Mamá arrulla a su recién nacido por última vez y en ese momento un milagro sorprende a los doctores

Por La Gran Época
14 de Junio de 2019 Actualizado: 14 de Junio de 2019

Una pareja de Dakota del Sur que acababa de dar a luz a su tercer bebé, fue aconsejada por los médicos para que se prepararan para lo peor. El pronóstico del médico parecía ser definitivo, y a los padres devastados se les pidió su último deseo. Cuando la mamá solo quería abrazar al pequeño recién nacido, ocurrió un milagro contrario a todas las probabilidades médicas.

Cuando Karen de 41 años, y Brian Wollman de 39, esperaban su tercer hijo, los médicos les dijeron que su bebé, que fue diagnosticado con síndrome de Down, podría no sobrevivir. Descubrieron que Karen tenía hidropesía fetal, una afección fetal grave que causa hinchazón debido a una acumulación anormal de líquido.

“Nos dijeron que era muy probable que no naciera con vida”, le dijo Karen a PEOPLE. “Pero mi esposo y yo decidimos mantener la esperanza”, agregó.

La madre siguió alentando a su bebé a resistir. Mientras estaba parada en la ventana, se imaginaba a su pequeño hijo jugando con su hermano mayor y su hermana en la casa del árbol.

El bebé Renner nació vivo, pero después de su nacimiento, sus padres tuvieron otra experiencia devastadora.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Free-Photos/Pixabay)

“También que cantaría ‘This Little Light Of Mine’. Le decía, ‘Vamos, amigo, mantén tu pequeña luz brillando'”, recordaba Karen.

El bebé nació por cesárea a las 35 semanas en el Sanford USD Medical Center. Después del nacimiento, fue llevado de inmediato a la unidad de cuidados intensivos, ya que sufrió insuficiencia renal y necesitaba máquinas que le ayudaran a respirar.

“Algunos días contábamos minuto a minuto”, dijo Karen. “Fue pura agonía verlo tan enfermo. Te sientes impotente como madre. Pero tienes que encontrar lo bueno todos los días, sin importar lo difícil que sea”, recordó.

Después de 75 días, los médicos les dijeron a los padres que se prepararan para lo peor.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: PHILIPPE HUGUEN/Gety Images)

“Nos sentaron y nos dijeron que no iba a sobrevivir, que podrían pasar semanas o meses, pero que no sobreviviría”, dijo Karen.

Pasados dos meses y medio, la condición del bebé empeoraba, tenía ventilación en lo máximo de su capacidad y se le había practicado una parálisis inducida para mantenerlo con vida, según reportó el mismo medio.

Después de que los doctores les preguntaron si tenían un último deseo para su hijo moribundo, Karen les dijo: “Quiero abrazarlo”. Así que sacaron al pequeño Renner de las máquinas para que lo cargara su familia.

La mamá meció al pequeño en sus brazos. Después, cada miembro de la familia lo cargó por primera vez… y posiblemente sería la última.

Mientras la familia se preparaba para llevarlo a casa para el arreglo final, Renner repentinamente mostró signos de mejora. No hubo razones médicas, pero “todo cambió”, como dijo su padre.

Alrededor de seis meses y medio después, el bebé Renner estaba lo suficientemente mejor como para regresar a su casa en Sioux Falls, Dakota del Sur.

“Me sorprendió lo rápido que se recuperó de lo que todos pensamos que era triste”, dijo el Dr. M. Akram Khan, el neonatólogo que ayudó a dar a luz al bebé. “Es un milagro, y sus abrazos son para morirse”.

Renner ahora es un niño feliz de 7 años, a quien adoran su hermano mayor, Riley, y su hermana de 11 años, Paisley.

Mira el video a continuación:

Para ver el siguiente video puedes activar los subtítulos en español en tu navegador, en la barra de abajo a la derecha (Configuración >>> Subtítulos >>> Inglés >>> Subtítulos >>> Traducir automáticamente >>> Español).

Bebés que oyen y ven por primera vez

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS