuestra salud. El oído es un órgano complejo que cumple funciones que van más allá de la audición, como ayudarnos a mantener el equilibrio mientras caminamos y enviar la información sobre el equilibrio a nuestro cerebro.

El oído tiene tres partes principales: el oído externo, el oído medio y el oído interno. Cada una de estas partes tiene características diferentes, pero importantes, que facilitan la audición y el equilibrio. Las orejas vienen en muchas formas y tamaños. Según un estudio publicado en el la revista de Cirugía Plástica y Reconstructiva, generalmente las orejas de los hombres son más grandes que las de las mujeres y las orejas se agrandan a medida que la persona envejece sin importar el sexo. El estudio también encontró que el oído promedio mide aproximadamente 6 centímetros de largo y el lóbulo del oído promedio mide 1,87 centímetros de largo y 2 centímetros de ancho.

Nuestros oídos son delicados y si miras y escucha atentamente, pueden ayudarte a percibir los problemas graves de nuestra salud.

Aquí hay 8 cosas que puedes observar en términos de apariencia, tamaño, así como el cerumen producido para encontrar pistas sobre sus condiciones de salud.

1. Arrugas en el lóbulo de las orejas

Imagen ilustrativa. (Crédito: Med Chaos / Shutterstock)

Los científicos no están seguros de cómo se relacionan las enfermedades cardíacas con los pliegues del lóbulo de la oreja. Una teoría sugiere que el tejido elástico alrededor de los pequeños vasos sanguíneos que llevan sangre a los lóbulos de las orejas produce los pliegues en los lóbulos de las orejas, que es el mismo tipo de cambio que ocurre con los vasos sanguíneos asociados con la enfermedad de las arterias coronarias (EAC).

Muchos estudios demostraron que existe una conexión entre los pliegues del lóbulo de la oreja y la enfermedad cardíaca, por lo que vale la pena tomarse en serio una arruga en el oído y considerar la posibilidad de ver a su médico.

2. Pérdida de la audición

Imagen ilustrativa. (Crédito: Pathdoc / Shutterstock)

Hay muchas razones por las que las personas experimentan pérdida de audición. Las enfermedades en los oídos como la enfermedad de Ménière es un trastorno del oído interno que puede llevar a la pérdida de la audición. Si tienes diabetes tipo 2, puedes experimentar pérdida de la audición, los estudios muestran que la pérdida de audición es dos veces más común en las personas que tienen diabetes que en las que no la tienen. La razón de esto no está clara, pero se sabe que los niveles altos de azúcar en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos en todo el cuerpo, incluso en nuestros oídos.

La pérdida de audición puede ocurrir incluso si no tienes ninguna enfermedad y ahora es cada vez más común. Normalmente, la audición disminuye con la edad, pero la pérdida de audición puede ocurrir a una edad temprana. El Dr. Sreekant Cherukuri, otorrinolaringólogo y fundador de MDHearingAid dijo a Live Science: “La pérdida de la capacidad auditiva inducida por ruido es un problema creciente en este país”. “Estamos conectados a teléfonos y reproductores de música, a menudo durante horas todos los día. Cuando nuestros oídos están expuestos a ruidos dañinos, las células delicadas del oído interno se dañan”.

El Dr. Cherukuri dice que una vez que la audición desaparece, es imposible repararla de forma natural, la buena noticia es que este tipo de pérdida de audición inducida por ruido se puede prevenir en un 100 por ciento. Por lo tanto, es importante cuidar la salud de tus oídos para evitar que se dañe tu audición.

3. Orejas rojas

Imagen ilustrativa. (Crédito: Danny Thompson / Shutterstock))

Los orejas rojos pueden ser producto de quemaduras solares, ruborización e infecciones de la piel como celulitis o erisipela. Pero las orejas rojas pueden ser un signo de un problema de salud más grave en las glándulas suprarrenales, según Medical Daily. Las glándulas suprarrenales son responsables de producir la hormona adrenalina, que prepara nuestro cuerpo para reaccionar en una situación estresante. Los oídos rojos son una característica de la deficiencia suprarrenal.

4. Oídos con zumbidos

Imagen ilustrativa. (Crédito: Photographee.eu /Shutterstock)

Hay muchas razones que pueden causar zumbidos en los oídos, una condición llamada tinnitus. Hay unos 30 millones de estadounidenses, o uno de cada diez adultos, que tienen tinnitus. Según Healthline, una causa posible del zumbido de los oídos es la enfermedad de Ménière (descrita anteriormente). Otras causas incluyen: espasmos musculares en el oído medio, lesiones en la cabeza y el cuello, niveles altos de colesterol y presión arterial alta. Además, la abundancia de cerumen que altera la forma en que oímos puede causar tinnitus, entre otras cosas. Si escucha zumbidos, chirridos, rugidos o chasquidos, consulte a su médico y averigüe qué está sucediendo.

5. Orejas pequeñas o de forma inusual

Imagen ilustrativa. (Crédito: BLACKDAY / Shutterstock)

Si tienes orejas pequeñas o una forma de oreja inusual, puede ser un signo de enfermedad renal. Esto se debe a que los riñones de un bebé se desarrollan al mismo tiempo que los oídos. Por lo tanto, si notas que tienes este rasgo, es posible que desees ver a un médico para que te  examine los riñones.

6. Picazón en las orejas

Imagen ilustrativa. (Crédito: CHAjAMP / Shutterstock)

La comezón en los oídos es un problema común y tienen varias causas posibles. Puede ser causado por un hábito nervioso, un traumatismo en el canal auditivo, una infección por hongos, alergias y enfermedades de la piel como la psoriasis o la dermatitis.

La psoriasis se produce cuando el sistema inmunológico ataca la piel por error. Puede ser muy doloroso para las orejas, donde la piel es delgada. Puede llevar a una acumulación de piel muerta que dificulta la audición. Si esto sucede, consulta a tu médico para obtener consejos sobre el tratamiento, pero no existe una cura para la psoriasis.

7. Dolor de oído

Imagen ilustrativa. (Crédito: Aleks333 / Shutterstock)

El dolor de oído temporal puede ocurrir debido a cambios repentinos en la presión del aire, como cuando viajas en avión o subes a un ascensor. También puede ser un signo temprano de resfriados, gripe, infección, acumulación de cerumen o un objeto extraño en el oído.

Los dolores de oído intensos acompañados de líquido claro o sangriento del oído pueden ser causados ​​por la ruptura del tímpano . Los tímpanos rotos pueden ser causados ​​por lesiones en las áreas de la cabeza o el cuello o por cambios en la presión del aire o del agua, por ejemplo, durante el buceo. Otras causas comunes de dolor crónico de oído incluyen: tinnitus, estreptococos en la garganta e infección sinusal. Si el dolor de oído no desaparece, debes consultar a un médico para averiguar la causa.

8. Cera

Imagen ilustrativa. (Crédito: Valeriya Popova 22/Shutterstock)

Se necesitaría un artículo completamente separado para enumerar todas las diferentes condiciones de salud reveladas por la aparición de cerumen. La cera es importante para ayudar a controlar las bacterias y las infecciones para que no entren en nuestro oído medio. Puede observar el color, la consistencia y el olor de la cerumen, por ejemplo, la cera turbia y líquida puede significar que hay una infección en el oído, mientras que la cerilla ensangrentada puede ser causada por una lesión en el oído.

Además, la cera puede potencialmente usarse como una forma no invasiva para diagnosticar enfermedades más graves como la enfermedad del jarabe de arce , que es un trastorno hereditario en el que el cuerpo no puede procesar ciertos bloques de construcción de proteínas (aminoácidos) de manera adecuada. Se puede detectar a través del olor a cerumen antes que con otros métodos.

Descargo de responsabilidad: este artículo es solo para fines informativos y no es un sustituto del asesoramiento médico profesional.

Mira estos 7 trucos de gran utilidad, ¡ayudan a cualquier mujer!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS