Multan a asilo para ancianos de Connecticut después de que 4 residentes dieron positivo en cocaína

Por Tom Ozimek
22 de Septiembre de 2019 Actualizado: 22 de Septiembre de 2019

El Departamento de Salud Pública de Connecticut ha impuesto una multa a un hogar de ancianos donde se descubrió que cuatro pacientes habían consumido cocaína.

Según un artículo del News Times, el asilo de RegalCare en New Haven recibió USD 1680 en multas después de que los pacientes dieron positivo en las pruebas de cocaína.

El caso data de abril de 2018, cuando el Departamento de Salud Pública del estado declaró que un residente de RegalCare fue visto haciendo circular un billete de dólar que contenía rastros de un polvo blanco.

Dos semanas después, otro residente fue encontrado inconsciente en el suelo. Las pruebas indicaron que la víctima tenía en su organismo tanto cocaína como opiáceos.

El asilo de ancianos RegalCare en New Haven, Connecticut. (Google Maps)

El Departamento de Salud Pública declaró que un día después, una clínica de metadona se había puesto en contacto e indicó que otro residente del centro había dado positivo en las pruebas de cocaína. Ese residente fue citado por el Daily Mail hablando de una cadena de suministro que llegaba hasta un asistente de enfermería.

El ayudante fue despedido. RegalCare se ha negado a hacer comentarios, según el CT Post.

Connecticut a punto de establecer un nuevo récord de muertes por drogas

Según el jefe de forenses de Connecticut, el número total proyectado de muertes por drogas en el estado para 2019 podría establecer un nuevo y triste récord.

Mientras que en los primeros seis meses del año, un total de 544 personas murieron en Connecticut como resultado de una intoxicación accidental por drogas, se espera que esa cifra aumente a más de mil.

El médico forense estima que 1088 personas morirán en el estado debido a las drogas, y 1022 de esas muertes se atribuyen a los opioides.

La policía local, el departamento de bomberos y los ayudantes del sheriff ayudan a un hombre que tiene una sobredosis en el vecindario Drexel de Dayton, Ohio, el 3 de agosto de 2017. No está claro qué le dio una sobredosis. (Benjamin Chasteen/La Gran Época)

“El fentanilo sigue siendo la droga más común detectada (en más del 75 por ciento de todas las muertes por intoxicación accidental por drogas)”, dijo el Dr. James Gill a CT Post en una declaración escrita. “Las muertes relacionadas con la cocaína también siguen aumentando”.

Gill agregó que en algunos casos, se añadieron drogas usadas para tratar animales a los opiáceos. Dijo que la xilacina, un tranquilizante utilizado por los veterinarios, se encontró en 26 muertes relacionadas con el fentanilo.

“Es probable que esto se añada localmente como adulterante”, explicó.

La epidemia de opioides se agrava

Los estadounidenses están muriendo por los opioides de a decenas de miles en una epidemia que continúa sin fin a la vista.

La policía de Norwalk, Connecticut, respondió a ocho sobredosis –cinco fatales– en un período de seis días en agosto y septiembre. En julio, el forense del área de Columbus, Ohio, reportó nueve muertes por sobredosis en solo 48 horas. En el condado de York, en Pensilvania, el forense investigó ocho presuntas muertes por sobredosis en una sola semana de agosto, y cuatro en 24 horas.

“Esta es una batalla que no va a terminar fácilmente, y será algo que estaremos peleando por un tiempo”, dijo la forense de York, Pam Gay, a The Associated Press. “Va a llevar un tiempo ver un declive significativo”.

Policía local y paramédicos administran Narcan, un bloqueador de opioides, para revivir a un hombre en estado de sobredosis en el vecindario Drexel de Dayton, Ohio, el 3 de agosto de 2017. (Benjamin Chasteen/La Gran Época)

A raíz de al menos 16 sobredosis mortales, Elk Grove Village, una comunidad de 32.000 habitantes a las afueras de Chicago, lanzó un programa en el que las personas adictas pueden pedir ayuda a los agentes de policía y a otros trabajadores municipales sin temor a ser arrestados, incluso si tienen drogas ilegales o parafernalia.

El alcalde Craig Johnson, que ayudó a crear el programa, dijo que 32 personas han participado, y 21 están “todavía limpias y sobrias”.

Una de las historias de éxito es la de Tom, de 54 años, dueño de una empresa de construcción antes de romperse la cadera y la pierna en una caída y volverse adicto a los analgésicos. Finalmente perdió su compañía y su casa.

“Todo lo que haces es pasar tus días buscando medicamentos en la calle porque no quieres desintoxicarte. Fue horrible”, dijo Tom, quien desde entonces ha completado el programa de recuperación de Elk Grove Village y ha conseguido trabajo en una empresa de catering.

Miles de ciudades y condados, junto con casi todos los estados, han demandado al fabricante de OxyContin, Purdue Pharma LP. Las demandas, que piden miles de millones de dólares en daños, reclaman que la compañía y la familia comercializaron agresivamente analgésicos recetados al tiempo que engañaban a médicos y pacientes sobre los riesgos de adicción y sobredosis.

Purdue ha negado las acusaciones, pero la compañía ha llegado a un acuerdo propuesto con aproximadamente la mitad de los estados y al menos mil gobiernos locales.

Días después de alcanzar el acuerdo tentativo que podría tener un valor de hasta USD 12.000 millones, Purdue se declaró en bancarrota en White Plains, Nueva York, el primer paso para poner en práctica el acuerdo.

Con información de Associated Press y Reuters.

***

Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS