Asesor del PCCh esboza plan para controlar mar de China y desafiar dominio de EE.UU. en Indo-Pacífico

Por Frank Fang
06 de Abril de 2021
Actualizado: 06 de Abril de 2021

El régimen chino pretende apoderarse de todo el mar de China Meridional para acabar controlando partes del Indo-Pacífico y desafiar el dominio de Estados Unidos en la región, según un conocido profesor chino.

Los planes ilustrados por el profesor, que también asesora al Partido Comunista Chino (PCCh), contrastan fuertemente con las declaraciones públicas del PCCh sobre su comportamiento en la vía marítima.

El régimen chino ha seguido reclamando casi todo el mar de China Meridional, a pesar de la sentencia en 2016 de un tribunal internacional que rechazó las reivindicaciones territoriales de Beijing. Brunéi, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam tienen reclamos que compiten por varios atolones, islas y arrecifes en la estratégica vía que es una de las rutas marítimas más transitadas del mundo.

El régimen comunista se ha presentado siempre como no agresor en la disputa territorial. El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, en una declaración de septiembre, dijo que el régimen “sigue una política que busca la armonía y la amistad con sus vecinos” en relación con el mar de China Meridional.

Pero el PCCh está adoptando, de hecho, una estrategia sigilosa para tomar el control de toda la vía marítima; una vez conseguido, puede desafiar la presencia de Estados Unidos en el océano Índico e invadir Taiwán, dijo Jin Canrong, profesor y decano asociado de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Renmin de China, en Beijing, en un discurso pronunciado en julio de 2016 y recientemente descubierto por The Epoch Times. Jin es también un conocido asesor del PCCh.

Tácticas del PCCh

Jin se jactó del éxito del régimen al arrebatarle a Filipinas el control de Arrecife Mischief y el Banco de Arena Scarborough en 1995 y 2012, respectivamente.

“Después de ocupar [el Arrecife Mischief], expulsamos a los pescadores de Filipinas. Así que los filipinos estaban muy molestos”, dijo Jin. “Sus pescadores habían estado allí pescando durante miles de años”.

En 1995, Beijing comenzó a ocupar el Arrecife Mischief, situado dentro de la zona económica exclusiva (ZEE) de 200 millas náuticas de Filipinas, construyendo cabañas que, según decía, eran refugios para los pescadores chinos. El esfuerzo de construcción enfureció a Manila, pero Washington no tomó partido en ese momento.

El Departamento de Estado de EE. UU. declaró en 1995 que “[EE. UU.] no se pronuncia sobre los méritos legales de las reclamaciones de soberanía sobre las diversas islas, arrecifes, atolones y cayos del mar de China Meridional”.

Desde entonces, el régimen ha construido una gran isla artificial en el arrecife. En febrero, la empresa tecnológica estadounidense Simularity publicó imágenes por satélite que mostraban que China seguía llevando a cabo nuevas operaciones de construcción en la isla artificial.

En abril de 2012, el avistamiento de ocho buques pesqueros chinos anclados en el Banco de Arena Scarborough, un arrecife situado a 120 millas náuticas de la principal isla filipina de Luzón, provocó un enfrentamiento naval entre Filipinas y China. Estados Unidos negoció un acuerdo para calmar las tensiones, pero Beijing incumplió posteriormente el acuerdo y ha impedido a los pescadores filipinos pescar en la zona.

Jin destacó la eficacia de la utilización de los barcos de pesca chinos para promover las ambiciones del PCCh en la región. Incluso si Filipinas decidiera entregar a Estados Unidos todo su territorio en el mar de China Meridional, las fuerzas estadounidenses no podrían defenderlo de China, dijo. Filipinas ocupa actualmente al menos ocho arrecifes, bancos de arena e islas, en el archipiélago Spratly.

“Si Estados Unidos estaciona allí un portaaviones, China puede simplemente enviar 2000 barcos de pesca y rodear el portaaviones. El portaaviones no se atreve a disparar a los barcos de pesca”, dijo Jin.

Islas Spratly, 8 de julio de 2011 (Tadashi Mori/Flickr) (CC BY-SA 2.0)

Se sabe que algunos pescadores chinos colaboran con el ejército chino o con la guardia costera en “operaciones de zona gris”, según un reciente artículo de Military Review, una publicación del Ejército de Estados Unidos. La guerra de “zona gris” se refiere al uso de métodos y actores no tradicionales para lograr los objetivos de la guerra, pero sin desencadenar un conflicto armado. Si se les acusa de ayudar a los militares chinos, estos pescadores podrían esconderse detrás de una negación plausible debido a su “doble identidad como personal militar y marineros civiles”, afirma el artículo.

El artículo señala el enfrentamiento por el Banco de Arena Scarborough como uno de los varios incidentes en los que China utilizó a su milicia para hacer valer sus reclamaciones marítimas en el mar de China Meridional.

En un incidente ocurrido en 2009, los buques chinos, incluidos los de pesca de arrastre, acosaron al buque de vigilancia oceánica estadounidense USNS Impeccable en el mar de China Meridional.

La semana pasada, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, criticó en Twitter a China después de que más de 200 buques pesqueros chinos, que se cree que están tripulados por la milicia marítima, atracaran en el arrecife de Whitsun, situado dentro de la ZEE de Manila.

“Pedimos a Beijing que deje de utilizar su milicia marítima para intimidar y provocar a otros, lo que socava la paz y la seguridad”, escribió Price.

El secretario de Defensa de Filipinas, Delfin Lorenzana, dijo el 4 de abril que la presencia constante de los buques chinos mostraba la intención de Beijing de ocupar más zonas del mar de China Meridional.

Un collar de perlas

La toma del mar de China Meridional también es fundamental para el plan del PCCh de desafiar la influencia de Estados Unidos en la región del Indo-Pacífico, dijo Jin.

“Si Estados Unidos pierde el control del océano Índico, perdería su influencia en Oriente Medio. Entonces, Estados Unidos perdería su posición de número uno en el mundo”, dijo.

“Estamos trabajando en una estrategia de collar de perlas en el norte del océano Índico, con bases que se extienden desde Tailandia, Birmania, Bangladesh, Sri Lanka y Pakistán. Si completamos esta estrategia del collar y nos adueñamos del mar de China Meridional, podemos acabar con la base naval estadounidense de Diego Garcia en cuestión de minutos”.

El “collar de perlas” de China es un concepto acuñado por primera vez en un informe del Pentágono de 2005, utilizado para describir cómo China pretende proyectar su influencia en el océano Índico aprovechando una red de lugares militares y comerciales chinos en los países del sur de Asia. Aunque los funcionarios del PCCh han negado públicamente que Beijing estuviera persiguiendo una estrategia de este tipo en el Índico, el régimen chino ha tomado a lo largo de los años el control de varios puertos marítimos en el océano Índico en forma de arrendamiento.

Estos puertos incluyen: El puerto pakistaní de Gwadar, con un contrato de arrendamiento de 40 años desde 2015; el puerto birmano de Kyaukpyu, con un contrato de arrendamiento de 50 años desde 2015; el puerto yibutiano de Obock, con un contrato de arrendamiento de 10 años desde 2016; el puerto maldivo de Feydhoo Finolhu, con un contrato de arrendamiento de 50 años desde 2017; y el puerto de Hambantota de Sri Lanka, con un contrato de arrendamiento de 99 años desde 2017, según un informe de 2018 del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés), con sede en Suecia.

El ejército estadounidense tiene actualmente una instalación de apoyo de la marina en Diego Garcia, una isla del archipiélago de Chagos en el Territorio Británico del Océano Índico (BIOT). La base naval desempeñó un papel fundamental en las guerras de Estados Unidos en Irak y Afganistán, así como en la primera guerra del Golfo.

En la actualidad, Mauricio, excolonia británica, y el gobierno de Reino Unido están enfrascados en una disputa territorial por el BIOT. En junio, el político británico Daniel Kawczynski escribió un artículo para el periódico británico Daily Express, en el que advertía que si Reino Unido perdía el BIOT, sería “un golpe maestro para Beijing”.

“Si el BIOT se cede a Mauricio, no me cabe la menor duda de que las instalaciones navales de Diego Garcia no tardarán en unirse al ‘collar de perlas’ de Xi Jinping, y se convertirán en el ancla de un orden mundial muy diferente”, escribió Kawczynski.

Epoch Times Photo
La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, habla delante de un avión de combate de defensa de fabricación nacional F-CK-1 durante su visita a la Base de la Fuerza Aérea de Penghu, Taiwán, el 20 de septiembre de 2020. (Sam Yeh/AFP vía Getty Images)

La toma de Taiwán

Tener el control total del mar de China Meridional sería solo el primer paso, según Jin. Con Estados Unidos fuera de juego en la zona, dijo que el siguiente objetivo sería Taiwán.

En ese momento, Jin dijo que la gran presencia militar de China en la región podría obligar a Taiwán a rendirse sin derramar sangre.

“Si Taiwán se rinde, Estados Unidos no tiene ninguna razón para interferir”, explicó Jin.

El PCCh considera a Taiwán como una provincia rebelde que debe unirse al continente, a pesar de que el régimen comunista nunca ha gobernado la isla. La República de China, nombre oficial de Taiwán, es una entidad independiente de facto con sus propios funcionarios elegidos democráticamente, su ejército, su constitución y su moneda.

Estados Unidos considera a Taiwán un aliado clave en el Indo-Pacífico y ha sido el principal proveedor militar de la isla. El mes pasado, el almirante Philip Davidson, jefe del Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos, advirtió durante una audiencia en el Senado que el régimen chino podría invadir Taiwán en los “próximos seis años”.

Al tener China el mar de China Meridional y Taiwán en su poder, Jin dijo que Washington vería a Beijing como un “socio igualitario”.

“Como socios iguales, China y Estados Unidos podrían cooperar en muchos asuntos (…) esto sería bueno para todo el mundo”, añadió Jin.

Una abrumadora mayoría de taiwaneses ha rechazado la unificación con el continente.

Según una encuesta telefónica realizada en marzo a 1078 taiwaneses por el Consejo de Asuntos del Continente, una agencia gubernamental responsable de los asuntos del otro lado del estrecho, solo el 2.3% de los encuestados dijo que quería unirse con el continente lo antes posible, mientras que el 5.3% dijo que quería mantener el statu quo y reunirse con el continente en una fecha posterior.

Mientras tanto, el 6.5 por ciento quería que Taiwán declarara formalmente su independencia lo antes posible; el 25.1 por ciento quería que Taiwán mantuviera el statu quo actual y avanzara hacia una nación independiente más adelante; y el 27.3 por ciento quería que Taiwán mantuviera el statu quo actual para siempre.

Más del 28 por ciento dijo que quería mantener el statu quo actual y tomar una decisión sobre la unificación o la independencia más adelante, mientras que el 5.4 por ciento restante no tenía una opinión.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS